miércoles, 19 de marzo de 2014

La Berza Flamenca de Bornos (III). I Edición. Mal principio.

LA BERZA FLAMENCA DE BORNOS (III)
I EDICIÓN. MAL PRINCIPIO.

            Por fin el día 21 de Agosto de 1971 a las 11 de la noche tuvo lugar la Primera Edición de la Berza Flamenca de Bornos. El Patio de armas del Palacio de los Ribera lucía esplendorosamente. Se habían vendido 500 entradas a 500,00 pesetas lo que hacía un total de 250.000,00, con cuyo importe, teóricamente, había que financiar todo el montaje. La totalidad del recinto estaba cubierto por 50 mesas de diez plazas cada una, revestidas de mantel de plástico blanco con la numeración correspondiente. El "Tablao" había sido  engalanado por los decoradores jerezanos José Guerra Carretero y Juan Mateos Portillo. Una hora antes de servirse la cena todo estaba a punto.

            Tal como aconsejó Antonio Murciano, siete jóvenes ataviadas con trajes de flamenca esperaban que se abriera la cancela de la puerta del jardín que daba a la Plaza Primero de Mayo.
           Los artistas que iban a intervenir estaban todos en los espacios interiores reservados para camerinos.
          La exaltación literaria de la entrega de la Medalla de Oro del Festival, lógicamente, estaba a cargo del prestigioso Académico, Poeta y Flamencólogo D. ANTONIO MURCIANO GONZÁLEZ, mientras que la presentación de los artistas correría a cargo del popular locutor jerezano PEPE MARÍN.

PLANTEL DE ARTISTAS

Artista homenajeado 
MANOLO CARACOL

Artistas contratados

EN EL CANTE:
Fernanda y Bernarda de Utrera 
La Inés de Utrera 
Curro Malena
 Miguel "El Funi" 
Ana Peña 
"El Perro de Paterna" 
Pepe Romero (Niño de Las Cabezas 
"Los Doñana" y 
"Los Panderetos"

A LA GUITARRA:
Isidro de Sanlúcar
Pedro Bacán y
Pedro Peña

Colaboración especial:
Luisa Ortega
Arturo Pavón
Lolita Ortega y 
Melchor de Marchena

            A la hora programada cinco camareros  comenzaron a servir la Berza y con  la comida llegó un problema insoluble: No había bastante para las  500 personas que habían pagado la entrada y para los medios de comunicación. Por falta de cálculo se había guisado sólo una olla de, aproximadamente, cien plazas y, al no poder ofrecer la comida que faltaba, se armó un escándalo impresionante promovido, con razón, por las personas que se habían quedado sin cena.
            Después de un buen rato de abucheos, golpes en las mesas y otros altercados, el ambiente se serenó con el comienzo del espectáculo, saliendo el locutor de Radio Jerez Pepe Marín que supo capear el temporal, dando paso a las diversas interpretaciones contratadas.
            Comenzó el espectáculo con la actuación de las hermanas Fernanda y Bernarda de Utrera que con un arte incomparable y con aire aflamencado cantaron "El Romance de la reina Mª de las Mercedes", acompañadas con la guitarra de "Isidro de Sanlúcar". Una interpretación impecable que hizo olvidar el problema de la comida.
            Apareció seguidamente Miguel "El Funi" acompañado de palmeros que hizo una extraordinaria interpretación del baile por fiesta.
            Y así fue pasando todo el elenco artístico, sin olvidar al gran amigo de Bornos Pepe Romero "Niño de las Cabezas", hasta llegar a la culminación de la primera parte del espectáculo.
            Subió al tablao D. Antonio Murciano que, tomando el micrófono, rogó la presencia de Manolo Caracol, su hija Luisa Ortega y su yerno Arturo Pavón que lo acompañarían en su interpretación, la una con el baile y el otro con el piano.
            El artista invitado, que llevaba ya muchos "güisquis" entre pecho y espalda, necesitó ayuda para sortear los escalones de subida al escenario. Allí lo esperaba ya Murciano que bordó, como es habitual en él, una alegoría del cante por "zambra" del que era maestro indiscutible Manolo Caracol (Cante con raíces moriscas de la España musulmana)
            Seguidamente subió el Alcalde en funciones D.Domingo Sierra Jiménez que, con unas sencillas palabras le impuso la Primera Medalla del Festival.
            Quedaron ya los tres personajes solos: pero antes de su intervención el artista homenajeado se acercó al micrófono y dijo unas palabras de agradecimiento a la vez que elogiaba el marco escogido para el Festival, haciéndole ver los efluvios del alcohol unas preciosas palmeras a las que hizo alusión y que sólo estaban en su imaginación.

Manolo Caracol y Luisa Ortega
            Y comenzó su actuación. Padre e hija tomaron la posición adecuada y Arturo Pavón hizo sonar unos acordes, prolegómenos de la canción que el monstruo del cante gitano iba a interpretar.
            Manolo Caracol, con la mano derecha en el pecho y la izquierda señalando a la concurrencias, en un gesto característico, comenzó una de las canciones que le dieron más popularidad:
Qué razón tenía, la pena traidora
Que el niño sufriera por la Salvaora.
Eres tan hermosa como el firmamento,
Lástima que tengas malos pensamientos
            Se hizo un silencio total en el recinto. El mal rato pasado por algunos comensales se olvidó al escuchar la voz del incomparable artista que siguió cantando alargando los brazos hasta dejar dentro de ellos a Luisa Ortega, con un cambio en la voz para dar más dramatismo a la letra:
Quién te puso Salvaora
Que poco te conocía
El que de ti se enamora
 se pierde pa toa la vía…
            Y así, con la ayuda de la orquesta y su voz llegando hasta el último rincón del patio, siguió desgranando su cante gitano, quedando, al final, formando una imagen única: los brazos en alto y Luisa que dejaba caer su cabeza en el pecho de Manolo Caracol.
            La gente, todas de pié, gritaban, aplaudían, lloraban y no cesaron de vitorearlo en un buen rato.
            
Por fin se hizo de nuevo el silencio y esta vez sólo, acompañado al piano por Arturo Pavón cantó, una y otra vez. Estaba a gusto. Sólo un sorbo de güisqui, para aclarar la garganta y comenzó con dos zambras más: "La niña de fuego" y "Carcelero, carcelero". A la vez que el nivel de entusiasmo de la concurrencia iba creciendo, también crecía el entusiasmo de Manolo Caracol que siguió con fandangos y soleares. Fue el no va más. Su hija le hizo una señal y con palabras muy sentidas se despidió de la concurrencia, mientras los aplausos seguían por largo tiempo
Luisa Ortega
            Subió de nuevo Luisa Ortega y un grupo de palmeros, cantando y bailando por fiesta con visos pornográficos, al vuelo de su vestido de faralaes
            Y así termino la I Berza Flamenca de Bornos. Como es lógico algunos reporteros de la prensa, principalmente el Sr. Manfredi, de A B C vertió frases envenenadas en su reportaje publicado. En cierto modo no le faltaba razón, pero ¿Porqué no escribió de la altura artística del espectáculo?
            La comisión y subcomisiones de La Berza Flamenca de Bornos, tomaron buena nota de los fallos, con el fin de estudiarlos y que no volvieran a ocurrir en las próximas ediciones del festival.

A. RODRIGUEZ HIDALGO
CONTINUARÁ
           



           












1 comentario:

CARO dijo...

que bueno lo del guisqui, je je, pero como se calculo lo de la olla y los cinco camareros para posibles 600 comensales, normal que la gente se cabreara, con sus mejores galas y sin cená