lunes, 4 de septiembre de 2017

Cartas Bornesas, 4ª.

Cartas Bornesas, Carta 4ª.
Telesforo de Trueba y Cosío
Obra varia
Estudio preliminar:Salvador García Castañeda.
Servicio de Publicaciones, Universidad de Cantabria.
Santander Junio de 2001.
Transcripción: M. Martel.

Amigo mío, qué demonios tendrán de raro las gafas, que las mías han causado tanta extraña sorpresa en este pueblo. Sin duda, los borneses deben tener todos vistas muy perpiscaces cuando se admiran tanto al ver a uno que la tiene corta ¡Vaya, que las dichosas gafas me dan que hacer! Ya no se contentan con quedárseme mirando con un palmo de boca abierta, se aventuran a reírse y a decirme sus chanzonetas sino ya con aquella sal que dicen que tienen los andaluces, al menos con su buena dosis de ironía. ¡Es cosa terrible el ser corto de vista en un pueblo donde los habitantes tienen muy corta la del entendimiento!.

Según me han dicho, tener la vista débil es un signo de masonería, como lo son también llevar el pelo largo, vestir de negro y otras cuantas particularidades de esta misma especie. Los pobres majaderos de Bornos o, por mejor decir, aquellos que a la majadería unen la perversidad, han llevado la cosa a tal extremo que uno se halla de repente convertido en fran-masón sin serlo ni haber soñado serlo en la vida. Basta que le tengan por tal y y de consiguiente para que le juzguen como a un monstruo abominable, el que al empezar a andar eche el pie izquierdo ante el derecho o que al saludar coja el sombrero por el lado sin sacarle la cabeza.

Pero, cambiado de asunto, es preciso te dé la buena noticia de que las ánimas benditas tuvieron ayer para cenar dos pollos, una sandía enorme y unos cuantos racimos de uvas. Si amigo, el animero (así se llama el que anda por la noche recogiendo para las ánimas) llevaba ayer lo que te tengo dicho para ellas.

En este pueblo hay una gran devoción por las ánimas y, en la inteligencia de que en el purgatorio no hay otro alimento más que el fuego, los buenos borneses no se olvidan de mandar a sus parientes que juzgan en aquel sitio toda suerte de golosinas que están a su alcance, como pollo, fruta, queso etc. etc. Para hacer estos sacrificios, los miserables tienen que ayunarlo o, lo que es peor, sisar todo lo que pueden cuando se ofrece la ocasión, pero esto ¿qué importa con tal que se haga una acción tan piadosa y que el señor vicario dice que es de las más meritorias?.

El vicario es el ídolo del pueblo. Su voz es la que domina y no hay otra ley, otra regla más que su santa voluntad. Tiene tan alucinados a estos leños en figura humana, que los miserables, aunque vean palpablemente que va contra sus intereses, no hacen reparo alguno y bendicen la mano que los azota. Así debe ser, como buenos cristianos ¡Lástima no lo fueran tanto como en esto de no hacer mal al prójimo, en guardar el séptimo mandamiento y en ejercer la tolerancia y la caridad! Pero esto aquí no se conoce y la religión consiste en ir a misa, rezar la oración, saludar al vicario, someterse a todo lo que él quiere, dar limosna a las ánimas y rogar a Dios por el exterminio de los liberales.

¡Ay, amigo! En el corto tiempo que he estado en este pueblo, he visto cometer crímenes que horrorizarían a la humanidad y que parecen incompatibles con la sencillez de los pueblos de campo, que tanto admiran y celebran aquellos que sólo los conocen por las risueñas descripciones de los poetas pastorales, que son los más mentirosos de todos los hijos de Apolo, lo que no es poco decir.

Agur, y Dios te libre de las ficciones del vicario que son un poco más perjudiciales que las de los poetas.
 R 21 de septiembre de 2008

3 comentarios:

Anónimo dijo...

probando probando

la casera dijo...

Amigos,como podeis comprobar la mala leche de nuestro amigo Telesforo viene de familia ,pues la verdad llamarle Telesforo a una criaturita tiene dos pares.Pero creo que su madre augurando que seria el admereir de todo sitio al que acudiese su hijo,decidio llamarle asi para que hiciese juego con su simpatia,inteligencia y transigencia.Dicen que dios solo le da al hombre la mitad de lo que se merece y a este hombre debio darle peor vista todavia.No cabe uda que la teniabastante mal porque no supo ver dos cosas que brillan en mi pueblo como son el sentido del ridiculo y el acogimiento a los extranjeros.Prueba de lo primero es que mi pueblo se rie primero de el mismo y segundo de los demas y esta acostumbrado a las criticas constructivas.Prueba de ello los carnavales,famosos en todo el mundo.Prueba de lo segundo es que mi pueblo acoge a todo extranjero con tanto cariño que no hay primera visita sin segunda e incluso muchos hacen suya esta tieera como su hogar.No cabe duda que Telesforo,sin saberlo hizo la mejor publicidad de Bornos ,la mala publicidad que es la que vende verdaderamente,ya que muchos de los que leyeran lo que dijo de Bornos,acudirian a el para comprobar que verdaderamente los demonios habian subido del averno para instalarse aqui.Desde luego mi pueblo no lo rechazo ni por su aspecto exterior ni por ser extranjero sino porque al contrario que el supo ver el interior de esta persona ,egoista,egocentrica,intolerante que es lo que mas delata a un inculto y otros muchos adjetivos.Sin duda mi pueblo so tendria cultura y pasaria hambre pero tenia EDUCACION Y CORAZON.Si el no lo vio es porque estaba distraido alabandose a el mismo.Un saludito a todos.

Anónimo dijo...

Yo creo que Telesforo escribió todo esto metido en un cuarto y que, asustado, no salió nunca a las calles de Bornos, se lo imaginó...jaja.

A. Benítez.