martes, 7 de febrero de 2017

Noticias antiguas. Muere un obrero en el pantano. 7 de febrero de 1954






4 comentarios:

Perico Calderero dijo...

Este hombre que murió
era mi tío y padrino, por él me pusieron de nombre Pedro ( Perico). Era el marido de mi tía Isabel,hermana de mi madre.
Tenía un hermano que le decían en Bornos Joselito "el clavel" que vivía por encima de la tienda " el avión" antiguo.Por cierto, estaba con su hermano cuando ocurrió el accidente y desde entonces, el hombre, no quedó bien de salud.
Este hombre , Perico " el clavel" , regentaba la huerta Ordoñez cuando se casó con mi tía y dejó la huerta para irse ¡ fijensé ! a trabajar al pantano con su hermano Joselito y solo llevaba una semana trabajando cuando le cayó una piedra de mas de mil kilos aplastándolo de media cintura para abajo. Vivió aproximadamente una hora y media, porque para quitarle la piedra tenían que hacerla rodar hacia la parte del cuerpo que no "tenía dañado" con tablones y palanquetas, allí no podían entrar con ninguna grúa, . Fue un tremendo drama para todos aquellos hombres que estaban allí con él,no digamos nada para su hermano allí presente y para nosotros la familia. En Sevilla capital, viven tres hijos de él, mis primos. Yo tenía siete años cuando ocurrió aquello, pero me acuerdo perfectamente , al día siguiente fue la famosa nevada en Bornos en 1954.

No es cierta la noticia tal como la cuenta el periódico de que murió en el acto,y a consecuencia de una fractura del cráneo.La fractura de cráneo, sería posterior, cuando le pasaron la piedra por encima una vez muerto. Estuvo vivo sobre hora y media después del accidente, se lo oí contar a mi tía muchas veces por la narración que le había hecho su cuñado Joselito y los que estuvieron presente.Incluso conozco la conversaciones de aquellos hombre durante el drama ( esto lo omito)y la impotencia que sentían en aquellos momentos al no poderle quitar la piedra de encima sin acabar de matarlo.
Os podéis imaginar el recuerdo que a mi me trae este recorte de periódico, que aun siendo inexacto,al leerlo, me ha puesto los pelos de punta.

Espero contar cosas mas alegres la próxima vez,pero me ha movido la inexactitud de la noticia a dar detalles verídicos del este caso que tantas veces oí de niño, y después de mayor, por las personas mas cercanas a él.

Saludos.

pastranainformatica dijo...

Tremendo el comentario, Perico.

CARO dijo...

Supongo que no seria el único accidente que hubo durante la construccion de la presa, pues lo medios serian de de esa manera, los heridos eran de Bornos y recuperarón bien?.Tambien ignoro si se empleó mucha gente de la zona o trajerón mano de obra de fuera y si durante la construccion se movió el dinero en nuestro empobrecido pueblo?
Gracias anticipada y a Perico por aportar datos relevantemente filmicos.

Anónimo dijo...

Y todo esto por un jornal de veinticinco pesetas por día trabajado y una inflación de tres dígitos, no contabilizada. ¡Ah !,y sin subsidio de paro.

Caro, los trabajos públicos, como así se les llamaba a estas obras: el pantano, la vía, con sus túmeles y trincheras, el alcantarillado y otras muchas constituyeron un gran alivio para la economía de Bornos. Pero esto no resultaba gratis. Lo mismo que ocurre en la actualidad, pero en mayor proporción por la escasez de los medios de seguridad, de vez en cuando esta actividad se cobraba un tributo en forma de vida humana, como fue el caso de este obrero del pantano, Matía, muerto en la construcción del túnel de " los llanos ", o mi tío, Frasco ( Orasquero), muerto en Marbella por un alud de tierra cuando abría una zanja en uno de estos trabajos.

Esta actividad, junto a la agrícola, la emigración a diferentes regiones del terriotorio nacional y los distintos paises europeos contribuyeron a que Bornos y otros muchos pueblos de España salieran del letargo económico-social en el que encontraban.

Afortunadamente no recuerdo ninguna otra víctima mortal en las obras del pantano.

Un hermano mio trabajaba en el pantano. Contaba que cierto día cayó una vagoneta a las profundas y cenagosas aguas que se iban acumulando. Ofrecieron cien pesetas a quien bajara y atara con una cuerda la citada herramienta. Uno de los " pescaos " parece ser que entre otros atrevidos lo consiguió.

Saludos. Juan cabrera