sábado, 22 de marzo de 2014

Una murguista historia de Bornos. Pág 2.



Con la conquista romana
Carija seguía fuerte,
mantenía usos y leyes,
era un pueblo independiente.
Llegó a ser cives romani
y acuñó moneda entonces,
ambas caras con jinete,
ancestro del Cabo López.

En el cuatrocientos nueve
los bárbaros la arrasaron.
Eran vándalos silingos
y temblando la dejaron.
Otros bárbaros, por pena,
pensaron ellos quedarse.
Los amigos visigodos,
cansados de tanto viaje.

Más la calma duró poco
y en el quinientos sesenta,
oliendo mucho a sudor,
los bizantinos llegan.
Devastaron la ciudad
y no respetaron nada,
sólo al ambulatorio,
por si algo les fallaba.

Sesenta años después,
los visigodos molestos,
al ocupa bizantino
lo mandó a tomar viento.
Tanto se celebró esto
que incluso Julio y su banda
durante un mes y medio
tocó diana floreada.

Año setecientos once,
una fecha importante,
por Gibraltar en su estrecho
llegaron los musulmanes.
La zona de Bornos fue
territorio bereber,
de ahí nuestra afición
a sólo ver y beber.

A los árabes Carija
no les gustó ni un pelo
y buscaron otro sitio
para montar campamento.
Nacimientos de agua había
en un terreno al lado.
Buena zona, pues pagaban
sólo la luz y el ocaso.



José Bermúdez
R 22 de marzo de 2008

No hay comentarios: