martes, 1 de abril de 2014

Una Murguista Historia de Bornos. Pág. 12.

La ocupación francesa
actuaba sin cuidado
y alojó a sus soldados
en la ermita del Calvario,
trasladando a la parroquia
en procesión a los santos,
despertando al de la urna,
que allí mismo lió el taco.

El doce, ¡viva la Pepa!,
fue la fecha en que marcharon,
dejando en números rojos
nuestras cartillas del banco.
Era el año de las Cortes,
se acaban los señoríos,
y estas cuestiones en Bornos
acarrearon conflictos.

Los vecinos acudieron
al programa veredicto.
Se acusa a Medinaceli
por cuestiones de cortijos.
El jurado, sin temblar,
falló a favor del pueblo,
los Medinaceli, negros,
reclamaron otro pleito.

Ocurrió en el treinta y cinco,
se obedece a Mendizábal,
y los frailes abandonan
el convento donde estaban.
San Jerónimo y Francisco
a sus monjes ven partir,
que con tiendas de campaña
van al camping de Antoñín.

Setenta y dos, un disgusto:
arde el archivo local.
La culpa de los morosos
que no querían pagar.
se renueva el edificio
con la imagen actual
y se perdona al moroso
por represalias evitar.

Setenta y tres en febrero,
la República primera,
con este nuevo gobierno
todo el mundo se alegra.
Pero pronto fue un caos
y al independentismo
acudieron las ciudades
y hasta los municipios.

José Bermúdez


R 06-05-08

No hay comentarios: