jueves, 26 de enero de 2017

"La aradio"

.
.
.
Había en Bornos un hombre al que llamaban Juanillo , para quien el aseo personal no era una de sus virtudes, le gustaba ir siempre con una gorra pegada a la cabeza, chalequito, chaqueta y botas de esas de aroma embriagador, amen de barba de varios días; pues bien el interfecto era amante del flamenco y como en el campo donde vivía pasaba largas temporadas, decidió comprar una radio para oír el noble cante de la tierra, el hombre, ni corto ni perezoso se encaminó hacia lo de Benito Zurita y adquirió un receptor de radio. El vendedor le explicó el funcionamiento y el amigo Juan salió satisfecho de la compra sabedor de los buenos ratos de flamenco de los que iba a disfrutar en la soledad del campo. Pasaron varios días de este acontecimiento, hasta que una mañana volvió del campo al pueblo y Juan, visiblemente contrariado, entró de nuevo en el establecimiento del amigo Benito y le dijo:

-"BENITO, VENGO A DESCAMBIÁ ESTA ARADIO PORQUE AQUÍ NO CANTA ANTONIO MOLINA..."

Guadalete.
(R 26/01/08)
.
.
.

1 comentario:

CARO dijo...

Y como no le pongas pilas, no canta ni Carlitos de Bornos