miércoles, 26 de abril de 2017

Bornos y Arcos se enfrentan por la ubicación de un circuito de velocidad




PROVINCIA


Bornos y Arcos se enfrentan por la ubicación de un circuito de velocidad 

El Ayuntamiento bornense presentará alegaciones a este proyecto enclavado en la finca Las Hoces, en el término municipal arcense, por el "impacto paisajístico y acústico"

El futuro circuito de velocidad quedaría a la izquierda de esta imagen aérea, con vistas al embalse y donde se observa enfrente el núcleo urbano de Bornos.




ELISA ARMARIO
Sierra, 26 Abril, 2017 - 02:05h


La buena vecindad entre Bornos y Arcos podría dar al traste con la futura construcción de un circuito de velocidad, proyecto que aún no tiene colocado ni un ladrillo y que ya ha levantado algunas ampollas.

Arcos aspira a ser sede de un circuito de velocidad, un proyecto promovido por una firma de empresarios belgas, cuya inversión privada ronda los 18 millones de euros. Hasta aquí todo bien. La polémica viene por la ubicación del mismo, situado en la finca Las Hoces, en el término municipal de Arcos, que está enclavada en la Sierra de los Barrancos, cerca de la presa y también, del pantano de Bornos. Y este último municipio no quiere que se construya ese circuito en ese enclave porque arruinaría las vistas que hay desde el embarcadero del embalse de Bornos, una de las estampas más preciadas para sus vecinos y para turistas.

"Es un entorno paisajístico y natural que es una de nuestras mayores joyas. Las vistas casi desde cualquier parte de nuestro pueblo serían distintas, además del ruido que puede provocar", dice el alcalde de Bornos, Hugo Palomares (IU), que pide a Arcos que cambie la ubicación de este circuito. "No estamos en contra del proyecto, solo queremos que lo pongan en otro sitio", reclamó ayer el regidor.

El Ayuntamiento de Bornos ha anunciado que presentará alegaciones al proyecto, que se encuentra, en estos momentos, en el proceso de exposición pública en la Junta de Andalucía como paso previo para recibir la Autorización Ambiental Unificada. Este es el último permiso que necesita el circuito de velocidad para que se inicien las obras. "La gente de mi pueblo está muy preocupada, sobre todo, por el impacto acústico y paisajístico que esto acarrea", apunta Palomares. Además, Bornos va a crear una plataforma ciudadana para abanderar acciones para que se cambie la ubicación del circuito y está recogiendo ya firmas de apoyo. "Te pondrás en la avenida de San Jerónimo, y se verá el circuito. Te irás a la calle Guadalete o Granados y se verá, también, y así en muchos sitios del pueblo", lamenta el regidor bornicho.

El circuito de velocidad lo proyecta la sociedad Arcos Sun Invest S.L. Servirá para probar nuevos modelos de vehículos, también para uso privado y aspira a su homologación por parte de la Federación Internacional Automovilística (FIA). La parcela donde se desarrolla el proyecto, según el plan general vigente de Arcos, se encuentra en suelo no urbanizable especialmente protegido y cuenta con una superficie de 389.084 metros cuadrados. Además del trazado, este circuito que se inspira en el Ascari, de Ronda, contará con un edificio paddock para los pilotos, garajes, un helipuerto de uso restringido y una cafetería.

El delegado municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Arcos, Manuel Garrucho (PSOE), defendió ayer la postura del gobierno local, asegurando que la actuación cumple hasta hora con todos los requisitos exigidos tanto por la institución municipal como por la Junta. "Somos los primeros interesados en que el circuito cumpla la normativa ambiental y urbanística vigente. De lo contrario no iría adelante", explicó Garrucho, quien se sintió "sorprendido" por la reacción de Bornos.

Precisamente, el alcalde de Arcos, Isidoro Gambín, junto con este delegado de Urbanismo y arquitectos del proyecto se reunieron hace poco con el regidor de Bornos para explicar los detalles de esta actuación. Sobre la posibilidad de un cambio de ubicación, Garrucho contesta que hay una firma que ya ha invertido en esa zona y este proyecto "no es un mecano que se pueda montar y desmontar". En cuanto al impacto acústico, detalló que se ha realizado un estudio y el circuito "está dentro de los parámetros que exige la normativa. El máximo era de 60 decibelios y no se ha superado en ningún punto", dijo.

Arcos calcula que durante la fase de construcción del circuito se generarán entre 200 y 300 puestos de trabajo para su pueblo y para la comarca por el compromiso adquirido con los promotores. Una vez abran las instalaciones, las previsiones apuntan entre 20 y 25 empleos directos.

No hay comentarios: