miércoles, 12 de mayo de 2010

El Monasterio de San Jerónimo de Bornos, entre la Historia, la ficción y la actualidad. I Parte.

-.
.
EL MONASTERIO DE SAN JERÓNIMO DE BORNOS
ENTRE LA HISTORIA, LA FICCIÓN Y LA ACTUALIDAD
PRIMERA PARTE
-

El 18 de Noviembre de 1493 Don Francisco Enríquez de Ribera, señor de Bornos designa el lugar donde se había de construir el Monasterio de Nuestra Señora del Rosario del orden de San Jerónimo, (“ocho aranzadas de tierra quasi en cuadro”).
El 01-11-1505, justo doce años más tarde ya estaba construida la Iglesia del Monasterio Jerónimo de Bornos. Pero veamos quien fue su mecenas, aunque ya se ha escrito mucho de él en nuestro blog.
Solamente unas palabras para recordar que era hijo de Don Pedro Enríquez y Doña Beatriz de Ribera y que, a la muerte de ésta, casó nuevamente con la hermana de Doña Beatriz, Doña Catalina de Ribera, de cuyo segundo matrimonio nacen Fadrique y Fernando, hermanastros de Don Francisco, primerísimos personajes en la familia que conviene recordar porque protagonizaron un penoso incidente a la muerte de Don Francisco, por cuyo motivo llegan problemas y desventuras al Monasterio de los Jerónimos, como veremos.
El día 1 de Noviembre de 1505, muy de mañana, se estaba preparando una comitiva en la puerta del castillo-fortaleza de Bornos. Una carroza con tiro de seis mulas y un auriga vigilante a la que seguían varios caballeros en vistosos corceles.
Un caballero, que debía ser el jefe de la comitiva, rodeó la formación y se situó en la entrada de la fortaleza para hablar con el Alcaide Alonso del Castillo e informarle de que todo estaba a punto.
Al poco tiempo la figura del Adelantado de Andalucía y Señor de Bornos Don Francisco Enríquez de Ribera se recortó en la entrada. Alto y enjuto, vestía calzas de grueso paño negro, capa del mismo color, cubierta la cabeza con un bonete de tafetán negro y, al cuello, una gruesa cadena de oro pendía el distintivo de su Autoridad como Adelantado Mayor de Andalucía, Notario Mayor y Regidor de Sevilla, títulos que había heredado de su padre.
Se detuvo en la misma puerta y todos los hombres de la comitiva se destocaron en señal de respeto. Seguidamente apareció su esposa Doña Leonor Ponce de León, ataviada con un vestido negro, manto del mismo color desde la cabeza y, al cuello, una cadena con cruz. Don Francisco le ofreció el brazo y ambos se encaminaron a la carroza,
La comitiva se puso en movimiento con dirección a la salida de Bornos. Quedó atrás la Villa y, al momento, la carroza paró ante la puerta principal del Monasterio de Nuestra Señora del Rosario de monjes Jerónimos, iba a tener lugar la inauguración del Monasterio.
Los caballeros se apresuraron para colocarse en la entrada y uno de ellos abrió la puerta del carruaje, un sirviente del convento colocó un escabel para facilitar la bajada del Adelantado y su esposa.
Flanqueados por los caballeros la comitiva llegó hasta el lugar donde los esperaba el Obispo Don Francisco Reginaldo Romero, el prior de la comunidad y los 11 monjes que la componían.. Todos ellos se dirigieron hasta la iglesia donde Don Francisco y Doña Leonor ocuparon un sitial en el lado del evangelio, comenzando el ceremonial de la dedicación de la iglesia. Como dato curioso recordar que en la plática de la misa el Prior del Monasterio tuvo un recuerdo para el príncipe Don Felipe (Felipe El Hermoso), que en ese mismo día fue ungido Rey de España por su matrimonio con Doña Juana de Castilla, hija de los Reyes Católicos. (Continuará)
A. Rodríguez Hidalgo.
.
.

2 comentarios:

aguaera dijo...

Espero con impaciencia la continuación.

Anónimo dijo...

Que bonito lo hace,¡¡como describe la vida cotidiana de aquellos tiempos¡¡,no se si esta usted reconocido en nuestro pueblo como historiador, pues solo se de él(nuestro pueblo) por algunos comentarios y este blog , pero para los que estamos fuera es una delicia leerlo.Como ya le dije entonces siempre hace que la historia sea interesante y amena.Un saludo. S.A.T