miércoles, 11 de septiembre de 2013

Los quiso Dios para Él

En el V aniversario de sus despedidas, siempre en el recuerdo.


        LOS QUISO DIOS PARA ÉL


         No Querías, Señor, Tú no Querías
         que las rosas se marchitaran aquí en el suelo,
         y entonces las llamaste desde el cielo
         cuando alegres las rosas aquí vivían.

         Las flores, que aquí en la tierra se lucían
         regadas con el amor más verdadero,
         al eco de Tu voz alzaron sus vuelos
         y fueron hacia la voz que las atraían.

         Ya no suenan sus risas de cristal
         cuando el alba de rosas se reviste.
         Ya no aroman las rosas en el rosal.

         No quisiste, Señor, Tú no quisiste
         quedarte sin las flores angelicales
         desde el momento mismo en que las viste.
                  
                                     M. Díaz Gómez (El Cartero)

                                     Bornos, 11 de Septiembre de 2013

1 comentario:

juan dijo...

Maravilloso soneto, manolo.
Un abrazo.

Juan Cabrera