domingo, 23 de marzo de 2014

Una murguista historia de Bornos, Pág. 3.

Levantaron un castillo,
Castillo de fontanar,
y sin darse nadie cuenta
nacía el Bornos actual.
Conocimientos técnicos
los bereberes sabían,
por eso la agricultura
se vio muy favorecida.

Con decirlo no exagero,
Bornos era un edén,
arbolitos y ganado
Hacían de él un vergel.
Todo moro con su huerto,
con sus planteras de habas,
con un perro chico y sucio,
con calor por la chirlaba.

En el mil treinta y uno
el califato se hunde
y el reino taifa de Arcos
con nuestro pueblo se nutre.
Infartos y depresiones
sentí, qué tenso el momento,
cuando descubrí, ay de mí,
que arqueños fuimos un tiempo.

Pero este reino de arcos
se invadía a cada instante.
Abbasíes, almohades
y hasta los almorávides
pisaron nuestros terrenos,
sus carros llenos de ciencia,
derramada, pues cogieron
un badén con imprudencia.

no gozábamos de calma,
ya que Fernando tercero,
a mitad del siglo trece,
toma Sevilla primero
y viéndose el tío fuerte
continúa por los contornos,
metiéndose en los bolsillos
un municipio tras otro.

Así, por primera vez,
Bornos en manos cristianas.
Otra cultura a sumar
a las otras ya pasadas.
Que de gente discurrió
por el Bornos de entonces
y ahora nadie llega
pues se quedan en La Noche.


José Bemúdez
 


R 23 de marzo de 2008

No hay comentarios: