miércoles, 12 de abril de 2017

Semana Santa de Bornos. Jueves Santo, Nuestro Padre Jesús Nazareno.

JUEVES SANTO
RELIGIOSA Y VENERABLE HERMANDAD DE 
NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO, 
NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES 
Y SAN JUAN EVANGELISTA



Sede canónica: Parroquia Santo Domingo de Guzmán
Estación de Penitencia:  Jueves Santo a las 23:30 horas. 
Acompañamiento musical: Agrupación Musical Santa Ángela de la Cabezas de San juan tras el paso de Cristo y Banda Municipal de Grazalema tras el Palio.
Entrada a su templo a las 4:00 h. aproximadamente.

Pasos: Dos, el de Nuestro Señor cargando la Cruz al hombro y el de la Virgen Dolorosa bajo palio.

Descripción hábito penitencial:  Túnica y antifaz morados con la Cruz de Jerusalén en el peto, cíngulo amarillo y calzado oscuro.

http://www.nazarenobornos.org/

SAGRADAS IMÁGENES:

NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO

Lamentablemente, no se conserva documentación alguna que acredite la autoría de la hechura  de la Sagrada Imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, tan solo la fecha en la que la Hermandad es fundada según recoge el Testamento de Toribio García, primer Hermano Mayor y fundador de la misma en 1.640 y en el que se recoge en fecha de  21 de febrero de 1.670, ante el escribano público Juan Delgado Farfán: “... Quiero y es mi voluntad que las dichas casas las haya y lleve la Cofradía de Nuestro Padre JesuCristo Nazareno, de quien he sido muy devoto y Hermano Mayor desde el año de seiscientos y cuarenta, que se fundó e instituyó a mi diligencia “.


Sin duda, es, junto a Nuestra Señora de los Dolores, la mayor joya que venera la Hermandad. Localizada en la Capilla a la que da nombre, “ Capilla de Jesús “,  La imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno es una escultura realizada en madera policromada para vestir y brazos articulados, gracias a lo cual permite poder abrazar a la Cruz o permanecer con las manos atadas, ya sea en su exposición en Besamanos, ya sea para su Traslado al paso procesional en la noche del Sábado de Pasión. Destaca en el Él su belleza formal, así como su enorme expresión de sufrimiento. En palabras de Fray Pedro Mariscal “ …...y muy al natural “.  Su cuerpo, de dimensiones superiores a la media,  recae sobre su pie izquierdo, mostrándonos una corta zancada que intuye un desplome del Mismo en su caminar. Porta en su paso procesional una Cruz de madera, dorada y con simulaciones de carey. En su camerín, Cruz arbórea. La corona de espinas y potencias están realizadas en plata de ley del siglo XVII. Afortunadamente, las intervenciones sobre la Imagen han sido de carácter preventivo, nunca con carácter desacertado y acatando la normativa en el respeto a la propia integridad de la obra.
Su prodigiosa hechura y belleza, ha marcado en nuestra localidad la profusa devoción que todo el pueblo de Bornos le tiene, desprendiendo un fuerte carácter reflexivo y que conduce a la oración.



NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES

Al igual que la Imagen de Nuestro Padre Jesús, Nuestra Señora de los Dolores carece también de documentación alguna que acredite su autoría. Afortunadamente, recientes estudios confirman la misma tras la comparativa de otras dolorosas, desembocando estos análisis en su atribución al imaginero Diego Roldán Serrallonga, cuyos trabajos se desarrollaron principalmente en torno al segundo y tercer cuarto del S. XVIII. 

Imágen de candelero, de brazos articulados, nos muestra su rostro con forma ovalada. Sus cejas son finas, formando el entrecejo un perfecto triángulo y que conjugan armónicamente con su nariz recta y afilada, con  fosas nasales redondeadas y muy pequeñas. Sus labios son finos y dientes tallados en nácar. Ojos de cristal. Al igual que en el resto de dolorosas realizadas por el escultor, su máximo sello identificativo lo encontramos en sus manos, donde la hechura de las mismas se repite en cada una de sus dolorosas. Policromía anacarada y muy pulida. Posee espada en plata de ley  a modo de daga y corona cincelada en el mismo material del siglo XVIII.


HISTORIA :

En palabras de D. Manuel Barra Rodríguez en su libro “ Las Cofradías Penitenciales de Bornos “, de las cofradías de nuestra localidad, ésta es la más regular en el mantenimiento de sus desfiles procesionales y, aunque sea la más representativa y la que posee más boato externo, dentro de la sencillez que caracteriza la semana santa bornense, es la más pobre en documentación histórica propia. Tan solo se conservan, como veremos más adelante, unas antiguas Reglas, algunos Cabildos y libros de Actas que recogen lo acontecido desde los años setenta hasta nuestros días. El resto de información obtenida procede de otra serie de documentos que, de manera indirecta, hacen referencia a nuestra Hermandad. Sabemos la fecha de su fundación, no por documento propio, como acabamos de indicar, sino a través del testamento de D. Toribio García, hecho en Bornos, el 21 de febrero de 1.670, ante el escribano público Juan Delgado Farfán. El testador poseía, entre otros bienes, las casas de su morada en la calle de Los Sotos y en la cláusula 12 de su testamento dispuso literalmente: "Quiero y es mi voluntad que las dichas casas las haya y lleve la Cofradía de Nuestro Padre JesuCristo Nazareno, de quien he sido muy devoto y Hermano Mayor desde el año de seiscientos y cuarenta, que se fundó e instituyó a mi diligencia, hasta el día de hoy, y que sea con cargo de decir, en cada un año, treinta misas rezadas y que éstas se digan en el Hospital de la Resurrección de esta villa, donde sita dicha cofradía, o en otra parte, si se mudare dicha cofradía". Si la cofradía se extinguía sería el hospital el beneficiario de esta disposición, con la misma obligación de las misas, pero si, en el transcurso del tiempo, se reorganizaba volverían estos bienes y obligación a la hermandad. Después de las mandas y disposiciones testamentarias hay dos aclaraciones: "Declaro que he sido mayordomo de dicha cofradía de Nuestro Señor JesuCristo Nazareno hasta el día de hoy. He gastado justificadamente las limosnas en su servicio, sin que en mi poder se haya quedado cosa alguna por malicia, antes habré gastado de mi casa, sin intención de repetirlo, y solamente tengo en mi poder dieciocho fanegas de trigo, de la limosna del año próximo pasado; quiero se le den y entreguen a la dicha cofradía, si no se hubieren distribuido de aquí a que Dios me lleve. Y es declaración que si por parte de la dicha cofradía o de los señores Visitadores se me pusiere pleito, la manda que le tengo hecha sea en sí ninguna".

Conocemos también por otras fuentes que la Cofradía de Nuestro Señor Jesús Cristo Nazareno tiene sus orígenes en la Ermita de la Resurrección, al existir cuentas en las que Toribio García, fundador de la cofradía y la propia Hermandad, sufragaron los costes para la construcción de la nueva capilla y "Para que la bella Imagen de Jesús Nazareno estuviese en un altar mayor, elevado sobre el nivel de la iglesia y como en capilla propia".

El 14 de marzo 1.683, los patronos Fray José de Aguilar, Prior de los jerónimos, y los licenciados Domingo Bernardo de Molina, Vicario parroquial y Cristóbal Ruiz del Castillo, firmaron un decreto en el que se hizo relación que "La cofradía de Jesús Nazareno, que estaba sita en la Iglesia del Hospital de la Resurrección, se había mudado, ese presente año, a la Iglesia parroquial del Señor Santo Domingo". Por tanto conocemos la fecha en la que se trasladó la venerada Imagen a la Parroquia de Santo Domingo.

Lamentablemente existe un enorme vacío documental desde los primeros años de su fundación hasta las postrimerías de la tercera década del S. XIX, fecha en la que afortunadamente se conservan varias actas celebradas y que tienen como epicentro las reformas realizadas en la Capilla de Nuestro Padre Jesús. Son cuatro cabildos los celebrados, 3 de agosto de 1.825, 3 de mayo de 1.828, 12 de abril de 1.829 y 26 de enero de 1.834.

No hay comentarios: