viernes, 21 de marzo de 2014

Una murguista historia de Bornos. Pág. 1.


La historia de un lugar
la compone el lugareño,
no hay presente sin pasado
ni abajao sin pimientos.
Resumen de nuestra historia,
mal hecho os lo presento.
No os obligo a conocerlo,
pero saludadlo al menos.

Hace la tira de años,
treinta mil arriba abajo,
ya había en Bornos gente
yendo el jueves al barato:
nómadas y cazadores
con sus perchas y sus lazos.
Fíjate si hace tiempo
y los gustos no han cambiado.

Se adentraron los Tartesos
por toda Andalucía
y a Bornos en agosto
llegaron al mediodía.
Mostraron ante el calor
que eran tíos competentes,
se metieron en Cantares
e invitaron a la gente.

En el quinto antes de Cristo
con lo puesto se marcharon
porque llegaba otro pueblo,
el llamado Turdetano.
No eran turdetanos puros,
eran turdetanos mixtos,
cruzados con ibéricos,
griegos, celtas y fenicios.

Y ya por aquellas fechas,
donde hoy solo hay piedras,
había algunas más,
formando Carissa Aurelia.
Carija para el amigo,
era un pueblo importante,
que con vacas y lechugas
tiraba para delante.

Era un pueblo muy devoto,
con sus dioses y sus diosas,
entre ellos Tanit y Melkart,
que cobran el paro ahora.
Muchos restos se conservan
de este tiempo prerromano,
entre ellos dos leones,
boca abierta, “enmayaos”.


José Bermúdez
R 21 de marzo de 2008

No hay comentarios: