lunes, 16 de septiembre de 2013

Cartas bornesas. 16ª

.
.Cartas Bornesas, Carta 16ª

Telesforo de Trueba y Cosío
Obra varia
Estudio preliminar: Salvador García Castañeda.
Servicio de Publicaciones, Universidad de Cantabria.
Santander Junio de 2001.
.

.¡Válgame Dios! ¡Qué tolerancia es precisa para no saltar al ver lo que está pasando en este pueblo! Para que saques jugo a lo que voy a contar será muy oportuno tomar las cosas desde un principio. Has de saber que el estanquero que había aquí y que vivía puerta inmediata a nosotros, estaba cargado de familia. Tenía cuatro hijas de las cuales la mayor, como te tengo dicho, era la querida de un padre jerónimo que era quien protegía la casa. Las otras tres eran solteras, bastante bien parecidas pero hechas unas tontas cuando no tenían sobre qué caerse muertas. El viejo estanquero, sintiendo que se acercaba su última hora, pensó en traspasar el estanco a un hijo que tenía soltero para que fuese cabeza y cuidase de toda la familia. En esto, el viejo llega a sus últimos instantes y cuando ya estaba sacramentado, viene otro hijo que tenía casado y que ejercía el oficio de barbero. Se entra de rondón en casa, se acerca al lecho del moribundo, y quiere obligarle a que firme un traspaso en su favor. Las hermanas se resisten, el infeliz viejo ve a sus propios hijos disputándose una herencia antes que muriese. El tumulto crece. Al padre, le oímos que se ahogaba y el dolor no le permitía articular palabra. El barbero, llevando al extremo su barbaridad, le grita: -¡Ajo, viejo de m..., firme Vmd. al momento!-. El viejo acaba de morir en la mayor angustia. La hermana maldice a su hermano, éste agarra a su hermana y la quiere ahogar, a los gritos acuden los vecinos, los separan, y el barbero sale de casa echando rayos y centellas.

Aquí da fin el manuscrito.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es duro, pero veo que hoy en dia sigue la cosa o igual , ¿o no?. Ya lo dijo Quevedo: "poderoso caballero es don dinero"

Anónimo dijo...

Yo creo que ni hoy sigue la cosa igual, ni lo que escribió Telesforo era real. Todos los días inventaba una novela del más ínfimo detalle. ¿O acaso nos vamos a creer también el cuento del Estanquero y su herencia? Bornos no era indiferente para nada, eso sí que parece ser verdad. Por lo demás, este hombre lo único que hizo fue poner de ejemplo general a Bornos para su lucha ideológico y política liberalista. Un cuento chino...bueno, santanderino.