martes, 18 de marzo de 2014

La Berza Flamenca de Bornos (II)

LA BERZA FLAMENCA DE BORNOS (II)

            Al día siguiente a la misma hora de nuevo se reunieron en el Ayuntamiento las mismas personas del día anterior. Se veía, tanto en Antonio Fernández como en Antonio Murciano, cierta expectativa ante la posibilidad de que la Comisión del Ayuntamiento dijera que  no.
            Comenzó  Domingo Sierra diciendo que el proyecto les parecía bien, pero que el Ayuntamiento debía tener la seguridad de que no recaería sobre él ninguna aportación en efectivo, ya fuera por falta de asistencia o de otras causas que pudieran presentarse. Si sucedieran, querían tener la seguridad de que alguien tendría que hacerse cargo del deficit que se produjera, quedando el Ayuntamiento al margen.
            Los dos interlocutores aseguraron que no habría ningún problema en la venta de las entradas, con cuya cantidad habría que ajustar el presupuesto total y expusieron las gestiones que ya habían realizado, sin compromiso, para el caso de que se llevara a cabo el festival.
            Ya tenían comprometido gratis el vino, las cazuelas de barro, las jarras también de barro para el vino y las cucharas y tenedores de madera. Estaban en contacto con  el Agente artístico de Sevilla J.A. Pulpón que llevaría la contratación de los artistas, dando cuenta antes de cada contratación y del importe a cobrar por cada uno. Tenían previsto el alquiler de mesas de diez personas y sillas para un total de 610 localidades, reservando las diez para la Prensa, Radio y Televisión.
            Los medios de comunicación serían A B C de Sevilla, Diario de Cádiz, La voz del Sur de Jerez, R.N.E.de Sevilla, Radio Popular de Jerez y T.V.E.
            La Comisión del Ayuntamiento  escuchaba atentamente todas las facetas del trabajo realizado.
            Finalizada la exposición, la Comisión,  cada uno por separado , dio  el "plácet" ante el cúmulo de facilidades ofrecidas por los proponentes.
            Domingo Sierra preguntó al resto de la Comisión su opinión sobre el cuadro presentado para el Festival. Todos sin excepción dieron su aprobación en las condiciones expuestas.
            Domingo Sierra también dio su aprobación, exponiendo con lo que el Ayuntamiento podría contribuir: Policía Municipal, pago de la Medalla de Oro del Festival para el artista invitado, tablado y colocación, personal auxiliar para el montaje de todo y decoración de la puesta en escena.
            Se acordó también que, aparte de la cena, existiría una barra, servida por Alfonso, "el del Casino", hasta el comienzo del espectáculo.
            Domingo Sierra rogó a Antonio Fernández y Antonio Murciano que tuviesen puntualmente informada a la Comisión para que hubiese total acuerdo por las dos partes.
            Antonio Murciano, avezado en tantos festivales flamencos vividos, aconsejó que se encargara a un grupo de jóvenes vestidas de flamenca, de la recepción de los asistentes, entregando un clavel al caballero y una rosa a su acompañante; diciendo el poeta que este gesto darían más prestigio al festival.
            En esta reunión quedaron perfectamente delimitadas las actuaciones de los dos grupos de trabajo.
            Para finalizar, el Alcalde  en funciones se levanto y dijo: "Señores ¡a trabajar!.
            Personalmente no creo que, en aquel entonces, hubiera un festival en que se hicieran las cosas más meticulosamente. El resultado no tardaría mucho en conocerse.

A. RODRÍGUEZ HIDALGO
CONTINUARÁ
           



No hay comentarios: