sábado, 20 de febrero de 2016

Pepillo el Chivato


Pepillo el Chivato se fue a la guerra y volvió sin un rasguño y con una novia. Hombre muy fantasioso embaucó a aquella cordobesa con sabe Dios qué sarta de mentiras; entre otras, que era un señorito potentado, dueño de medio Bornos, hijo de Doña Petra de La Riva, viuda de Domecq, importantísima y riquísima señora de Jerez. 
Engañada tuvo a la muchacha hasta el final, hasta que el autobús apareció por la curva del Calvario. Fue entonces cuando Pepillo decidió que había llegado el momento de sincerarse, la sujetó por los hombros y mirándola de frente le dijo:
-Cierra los ojos.
Y ella los cerró.
-¿Qué ves?
Y ella contestó:
-Na.
-¡¡¡ Po eso es lo que tengo yo !!!


..

..
Paco R.


R 20 de febrero de 08

No hay comentarios: