lunes, 24 de marzo de 2014

La Berza Flamenca de Bornos (VIII) V Festival.

LA BERZA FLAMENCA DE BORNOS (VIII)
V FESTIVAL


            Voy a escribir, antes del comienzo de esta edición, sobre un asunto que también ha sido comentado frecuentemente, principalmente en Bornos. Se decía que La Berza Flamenca era un Festival para ricos, que hacían alarde, en su asistencia, de vestidos largos de noche, en las mujeres y trajes oscuros en los hombres. Realmente así fue, con una salvedad: No existe ningún documentos publicitario en que se dijera que los asistentes tenían que asistir luciendo sus mejores galas. Este aspecto de la noche flamenca lo decidieron los mismos interesados. Tampoco se restringió el Festival a ninguna clase social. Las entradas estaban puestas a la venta en lugares bien conocidos, bastaba comprarlas y asistir al espectáculo. por supuesto la Comisión no podía ser responsable de que la gente fueran vestidos como quisieran.
            Como ejemplo diré que, en todas las versiones, algunos importantes agricultores invitaron a su personal y se presentaron vistiendo chaqueta y corbata y sus esposas, con vestidos que no desdecían de los demás. Quiero decir que esto fue un aspecto que los mismos asistentes eligieron. Hecho este comentario, seguimos con la V Edición de la Berza Flamenca.
            Después del triunfo obtenido en la IV edición del Festival con la impecable y arrolladora actuación de Antonio  El Bailarín, la Comisión no podía bajar el listón de la categoría de los artistas principales, cuya elección se estaba poniendo cada vez más difícil. Los artistas que estaban muy altos en el "ranking", era ya más difícil contratarlos y menos en verano, tiempo en que se suelen dar todas las galas flamencas.
            La próxima actuación, no obstante, fue también de primera categoría. Dados los contactos que ya se tenían con la empresa contratante de los artistas estrellas, para este año pudo contratarse una tonadillera que estaba en lo más alto de su popularidad: MARIFÉ DE TRIANA, que pisaba ya los mejores teatros de España y, cómo no, los mejores festivales.   Esto hizo que los gastos de artistas subieran considerablemente. En la anterior edición se pagaron sobre 300.000,- pesetas y   en ésta subió a 400.000,-, motivo por el que la entrada pasó a venderse a 1.000,00 pesetas.

            La "V Berza Flamenca de Bornos" se celebró el día 16 de Agosto de 1975, como las anteriores, en el maravilloso marco del Patio de Los Ribera, con arreglo a este elenco:

ARTISTA INVITADA:
MARIFÉ DE TRIANA

MEDIOS DE COMUNICACIÓN: 
RADIO POPULAR DE SEVILLA y
 R.N.E. 
que transmitirían en directo, como otros años, el Festival.

CORRESPONSALES:  
A B C, DIARIO DE CÁDIZ y
 LA VOZ DEL SUR.

LOCUTOR PRESENTADOR: 
Paco Herrera, de Radio Popular.

ARTISTA HOMENAJEADA:
MARIFÉ DE TRIANA

LOS DEMÁS ARTISTAS: 
Amina y sus rumberos, El Camarón de la Isla, El Beni de Cádiz, Manolo Mairena, Chano Lobato, Enrique Cabezas y su Cuadro Flamenco, Zapata de Arcos, Ramón de Algeciras, Manolo Brenes, Los de Doñana. Guitarristas: Niño Jero y Enrique del Valle.
            
A las 12,00 horas de la noche comenzó el espectáculo  presentado por el locutor Paco Herrera, reservándose para el final la actuación de MARIFÉ DE TRIANA.
            Todos los artistas sabían que deberían estar a la altura del Festival, que por aquel entonces, ya figuraba a la cabeza de todos los de Andalucía, en sentir de las crónicas de la Prensa y Radio.
            Y así fue, todos dieron lo mejor de su arte y los asistentes aplaudían bastante las intervenciones que se desarrollaban de acuerdo con el programa.
            Había expectación por oír en el cante a Camarón de la Isla, cantaor que venía ya precedido de fama y triunfos, porque, al parecer, había creado un estilo nuevo, principalmente en "Las Alegrías de Cádiz".
No hay artista que no tenga su noche aciaga y esto le pasó al ya famoso Camarón. Negras sombras cayeron sobre su actuación, que fue considerada, primero por el respetable y, más tarde por la prensa, como mediocre, para un artista de su prestigio.
            Lógicamente esto se tradujo en poco entusiasmo en el público, donde ya no sonaron las palmas en todo el Recinto.
            Para mi modo de ver El Camarón sabía que no iba a ser la figura principal del espectáculo, porque toda la concurrencia estaba esperando con ansias la actuación de Marifé de Triana. Esto le hizo cantar, sin poner el corazón en su indiscutible arte. El final de su actuación se vio correspondido con aplausos desganados y algún que otro pito.
            Sin embargo "En cambio el " Beni" de Cádiz, asiduo ya del Festival, tenía la virtud de enardecer al público con su arte del que dio un amplio repertorio tocando como siempre todos los palos y, por supuesto, la Zambra, de la que ofreció dos canciones. El público le agradeció cómo se volcaba con el público de Bornos y el aplauso fue un estruendo de palma, vivas y oles.

            A las cuatro de la mañana sube al escenario Marifé, acompañada de Antonio Murciano, como no podía ser  menos. Académico de número por la Academia de flamencología de Jerez, Antonio era conocido en toda España, como flamencólogo, como poeta y como escritor; esta última actividad unas veces sólo y otras acompañado de su hermano Carlos. Ambos tienen publicadas muchas obras.

            Tomada de la mano situó a Marifé ante los micrófonos  y la presentó al respetable como lo que era, una de las artistas de la canción española más grande que recorría España, dando a conocer su arte singular y su persona. Antonio hizo de ella una exposición, como él sólo sabe hacerlo, mezclando su voz, sus coplas y su personalidad. Marifé se lo agradeció vivamente. Subió el Alcalde Domingo Sierra Jiménez que, tras unas sencillas palabras, le impuso la medalla de oro del Festival. Marifé la tomó en sus manos y la enseñó al público, pronunciando sentidas palabras de agradecimiento por el homenaje que estaba recibiendo.

            Antes de comenzar su actuación, El Alcalde Domingo Sierra Iménez impone también la Medalla de Oro del Festival a Don Antonio Murciano, por haber sido la persona sobre la que recayó lo más difícil del trabajo: la selección y contratación de los artistas, como así mismo la presentación de todos los homenajeados.
            Finalmente Marifé queda sola y toma uno de los micros en su mano, comenzando un recital imposible de describir. Sin grandes aspavientos, ni bruscos movimientos fue desgranando lo mejor de su repertorio: "Antonio Romance", "Torre de Arena" "Rejón de muerte", "La sombra vendo", "La Loba", para finalizar con unos "Tientos" y unas Sevillanas.
            Como siempre, cuando el público está convencido del arte que derrama el artista, puesto de pié comenzó a aplaudir, incansablemente, hasta que el locutor tuvo que cortar tanto entusiasmo, para dar de nuevo la palabra a Marifé que agradeció tanto entusiasmo por su persona y sus canciones. Dicho esto, arrojando muchas veces besos al público, dejó el escenario, para volver a su camerino.
            Mi elogio personal es que Marifé era una Señora, en la más amplia extensión de la palabra. Seria, llenando el escenario con su presencia, sólo le bastaba sus interpretaciones para tener desde el principio al público de su parte.
            A la hora de visitarla en el camerino, para el abono de su nómina, nos recibió su esposo, que se hizo cargo de todo. No obstante pasamos a saludar a Marifé  que estaba muy contenta y nos dejó reflejado en el libro de Actas el siguiente comentario "Para Bornos, a quien nadie gana en gentileza y simpatía, con mi agradecimiento". "Marifé".
            A las cinco de la madrugada terminó esta "V Berza Flamenca de Bornos", Un gran éxito, como las anteriores, que cada vez sonaba más en toda la Presa nacional.

A. RODRÍGUEZ HIDALGO

CONTINUARÁ



1 comentario:

Bayon Villa dijo...

Yo estuve en el camerino con camaron y tio beni de esta berza y paso cosas raras con camaron y tio beni lo tranquilizaba