jueves, 8 de junio de 2017

Asalto en la Dehesilla. 08 de junio de 1887


Asalto en la Hacienda La Dehesilla el 08 de junio de 1887. La Guardia Civil de Bornos aprendió a uno se los sospechosos que delató a sus cómplices


















El particular "condado de Treviño" jerezano, la Dehesilla de Algar.



http://naturalezasitiosygentes.blogspot.com.es/2016/01/el-particular-condado-de-trevino.html

"La xara de Algar es buen monte de oso et de puerco en verano. Et porque es el monte grande, a menester que estén monteros con canes para rrenouar; et para que deseñen, que dihan a quál parte quiere yr el venado".
Libro de la Montería de Alfonso XI (s. XIV)

La existencia de esta "isla" de territorio jerezano entre los términos municipales de Arcos de la Frontera y Algar tiene que ver con el origen de esta última población. Uno de los historiadores que mejor estudió la casuística entre Jerez y Algar fue el trebujenero Antonio Cabral Chamorro (1953-1997), sobre todo en su libro "La colonización ilustrada y liberal en Jerez de la Frontera, 1750-1850". Y un magnífico conocedor de su obra y del t.m. de Jerez, el amigo Agustín García Lázaro, nos ha extractado la curiosa historia que acabó provocando la singular situación actual de la Dehesilla de Algar.

Resulta que a finales de 1752 el Cabildo jerezano estudió como dar cumplimiento a una Real Orden del Marqués de la Ensenada que obligaba al “establecimiento de un ospicio en que se recoxiesen los huérfanos y gente ociosa para darles educación cristiana…”. El Ayuntamiento nombró una comisión, presidida por el caballero Pedro José Riquelme, para estudiar como financiar esta obra. Esta comisión amplió incluso las necesidades de la ciudad y..., además del hospicio propuso otros proyectos como "la conducción de aguas dulces” a Jerez, y los arreglos del "arrecife entre Jerez y el Puerto de Santa María" y del "embarcadero de El Portal". Para financiar estas obras se decidió el “rompimiento de tierras a pastos y labor” y su posterior arrendamiento para conseguir “la extensión de la siembra y por consiguiente el aumento de diezmos”.
Y es aquí donde se cruza la figura de Domingo López de Carvajal y Novoa, un indiano nacido en Galicia que había fraguado una importante fortuna en México y que regresó a España en 1751, estableciéndose como comerciante en el Puerto de Santa María. Entre Julio de 1755 y agosto de 1757, y ante la falta de arrendatarios, el Concejo de Jerez se vio forzado a vender tierras de los comunes para hacer dinero (en total se enajenaron 22.647 aranzadas), entre las cuales se hallaban las tierras de la Mesa de Sotogordo y la Dehesa (que no la Dehesilla) de Algar (que actualmente conforman el t.m. de Algar), que fueron adquiridas por López de Carvajal (5.220 aranzadas por las que pagó 155.400 ducados). Lo primero que hizo su propietario fue intentar obtener de la Corona la “jurisdicción sivil y criminal, señorío, vasallaje…” de este territorio para poder actuar sin la dependencia de la ciudad de Xerez (por lo visto estas historias se repiten en nuestra historia).
Y aquí empezaron los pleitos de la ciudad de Xerez contra López de Carvajal ante la posible pérdida de ingresos (impuestos) en el caso de perder esa parte del término.
En 1766 López de Carvajal propone al reino la creación de una nueva población en estas tierras suyas, cuya jurisdicción también pretendía. Y en 1773, el Rey Carlos III, conforme al "Fuero de las Nuevas Poblaciones" (*) acuerda expedir la siguiente carta:
“Por la cual atendiendo a que la población que intenta establecer Don Domingo López de Carvajal a su costa en sus tierras propias cituadas en el término de la ciudad de Xerez de la Frontera es mui útil y ventajosa del estado, y que las condiciones que ha propuesto para su establecimiento son con arreglo a lo que disponen las Leyes del Reino, al Fuero de Población de Sierra Morena, y las que tienen aprovadas el nuestro Consejo en las enajenaciones de tierras que se refiere, le concedemos la facultad que solicita para el establecimiento de la citada nueba población vajo los pactos y condiciones que propuso”.
Lo que sigue es ya la construcción del nuevo pueblo de Algar (que originalmente Carvajal bautizó como Santa María de Guadalupe del Algar en honor a la patrona de México) con 90 colonos reclutados en Bornos, Ubrique, Benaocaz y Villaluenga; y la separación del término de Jerez. Como consecuencia de esto último la pequeña porción de tierras ubicada al norte de Sotogordo y la Dehesa de Algar, denominada la Dehesilla de Algar (y cuyos propietarios sí eran vecinos de Xerez), quedó desgajada y aislada entre Algar y Arcos. Simulando un particular "condado de Treviño" o "rincón de Ademuz"  fuera del amplio término de Xerez de la Frontera.



(*) El Fuero de las Nuevas Poblaciones fue propiciado por Campomanes, ministro de Hacienda, y encomendado al jurista Pablo de Olavide para poblar las grandes extensiones existentes en el curso del Camino Real de Andalucía: el desierto de Sierra Morena en el reino de Jaén, el desierto de La Parrilla entre Córdoba y Écija, y el desierto de la Monclova entre Écija y Carmona. Como excepción al Camino Real, que acababa en Sevilla, solo se crearon dos poblaciones bajo el amparo de este Fuero: Algar y Prado del Rey.

No hay comentarios: