miércoles, 31 de mayo de 2017

Ayer vivimos otro gran momento de La Semana con Lourdes Pastor.

La prodigiosa voz, poderosa y sutil, de Lourdes Pastor llegó desde Puente Genil  con su Pablo Torres y su Manuel Reyes para, entre los tres, llenar el claustro del Convento del Corpus Christi de Bornos con flamenco nuevo y reivindicativo, en un recital acústico e íntimo cargado de sentimientos y temas sociales como queriendo cambiar el mensaje tradicional del cante, cerrado y alérgico a la evolución y darle aires nuevos aunque respetando siempre su esencia.

Sus letras nos hablaron de educación y también de familias en paro que no pueden vivir con ayudas de 400 euros al mes, Y de madres que crían solas a sus hijos y a las que anima a pasear con la frente bien alta.

Para Pastor la vocación artística también está ligada a sus inquietudes sociales. Es socióloga, imparte talleres para prevenir la violencia de género en los colegios y es miembro de la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres. “Soy feminista y mestiza y amo el flamenco. Y no, nada de eso es incompatible”.

Se niega a retratar a mujeres sumisas, resignadas o reprimidas.
Ni guardar la honra, ni cerrar las piernas, menos aún la boca.

“Besos libres, besos libres
líbrate de aquellos besos
aquellos que te esclavicen
que el amor tiene que ser
como el agua de los ríos
que con cauce pa’correr”

Así es el amor que proclama Lourdes, uno sin violencia y en igualdad de condiciones.

No hay comentarios: