domingo, 28 de febrero de 2016

Pazantes subterráneos.

                                                                                                                                              R 28 de febrero de 2008


Hace unos años con motivo de unas obras en la calle Alta quedó al descubierto debajo del asfalto un agujero de unos cuatro metros de diámetro y unos tres de hondo. Se trataba de un socavón producido por una de las numerosas averías por las que se pierde más del cuarenta por ciento del caudal que distribuye la red de abastecimiento de agua potable de Bornos.

A través de aquel boquete quedó al descubierto una especie de pequeño túnel construido de ladrillo y piedra que medía de poco más de un metro de alto por unos cincuenta centímetros de ancho, con aberturas en el techo y las paredes para la entrada de agua. Se prolongaba con la misma orientación, Norte-Sur, que la calle y por el suelo trascurría un pequeño arroyo de agua limpia.

Por aquel pasadizo nos introdujimos un grupo de paisanos curiosos y comenzamos a caminar en dirección Sur, hacia la calle Carretero. A medida que avanzábamos el pasillo se hacía cada vez más y más angosto hasta que, a unos cien metros ya era demasiado pequeño. Sin poder darnos la vuelta, comenzamos a retroceder.

Una vez en el punto de partida dirigimos nuestros pasos en dirección contraria hasta que a unos cincuenta metros llegamos a lo que podía ser un aljibe. Se trataba de una construcción en granito de cuatro metros de ancho por unos seis de largo llena de agua cristalina. El fondo se adivinaba a poco más de un metro de profundidad y en el centro emergía, medio metro por encima del agua, una columna cuadrada justo debajo de un hueco que había en el techo y que supusimos sería la entrada al mismo.

Por la ubicación y dirección que lleva podría tratarse de aquel pasadizo del que decían nuestros mayores tenía una entrada en un caserón de la calle Carreteros y “era tan largo que una vez se perdió un cochino”.
Según nos indicaron estudiosos del tema se trataría de construcciones de un sistema de captación y conducción de aguas árabe.


Navegando por Internet hemos tenido noticias de una construcción idéntica en Calahoora. Se trata de unas cloacas de origen romano construidas en opus caementicium, tienen paredes de 43 cms. de grosor y un canal de 66 cms. de ancho y 1,50 mts. de altura según la zona. Bóveda de cañón en el techo y en los laterales aberturas rectangulares que permitirían el acceso de las aguas fecales desde las viviendas. En el techo tienen aberturas circulares para las aguas del trazado urbano. Tienen un tramo que se puede visitar, foto de abajo.





Desde Bornichos pensamos que sería muy interesante que se estudiara la posibilidad de abrir al público la parte accesible del pasillo y el aljibe que una vez acondicionado y dotado con medios audiovisuales podría ser una magnifica sala de interpretación de todo el sistema. Otro atractivo turistico. .
.
VIDEO DE MANOLO AVION
.




5 comentarios:

CARO dijo...

no sera esto parte de la antigua Cueva del Pitito, que se entraba por la sierra, no recuerdo donde, y que a los demas le daba mucho miedo cuando eramos mas chico.
Talmente de acuerdo en que la preparen y la habran al publico tiene muy buena pinta y ademas que continuen investigando el recorrido por si se pueden prepara otras zona buscando el principio y el fin.decian que llegaba a la fuente del rio.
CARO

Antonio dijo...

Claro que debería investigarse. Caro, supongo que no tendrá nada que ver con la cueva del Pitito, pero también sería buena idea abrirla, pues los que en ella han tenido la suerte de entrar, cuentan que es maravillosa.

A. Rodríguez Núñez

Anónimo dijo...

La gente mayor cuenta que entraban a la cueva y habia que pasar por un cavidad que casi no entraba ya el cuerpo de una persona, pero de ahi poca gente pasaba. Dicen tambien que iban con antorchas con fuego para ahuyentar a las serpientes. No se si sera verdad. Caro, lo de los subterraneos es otra cosa y esta en todas las calles alrededor del castillo, eran conducciones de agua. Pero no se saben cuantas hay con certeza.

CARO dijo...

aparte de las conduciones de agua, anonimo, existian conducciones para escaparte don perafan con las cortesanas y el final de una de ellas era la cueva del pitito, y de alli se iban al pozo de los moros o al de los cristiano a pelar la pava, que me lo han dicho a mi.
cARO

Juan Manuel dijo...

La pava la pelaban bien en el subterraneo que atraviesa la plaza de las monjas, uniendo el Colegio de la sangre y el convento de las monjas.
Según Bermudez, en su historia murguista de Bornos, se encontraron sonajeros y baberos. Je,je