lunes, 22 de julio de 2013

La monarquía española. Alfonso XII, (II)

LA MONARQUÍA ESPAÑOLA
ALFONSO XII  (II)
Funeral por Mª de las Mercedes


            La Constitución de 1876 y la organización de los dos grandes partidos dinásticos, consolidaron definitivamente la obra de Cánovas del Castillo, si bien, también contribuyó al éxito, el espíritu generoso y prudente del rey, puesto de relieve en su asistencia personal al brote de apestados declarado en Aranjuez y en su serena actitud ante el grave conflicto provocado por los alemanes en sus pretensiones sobre las Islas Carolinas.
            Llegó la hora de contraer matrimonio y, como conocía a su prima hermana María de las Mercedes, marchó a Sevilla al palacio de los Montpensier, donde estuvo el tiempo preciso para enamorarse, si no lo estaba anteriormente, de María de las Mercedes.
            El día 23 de Enero de 1878, Alfonso y María de las Mercedes contrajeron matrimonio, a pesar de la oposición, desde París, de la madre del rey Isabel II.
            No fue un matrimonio de conveniencia, fue por amor, y así lo demostraron continuamente. Pero el destino no estaba por la labor de que su dicha durase mucho tiempo, porque María de las Mercedes falleció cinco meses después.
            Fue un golpe mortal para el rey que  cayó en una terrible depresión, encerrándose en sus habitaciones privadas y oponiéndose incluso a despachar con Cánovas del Castillo.
            Pensativo y lloroso, como una figura hierática, se acercaba a los visillos del ventanal que daba a la plaza de Oriente y miraba al exterior. Un grupo de niñas jugaba a la rueda mientras cantaban una coplilla que se hizo famosa por todo Madrid:
¿Dónde vas Alfonso XII
Mª Cristina de Habsburgo Lorena.
2ª Esposa de Alfonso XII
¿Dónde vas triste de ti?
-Voy en busca de Mercedes
que ayer tarde no la vi.
Mercedes está ya muerta,
muerta está que yo la vi,
cuatro duques la llevaron
por las calles de Madrid.
            Alfonso se retiró del ventanal, dolido y triste, sin saber qué camino tomar en aquella crisis espantosa de su alma.
            Los restos de la Reina María de las Mercedes fueron trasladados a la Catedral de La Almudena, que ella promovió construir, el 8 de Noviembre de 2008, una vez finalizada la construcción de la Catedral. Su reinado duró cinco meses.
            Finalmente, el tiempo que es buena medicina para borrarlo todo, consiguió que un día llamara a su Primer Ministro Cánovas y, aunque de mala gana, comenzó a afrontar los asuntos de Estado.
            Al poco tiempo, animado por un noble amigo suyo, de su misma edad, comenzó a salir, de noche, para buscar alivio a su dolor, frecuentando antros poco recomendables, pero que le hacían olvidar.
            Un día el Ministro le planteo el asunto de una nueva boda, imprescindible para que  la sucesión al Trono estuviese asegurada.
            Por fin cedió a un nuevo compromiso; esta vez con la Archiduquesa de Austria María Cristina de Habsburgo-Lorena; mujer de mucho carácter, sufrió mucho, en el aspecto sentimental, por la vida de crápula que hasta el final llevó Alfonso XII.
            Un año después de la muerte de su primera esposa contrajo el rey la tuberculosis, de la que ya no se repuso, muriendo en el Palacio de El Pardo el 25 de Noviembre de 1885, cuando la reina Cristina llevaba ya tres meses de embarazo. Su hijo póstumo, que sería Alfonso XIII, nació el  17 de Mayo de 1886. Cuando nació, su madre se ocupó de la Regencia hasta que fue declarado mayor de edad en 1902.
            Como se insinuaba al principio de su biografía, Alfonso XII no fue un rey afortunado; no pudo emprender grandes proyectos, debido a su situación familiar. De todas formas la gente le recordaba con especial aprecio, quizás por la situación por la que había pasado.

A.  RODRIGUEZ HIDALGO (CONTINUARÁ)


No hay comentarios: