martes, 31 de mayo de 2016

PREGÓN VIII SEMANA CULTURAL DE BORNOS

  Presentación del pregonero a cargo de José Manuel García Blanco


Sr. Alcalde,  Sr. Sierra, Sr. Pregonero. Asistentes a este acto. Buenas tardes a todos.
Es un orgullo y un placer estar hoy aquí invitado por este magnífico e ilusionado grupo de personas que de manera altruista, dedicando parte de su tiempo y con gran alegría ponen en la calle este ambicioso y variado proyecto para disfrute de los vecinos.
Gracias.

 Parece que fue ayer cuando aquella mañana de septiembre del 1973 pisé Bornos  por vez primera, invitado por mi amigo Rafael Galán, compañero de Universidad Laboral, y  me recibió entonces una persona entrañable y muy querida  como  era para mí “Rafael el del Tabanco”, al que le envío desde aquí un fuerte abrazo. Desde entonces quedé unido  a esta familia,  a Antonia su mujer,  a Francisco, a Mercedes y a Vicente Oca que  han sido  para mí padres y hermanos.

Esta semana,  para   preparar y coordinar un poco este acto, dando un paseo de la mano de Gonzalo y Rafael,  visitamos lugares emblemáticos  de Bornos  como el patio y jardines del castillo, el embarcadero, disfrutamos de la magnífica vista panorámica de la curva del Calvario, el cerro de Armas con sus pinos piñoneros, el Convento y   la casa Ordóñez, emplazamientos donde se ubicarán gran parte de  las actividades programadas para esta semana y me vinieron a la memoria muchas sensaciones, muchos recuerdos y vivencias agradables  ligadas a mi adolescencia,   que ya de  manera imborrable han quedado interiorizadas  en la mochila de viaje que como caminantes todos  llevamos en la espalda. Mando un saludo también a toda la pandilla y amigos que durante estos años  han tenido la capacidad de aguantarme. Acompañé en este paseo a José Antonio Illanes Fernández, pregonero de la esta VIII Semana Cultural de 2016  que también quedó prendado del recorrido.   

José Antonio Illanes Fernández es vecino de Montellano y nace en 1962. Vive su niñez en las calles de esta localidad y fue educado entre mujeres, como él mismo dice, que perfilaron  su educación y modelaron gran parte desu carácter.
En Sevilla transcurre su adolescencia y es allí donde se despierta, entre antros bohemios como la “Carbonería” y charlas literarias,   esa inquietud y esa cualidad   de expresar  con palabras  situaciones, ensayos, cuentos, relatos, críticas y sentimientos. La necesidad de escribir.  En una de las visitas  al pueblo conoce a Mari Carmen Nieto Pérez, de la que se enamora raudo como describe  en una de sus novelas y con la que comparte hoy su vida junto a sus dos hijos, José Antonio y Moisés ejemplos de nobleza y  generosidad.  Desde entonces vive en Montellano y he tenido la suerte de compartir con él y su familia muchas vivencias, como cuando cargábamos el 4L y nos íbamos de camping en verano o  implicarnos en proyectos literarios como la redacción y edición durante muchos años de una revista  de Montellano  “EL LLanete  pa que te enteres “con la pretensión de  que fuera una plataforma de expresión de ideas, denuncias y  manifestaciones culturales.
José Antonio es una persona comprometida  socialmente, encabezó una candidatura política y fue concejal durante 8 años. Trabaja como corrector ortográfico en el control de calidad y como audiodescriptor para una importante empresa de televisión. Recientemente, ha sufrido un susto provocado por el  estrés de trabajo y el propio ritmo de vida. Está recuperándose y con la pluma cargada de esperanza y el corazón latiendo a ritmo de nuevas ilusiones.   
Siempre ha destacado en el campo de la narrativa breve, donde ha cosechado abundantes premios literarios, algunos nacionales tan relevantes como el Teodosio Goñi o el Gustavo Adolfo Bécquer de Narrativa y los internacionales Gabriel Miró, Debuenafuente, Ignacio de Aldecoa, Barcarola, La Felguera, Meres, Tomás Fermín de Arteta, Jara Carrillo, Villajoyosa y Alberto Lista, del diario ABC y Fundación El Monte y así hasta más de setenta de ellos.  Ha obtenido también el premio de novela Malela Ramos, en Tenerife, con el título “El azor y la zura”. Es autor del libro de cuentos “Historias de cualquier alma” y del libro de viajes “La Trastienda de la Memoria: viaje al entorno de los pueblos de la Vía Verde de la Sierra (publicado por la diputación de Sevilla y el Consorcio de la Vía Verde,   y de numerosas publicaciones en antologías y en prensa. En 2015 fue galardonado en Morón de la Frontera con el premio a las letras “el Candil de Oro”. En junio de 2015 presenta  otra novela con el título   “El preferido de Dios” enmarcada  en la guerra de independencia y ambientada en la serranía de Ronda y Cádiz. Una apasionante trama separada por 1000 años de historia donde una profecía medieval hallada en un saqueo desatará la ambición de quienes la conozcan, sobre el honor y la gloria, la bravura y la furia, el bien y el mal, las patrias y las banderas y con personajes que muestran su lado más humano, lealtades, intrigas, fanatismos, traiciones, amor y desencanto.
Soñador empedernido, cándido, imaginativo, luchador por las libertades, defensor de los desfavorecidos,   mordaz, irónico e implacable a la vez,  José Antonio tiene la habilidad de llegar al alma de las cosas y poner el dedo en la llaga en cada situación. Sus reflexiones en las redes sociales son leídas y comentadas por cientos de adeptos, pues a nadie dejan indiferentes y confirman la gran maestría que tiene  en los relatos cortos para condensar la realidad o utilizar su febril imaginación para volar en espacios de ensueños con alas retóricas y  musicales.   
Es un excelente tertuliano y mi amigo. Con ustedes,  el pregonero de la VIII Semana Cultural de Bornos 2016, José Antonio Illanes Fernández.

José Manuel García Blanco
(Capi)




PREGÓN VIII SEMANA CULTURAL DE BORNOS

Señor alcalde, miembros de la comisión organizadora, visitantes, queridos bornichos... Buenas tardes, agradecido a mi buen amigo Capi por la generosa presentación y a todos ustedes por la presencia en este local donde vamos a tener hoy el honor pregonar la cultura, esperemos que con acierto.

Nunca antes había oído yo que la cultura se pregonase, reuniendo a mi juicio el mismo mérito para ser pregonada que la Navidad, la Semana Santa, los carnavales, las ferias, las romerías y todas aquellas expresiones populares que, siendo elementos indispensables de nuestra cultura y dignas de ello, se publican con fervor del pregonero de turno y admiración del respetable en las plazas y foros de nuestros pueblos según la época del año y el requerimiento de las circunstancias. Pregonar la cultura de ese modo, aunque grato y necesario, es como pregonarla por partes, como vocearla a plazos; en cambio un pregón cultural en toda regla es publicarla de una vez, asumir el reto de alabar en público todas sus integridades sin dejar ninguna atrás.

Hay que ser muy temerario para convocar un pregón cultural y muy insensato para intentar darlo, porque hoy día cultura puede ser cualquier cosa. Lo que a entender de unos es cultura a juicio de otros atenta directamente contra ella. La modernidad está amplificando las múltiples realidades de la cultura, su aspecto caleidoscópico, debido al progreso, porque cultura es el conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial… en una época, grupo social, etc., y debemos reconocer que nuestra época es compleja. Por eso lo es también hablar de cultura, intentar definirla y mucho más pregonarla.

Pero puede hacerse. Puede hacerse porque cultura es también el conjunto de manifestaciones en que se expresa la vida tradicional de un pueblo. Y ahí los andaluces lo tenemos fácil aunque a mí me siga pareciendo difícil hablar de cultura en un pueblo como Bornos, que parece que la vio nacer, un pueblo donde el arte, la solera y la espontaneidad de la gente empequeñecen a quien venga de fuera.

Mi querido amigo Capi, que acaba de presentarme a ustedes y es montellanero y bornicho de adopción, pancipelao por partida doble y pazantito de vocación, me trasladó la propuesta de dar este año el pregón de la semana cultural. A Capi no puedo negarle nada, por la amistad, pero a los bornichos, después de cómo me acogen cada vez que vengo a Bornos, tampoco; ya desde la juventud, cuando recalaba por aquí con frecuencia buscando el aire de la sierra y las aguas del pantano -y como decía Marcial: “Disfrutar de los recuerdos de la vida es vivir dos veces”-, o quizás tampoco pueda negarles nada por ese gentilicio que nos une: pancipelaos.

Los gentilicios son un referente simbólico en la cultura de los pueblos. Son como el escudo de la bandera, como la marca imborrable dejada en la memoria de un territorio por el hierro al rojo de la tradición oral. Pancipelaos. ¿Saben ustedes con seguridad de dónde nos viene el gentilicio? ¿No? Los montellaneros tampoco lo sabemos. He leído en Cadizpedia, en el Diccionario Bornicho y en otros lugares, que según la tradición, los pazantes pancipelaos tienen la panza pelá de pasar por debajo de las alambradas de las fincas de Villamartín con oscuros propósitos. Cabe señalar que los de Villamartín a su vez son culiblancos, un colorido gentilicio que invita a pasar de puntillas sobre su origen. Muchos gentilicios encuentran su origen en la incuestionable y clásica envidia vecinal –un sentimiento arraigado en nuestra cultura hispana desde tiempos ancestrales-, pero el de pancipelaos entronca desgraciadamente, además, con las hambrunas cíclicas y cervantinas que han asolado nuestro territorio desde los tiempos de los turdetanos. Quién puede ser sensato, honrado y cabal con el estómago vacío y el pellejo pegado a los huesos.

En cuanto a Montellano, corre por ahí una versión ciertamente poética, basada en el supuesto heroísmo de nuestros abuelos, que sostiene sin ruborizarse que a los montellaneros nos viene lo de pancipelaos de los tiempos de la ocupación napoleónica, cuando los franceses asolaron el pueblo y lo dejaron perdido de cadáveres que luego los vecinos encontraban en los caminos hinchados y con la panza desnuda de vello, o sea, pelá. Esta versión generosa y fabricada del gentilicio demuestra únicamente otro carácter arraigado en la cultura montellanera o pazantita: el qué dirán. El disimulo. El que nadie sepa. Quémese la casa y no salga el humo. Mejor pasar por héroe que por villano. Pero por desgracia hay otras versiones del gentilicio. Los lenguaraces vecinos de Montellano dicen que somos pancipelaos por esquiroles, que tenemos la panza pelá de arrastrarnos por debajo de las alambradas de las fincas ajenas para ofrecernos a los señoritos durante las huelgas campesinas y revueltas salvajes del XIX. Una versión del gentilicio tan prosaica como la de Bornos, muy relacionada con lo que antes hablábamos del hambre cervantina.

Pero la versión más extendida y si cabe más humillante, sostiene que allí tenemos la panza pelá de subirnos a los chaparros a robar bellotas. Ya hay que tener hambre para porfiar el alimento a los cochinos, unos animales que hambrientos son más temibles y voraces que algunos conocidos bancos. Dice Pérez Reverte que la gente se mueve por hambre, que la historia de la humanidad la hace el hambre. Y lleva razón. Yo me atrevería a decir que parte de nuestra cultura actual también la hizo el hambre, un factor por desgracia fundamental de esa vida tradicional de nuestros pueblos, de ese rico acervo que hemos heredado y del que tan orgullosos nos sentimos; parte de nuestras costumbres, de nuestro modo de vida, de nuestra gastronomía más célebre, la condiciona la historia del hambre secular de los pueblos campesinos de Andalucía, entre ellos Bornos y Montellano, cada uno con su idiosincrasia. Más nos hubiera valido en ese aspecto habernos quedado sin herencia y ser unos incultos absolutos.

Se tiene por inculto, por cierto, al que carece de conocimientos, es poco refinado o anda falto de la debida educación... Al que no gusta de los libros, de las artes, de las humanidades… Al que carece de ilustración o formación académica en general. Craso error. Puede haber licenciados y gente “cultísima”, entre comillas, de mucho lustre y postín, incapaces de distinguir una tagarnina de un espárrago, un estornino de un zorzal, un ajofrito de un refrito, una cabrilla de un burgao o una chirigota de una comparsa. Serán doctorados en filosofía, en Historia o en Física Cuántica, pero también son incultos, porque ya decíamos que la cultura es entre otras cosas el conjunto de conocimientos, ideas y costumbres que caracterizan a un pueblo, a una clase social, a una época… y culto es el que domina ese conjunto de experiencias y saberes, y desde luego el que cultiva el espíritu y las facultades intelectuales, que de ahí nos viene la palabra “cultura”, de “cultivo”. Es por supuesto culto quien domina un conjunto de conocimientos que le permita desarrollar un juicio crítico, y será más culto o menos culto en función de la variedad de conocimientos que alcance.

Este concepto de cultura que hace cultos a nuestros pueblos y a la gente sencilla que los habita y que se encarga de transmitir saberes ancestrales de generación en generación, se devalúa generalmente en beneficio de ese otro concepto de cultura, también válido, que abarca al conjunto de conocimientos adquiridos mediante el desarrollo de las facultades intelectuales, la lectura, el estudio y el trabajo. Y focalizar el concepto “cultura” exclusivamente ahí nos lleva a una confusión garrafal: es más culto el que más títulos tiene, el que mejor habla, el que mejor domina una especialidad. Es más culto el abogado que el granjero, el ingeniero que el pastor, el ejecutivo que el campesino, el bróker de bolsa que el jardinero. Y no. No. Es más culto quien más facultades espirituales e intelectuales cultiva, no aquel a quien más potencia la industria cultural en las sociedades capitalistas modernas. No es más cultura ni exclusivo referente cultural aquel bien que la sociedad ofrece sujeto a las leyes de la oferta y la demanda de la economía moderna. La cultura es ese saco nuestro de viaje donde guardamos las creencias, la moral, las leyes, el conocimiento, el arte, las costumbres, los hábitos, las habilidades… Todo el patrimonio adquirido en el entorno familiar y social, que en el caso de nuestros pueblos es vastísimo.

Yo me siento orgulloso hoy de pregonar la cultura, y de pregonarla en un pueblo como Bornos, que tanta tiene. Los bornichos también deben sentirse orgullosos de haber tomado la iniciativa de vocearla a los cuatro vientos, de abrir su semana cultural con un pregón, aunque en este caso el heraldo sea modesto, porque pregonar la cultura es pregonar la herencia social, el modelo de comportamiento común transmitido por nuestros abuelos. Pregonar la cultura es también pregonar conocimiento.

Y no es que sea conveniente hacerlo, es que resulta necesario. En un mundo donde el protagonismo informativo es acaparado por el escaparate de la frivolidad cuando no por el cenagal de la corrupción y de la injusticia, se vuelve imprescindible hablar de cultura, sembrar cultura, transmitir cultura. Que yo sepa, son rarísimos los pueblos que la pregonan, y Bornos es uno de ellos, y de ese logro todos los bornichos deben sentirse orgullosos. Si todos los pueblos del mundo pregonaran y difundieran sus costumbres, sus raíces, valores y patrimonios culturales, el planeta sería memos xenófobo, nos conoceríamos mejor, seríamos más asequibles al prójimo y comprenderíamos al fin que en la pluralidad, en la diversidad y en el intercambio está la ganancia y la prosperidad.

Extender por el mundo la cultura con mayúsculas y el conocimiento humanístico y científico debería ser objetivo primordial de las naciones. El mundo debería estar lleno de maestros, de colegios, de universidades, de libros, de gente que transmitiera la cultura y el conocimiento a todas horas. Según la Unesco, 1.000 millones de adultos no saben leer ni escribir y 250 millones de niños son incapaces de descifrar una sola frase aunque hayan ido cuatro años a la escuela. La alfabetización, la culturización masiva de la especie humana, como el hambre cero, son imprescindibles para la evolución y deberían ser objetivo prioritario de los Gobiernos y de los poderes financieros.

El mundo moderno no existiría sin personajes como Giordano Bruno, Jan Oort, Newton, Edmund Halley, Einstein… Genios que en su día lo fueron porque tuvieron acceso al papel, a la tinta, a los libros, al conocimiento y a la cultura. Si hubieran deambulando por las calles ocupados únicamente en sobrevivir a diario habrían sido incapaces de transmitirnos su talento y sus conocimientos y el mundo sería hoy más triste, más atrasado y más gris. ¿Cuántos millones de superdotados como ellos estarán ahora mismo, en este momento en que yo pregono la cultura en Bornos, mendigando un jarro de agua en los desiertos subsaharianos sin saber siquiera lo que es un libro, un cuaderno, un pincel o un triste lápiz? ¿Sin que a su lado haya alguien capaz, aunque sea con la rama de un árbol, de dibujarle en la tierra la forma redondeada del planeta en el que vive? ¿Cuántos genios habrá, a esta hora, comidos de moscas, a punto de morir malnutridos en cualquier rincón del Asia Subdesarrollada? ¿Cuánto está perdiendo la especie humana por culpa de su avaricia, de su estupidez, de su desprecio y desinterés por transmitir el conocimiento y la cultura hasta el último rincón del mundo?

¿Se han parado un momento a pensar cuántos pintores, escultores y escritores magistrales, premios Nobel de Medicina, Física, Matemáticas, Astronomía o Química morirán sin haber pisado jamás una escuela, sin haber hablado siquiera con alguien parecido a un maestro? ¿O cuántos cientos de miles como Goya, Leonardo Da Vinci, Pasteur, Tesla, Edison o Graham Bell, morirán sin saber que la Tierra es redonda, que gira alrededor del Sol o que el astro plateado que los ilumina por la noche es un satélite que se mueve en torno al planeta? ¿O simplemente sin conocer su pasado, la historia de su raza o de su tierra? ¿Sin tener la oportunidad siquiera de ambicionar la posibilidad real de un mundo mejor? En tantos miles de años de evolución, el resultado son millones y millones de genios que la humanidad no ha llegado a conocer. De haber tenido todos ellos acceso al conocimiento y a la cultura en general, hace siglos que hubiéramos vencido al cáncer, resuelto el problema del hambre, desvelado incógnitas que hoy aún nos parecen indescifrables, hallado nuevas fuentes de energía, colonizado las estrellas…

Es vital para la especie humana valorar y transmitir el conocimiento, un valor que se adquiere más allá de la cultura de nacimiento, algo imposible de recibir si esta no lo facilita. Es vital que esa cultura de nacimiento se comparta y se difunda, cada tierra la suya, porque la grandeza de la especie humana y del mundo radica en la pluralidad, en la complejidad, en la diversidad. Difundir cultura obliga a compartirla y compartir cultura equivale a enriquecerse, a engrandecerse, a evolucionar. Por eso hoy tengo que sentirme orgulloso, muy orgulloso, de pregonar la cultura, de pregonarla entera y no por partes, en uno de los poquísimos lugares donde puede pregonarse: en este pueblo cercano al mío al que de joven venía a visitar el pantano y de mayor vengo a ver a los amigos, a charlar de cultura y a empaparme de ella.

Antiguamente los pregones eran anuncios que se hacían por las calles y plazas de viva voz, como una forma de publicitar las mercancías que los vendedores ambulantes traían a los mercados o vendían por las calles. Eran también actos donde se promulgaban asuntos de interés para la gente y celebraciones de nombradía. Los pregoneros anunciaban a la población las bondades de los productos, exaltaban sus cualidades y comunicaban con énfasis la pérdida de objetos por parte del vecindario, las oportunidades comerciales o cualquier otro asunto de interés. Eran oficiales públicos cuyo origen debemos buscarlo en los “praecones” romanos. En nuestra tierra los pregoneros han sido primos hermanos de los alguaciles y de los serenos. No era una práctica extraña que los pregoneros recorrieran los pueblos cercanos voceando noticias y anunciando eventos. Cada uno tenía su estilo particular, sus tonos de voz y sus modulaciones particulares dependiendo del contenido de la proclama.

Hoy le toca a este pregonero anunciar aquí la Semana Cultural de la Villa de Bornos, provincia de Cádiz, a 79 km de la capital, siendo el día 29 de mayo del año de nuestro Señor de 2016. Damas y caballeros, niñas y niños, bornichas y bornichos, pazantes y forasteros todos, sean bienvenidos al cálido, hospitalario y sin par pueblo de Bornos. Pasen y vean. Maravíllense. Miren y admiren. Desde hoy y durante una semana que les parecerá cortísima se extasiarán con las increíbles y mágicas actuaciones protagonizadas por artistas y talentos del más alto nivel y reconocida reputación, con espectáculos dignos de ser recreados en las más sonadas y relumbrantes ciudades del mundo. Pasen y vean, damas y caballeros. Es gratis. Contemplen la Semana Cultural de la villa de Bornos y divulguen por todo el orbe la devoción que este pueblo tiene a la cultura. Aguanten la respiración y sean testigos de los más originales y sorprendentes prodigios culturales.

Desde hoy podrán contemplar el Planeta Móvil de La Caixa, con proyecciones digitales dentro de una portentosa y fascinante cúpula hinchable que les producirá una sensación de inmersión total en el cosmos, tal como se vería en plena naturaleza sin la contaminación lumínica a la que el mundo moderno nos tiene sometidos. Allí disfrutarán de contenidos científicos sobre Astronomía y el mundo microscópico y se sentirán mágicamente transportados a las infinitas realidades del universo y de la micrografía.

Esta misma noche podrán dejarse mecer en los brazos de Orfeo disfrutando de la actuación musical del inigualable y mundialmente afamado grupo Orinoco, en el salón de actos del instituto El Convento, y desde mañana a mediodía podrán degustar en los distintos locales repartitos por las amenas calles de la villa los exquisitos manjares que los restauradores locales tendrán a bien ofrecerles durante el recorrido de la Ruta de la Tapa. Que Hestia, la diosa de la Cocina, y Bacco, el dios del Vino, inspiren fogones y paladares como inspiraron el espíritu de los creadores de esta ruta.

También a mediodía se impartirá una conferencia sobre voluntariado y cooperación internacional a cargo de la insigne señora doña Rosario Torres Ruiz, directora general de Participación Ciudadana y Voluntariado de la Junta de Andalucía. Por la tarde, en la sala de medios audiovisuales de IES El Convento, el erudito señor don Francisco Javier Moldes impartirá otra titulada “La Logia: crónicas de una ilusión”. Que Hermes Trismegisto, dios de la Oratoria, tres veces el más grande, inspire las palabras de ambos y temple sus ánimos para gozo de todos los que tengan la fortuna de acudir a escucharlos.

A las ocho, en el salón de actos del instituto, la compañía madrileña de títeres La Gotera en la Azotea, tendrá el gusto de representar la internacionalmente afamada obra titulada “La gallina churra”, quien cometió el grandísimo error de confundir al hijo de la culebra con una lombriz y darle un picotazo. Una entretenida obra llena de fantasía, colorido y diversión apta para todos los públicos. En principio. Que Dionisio, hijo de Zeus, dios del Vino y del Teatro, contenga el ímpeto de los alguaciles públicos y libre a estos humildes titiriteros de carteles escandalosos, de torpezas, de periodistas melindrosos y de los reales calabozos de la villa.

Ese mismo día, cayendo la noche, a las diez, actuará en el patio del instituto la mundialmente afamada banda musical Pan D’antié, que traducido al castellano significa “pan de anteayer”, cuyo grito de guerra es “Rumba de peleíta”. Un grupo de gran variedad instrumental con bases en el flamenco y en el rock. Lo mismo empiezan con una bossa nova y acaban en rumba al estilo ventilador que hacen bulerías por derecho y terminan con aires balcánicos. Arte puro bebido directamente en las más cristalinas fuentes de la inspiración. Que Orfeo, dios de la Música, hijo de Apolo y de Calíope, diosa de la Poesía, concedan inspiración, temple y acierto a estos artistas sin igual.

El martes por la mañana, en dos sesiones con explicaciones didácticas a cargo del erudito señor don Antonio Rodríguez Hidalgo, se procederá a una visita guiada al Tesoro Parroquial de Bornos, digno de ser conocido y admirado en el reino entero de España. A la salida de las sesiones, los bornichos y forasteros que hayan venido a los eventos podrán retomar la Ruta de la Tapa por las calles de la villa, pues de seguro sus paladares, aturdidos por la variedad de aromas, productos, colores y sabores, dejaron de catar el día anterior muchísimas sabrosas viandas y excelentes caldos de los prestigiosos y restauradores del municipio.

Por la tarde, en la sala de audiovisuales del instituto, el arqueólogo don Luis Aguilera impartirá la conferencia titulada “Desarrollo de los trabajos arqueológicos desde 1985 a 1990 en Carissa Aurelia”, antiquísima ciudad romana declarada bien de interés cultural en el año de nuestro Señor de 2004, situada entre este pueblo y el de Espera.

A las ocho en punto de la tarde, en el salón de actos del instituto, se representará la obra teatral “La luna pisa el teatro”, una obra que algún día será inmortal, basada en historias de amor, de la afamada compañía de estrellas Entretelas Teatro, de Arcos de la Frontera. De nuevo deseamos que la presencia de Dionisio, patrón del teatro, acompañe durante toda la representación a tan ingeniosos actores y al distinguido público asistente.

Una hora más tarde, en el salón de actos del instituto El Convento, tendrá lugar un recital de poesía inigualable a cargo de los inspirados vates don Cristóbal Barrero Gómez, don Antonio Carbellido, doña María Luisa Castro Sevillano, don Jorge Garrido García y doña Carmen Morales. El eco de versos portentosos retumbará en tan distinguida sala, en la memoria de los afortunados asistentes y en el aroma de esta primavera que adorna la mejor semana cultural del mundo. Que Apolo y las musas inspiren esa noche a los bardos y recordad, bornichos y forasteros todos: no digáis que, agotado su tesoro, de asuntos falta, enmudeció la lira: podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía.

A las diez de la noche, en el mismo salón de actos, se ofrecerá un espectáculo flamenco patrocinado por el Instituto Andaluz de la Mujer. ¿Cómo iba a faltar el flamenco en una semana cultural que es la envidia de las Andalucías? Esta manifestación artística de origen morisco, propiciada por el mestizaje cultural de una época donde se mezclaban musulmanes, castellanos, oriundos, gitanos y judíos, es la envidia del mundo conocido, imitada, en algunos casos hasta con acierto, incluso en la exótica tierra del Sol Naciente. En esta actuación no es preciso invocar el favor de los dioses porque hasta el mismísimo Apolo invoca a los duendes del flamenco para llevar a cabo sus conquistas amorosas bajo la plateada y redonda luna del Olimpo.

Al día siguiente, miércoles, día de la semana consagrado al dios de la Abundancia, la semana cultural abrirá con su segundo recorrido por el tesoro parroquial bornicho, enriquecido, como el anterior, con las didácticas explicaciones de don Antonio Rodríguez Hidalgo. Ninguna joya, de las muchas que tiene la villa, debe pasar inadvertida e inexplicada. Tesoros tiene Bornos, pero también cicerones que dejarán boquiabiertos a los forasteros que tengan la suerte de dejarse ilustrar por ellos.

A las doce en punto de la mañana se procederá a una visita guiada al castillo palacio de los Rivera, joya arquitectónica de origen árabe, restaurado en el s XVI y transformado en palacio de estilo plateresco. El visitante podrá disfrutar de su historia y pasear por los suntuosos y cuidados jardines decorados con árboles centenarios, fuentes y arrayanes, el único jardín andaluz de estilo renacentista, declarado monumento nacional. Damas y caballeros, entren sin complejos en esta máquina del tiempo que es el castillo palacio de los Rivera y déjense transportar al pasado y embrujar por la magia de los colores y los aromas. Sumérjanse en un tiempo habitado por sultanes, princesas, trovadores, dragones y hechizos. Este pregonero les garantiza que una vez allí, no desearán volver.

Mientras, para los semaneros más prosaicos, seguirá abierta la Ruta de la Tapa, donde los visitantes entrarán en el sorteo de diez premios si presentan el pasaporte de la ruta con un mínimo de quince sellos, incluyendo dos establecimientos de la periferia. Diez premios. Diez. El primero consistirá en cuatro bonos, cuatro, de 25 euros de vellón a gastar en cualquiera de los establecimientos participantes en la ruta. El segundo premio, en tres bonos, tres, también de 25 euros de vellón, a dilapidar en las mismas condiciones. Y el tercero, en uno solo del mismo importe. Los siete premios restantes, siete, consisten en visitas para dos personas a la mundialmente famosa fábrica de cerveza Cruzcampo, donde los premiados podrán catar sin mesura el dorado, espumoso y refrescante zumo de cebada que ha hecho universalmente conocida a la famosa cruz sevillana. Que Baco tenga compasión de los ganadores.

Ya por la tarde, cumplida la siesta, en la sala de medios audiovisuales del instituto, tendrá lugar la conferencia titulada “Patrimonio arqueológico de época romana en el pantano de Bornos. Investigar para difundir y proteger”, a cargo de los ilustres ponentes don José María Gutiérrez López, director del Museo Arqueológico de Villamartín y Juan José Díaz Rodríguez, profesor contratado del área de Arqueología de la Universidad de Cádiz, licenciado en Lengua Moderna, catedrático de bachiller de Lengua y Literatura, escritor y colaborador de TVE y Canal Sur.

Esa misma tarde veremos los premios del II Certamen de la Flor -¿puede haber un certamen con un nombre más  hermoso y propio de nuestra tierra?- y tres obras de teatro. Tres. “¡Anda mi madre!”, “El cerrojazo” y “Novio por Internet”, a cargo la talentosa compañía de actores de la Asociación de Mujeres La Esperanza, de Coto de Bornos, en el salón de actos del Instituto El Convento. Gratuitas por supuesto, trabajadas, geniales y aptas para todos los públicos. ¿Puede ofrecerse más en una sola tarde? Hay preguntas que ofenden, por supuesto que sí.

A las diez, en el patio del instituto El Convento, tras su paso arrollador por los afamados programas televisivos “Pequeños gigantes” y “Menuda noche”, tendrá el gusto de actuar para el distinguido público de Bornos y de los pueblos vecinos, nada menos que la afamada promesa de la música mundial y ya estrella y leyenda del cancionero español, el pequeño y enorme a la vez Ramón Campos, cuyo talento hará las delicias de todos aquellos que tengan la suerte de escucharlo. ¡Animo, Ramón! Afrodita, diosa de la música, dejará sus quehaceres ese día y estará a tu lado, inspirándote, como lo hace cada vez que actúas.

Si algún visitante de la Semana Cultural pensaba que el tesoro parroquial de Bornos podía disfrutarse y evaluarse en dos días, estaba en un error. Al día siguiente, a las once, a cargo de don Antonio Rodríguez Hidalgo, nueva visita guiada con explicaciones didácticas, y una hora después, a cargo de la empresa Fontanar, visita al convento del Corpus Christi, fundado por Per Afán de Rivera, primer duque de Alcalá de los Gazules, que hoy acoge al Instituto de Enseñanza Secundaria El Convento, el mejor lugar del mundo para transmitir cultura y conocimiento. Allí, entre otras muchas maravillas arquitectónicas, el visitante podrá admirar en la sala de medios audiovisuales, que antes fue sacristía, las lápidas de don Francisco Enríquez de Rivera y su esposa doña Leonor Ponce de León, el pozo para la noria, que suministra agua para el riego de los jardines cercanos y la zona de esparcimiento para alumnos, profesores y resto de personal del edificio.

A mediodía, este pregonero invita a todos los semaneros a echarse el callejero en el bolsillo y volver a hacer estación de penitencia por los muchos locales que configuran el recorrido de la Ruta de la Tapa. Damas y caballeros, niños y niñas, bornichos y forasteros todos, no dejen ninguno detrás. Cada uno de ellos es merecedor de su visita. No se arrepentirán de un viaje tan especial. Recuerden: Mesón los Olivares, Chiringuito el Embarcadero, Asador la Peña, Mesón el Tejar, Peña Cazadores, Cafetería Vaymar, Bar Vicente, Bar la Peña, Pub la Roca, Casa Pengue, Bar Titi, Tabanco de Paco, el Sitio de la Tapa, Bar Azuquita, Cafetería el Castillo, Bar er Kiki, Lo de María, Venta el Pinar, Terraza Piscina Municipal, Peña Bética, Los Jerónimos, Restaurante el Molino, Café Teatro, Bar la Esquina y todos los establecimientos que puedan encontrar en la ruta aunque no vengan en la guía. Que Mercurio, mensajero de los dioses y jefe de los viajeros acompañe a los semaneros durante todo el camino y vele por su salud en cada uno de los locales donde tengan a bien detenerse en estación de penitencia.

Por la tarde, en la sala de audiovisuales del instituto el Convento, se impartirá una conferencia de contenido especialmente sensible: “Refugiados sirios: labor del voluntariado internacional”, a cargo de don Daniel Pérez, doña María Luisa López y don Alejandro Ramírez. Un tema de actualidad sobre el que conviene estar informado y que pondrá de relieve el fundamental y desinteresado papel que muchas personas ejercen en el campo del voluntariado.

A las ocho, coincidiendo con el IV centenario de la muerte de Cervantes, se representará en el salón de actos del instituto su obra “El viejo celoso”, uno de los ocho entremeses de don Miguel, publicado por primera vez en 1615, un pequeño drama que nos ayudará a entender mejor los entremeses cervantinos. Y en el mismo lugar, la obra “Las aceitunas”, del inmortal Lope de Rueda, precursor de nuestro Siglo de Oro, escritor de comedias, farsas y pasos. Las obras estarán representadas por los mundialmente afamados actores de la compañía de teatro Sin Complejos, de Prado del Rey. Que san Ginés, patrono de los actores, les conserve muchos años el arte y la inspiración de la que hacen gala.

Y no podían faltar los cuentos en esta sensacional semana cultural de Bornos. El cuento, uno de los géneros literarios más difíciles de cultivar. Con ellos nos amenizará a partir de las nueve Jesús Gómez, quien va más allá, rizando el rizo, y nos acercará al microcuento o microrrelato, texto de dificilísima composición que narra historias de una manera tan condensada que requiere una inusual maestría para hacerlo. Y a las diez, “Noche de Carnaval” en el patio del instituto El Convento, con la actuación de la chirigota callejera de Sanlúcar de Barrameda Los Posturitas, quienes cerrarán con broche de oro, hasta que el cuerpo aguante, este apretado jueves cultural.

Y es menester aguantar porque el viernes se instala el multitudinario mercado medieval en la plaza del ayuntamiento. Pasen y vean, miren y admiren, damas y caballeros, grandes y chicos, bornichos y forasteros, semaneros culturales todos, cómo eran los mercados en la Edad Media. Paseen bajo los toldos de los mercaderes admirando productos y animales exóticos llegados a Bornos desde insospechados rincones del mundo, degusten los finos dulces y las insólitas viandas. Beban los excelentes caldos traídos de los lugares más recónditos de la península. Disfruten de los selectos perfumes, de las más finas telas, de los más delicados instrumentos musicales. Sumérjanse en un mundo habitado por dragones, brujas y fieras mitológicas, vengan a romper la barrera del tiempo a este lugar de leyenda que es el mercado medieval de Bornos.

A mediodía este pregonero les invita a regresar al siglo XXI y a volver a sumergirse sin complejos en la Ruta de la Tapa. Es imposible que hayan probado ya todas las excelencias de la cocina local: chuletas de cerdo al carbón con salsa del pazante, carne de toro, solomillo en salsa, cazón con tomate y medallones de patata, costillas en salsa, huevos glaseados, carrillada al oloroso con patatas pochas al Pedro Ximénez, croquetas de pescado, langostinos a la portuguesa con guarnición de arroz a la soja, filete de lomo a lo Chicote, filete de cabeza en salsa mostaqui con patatas vollaque, tapas al estilo de lo de María, solomillo a la pimienta con bocadito de patatas fritas, pollo en salsa escarchada, huevo con atún tun, albóndigas de bacalao en salsa, carrilladas, salmorejos, caracoles, tapas varias, ¿alguien ofrece más, damas y caballeros? ¿Hay en España una ruta de la tapa capaz de brindar al visitante semejante oferta de suculencias?

Ese mismo día, por la tarde, en la plaza de las Monjas, se ofrecerán actividades infantiles de toda laya que transportarán a los más pequeños a un mundo de creatividad, imaginación y fantasía, y el grupo de Saray Benítez ofrecerá una exhibición de zumba, esa disciplina enfocada a mantener el cuerpo saludable y a fortalecerlo y darle flexibilidad mediante movimientos de baile combinados con rutinas aeróbicas. Que Terpsícore, musa de la danza, inspire y acompañe a todos los miembros del grupo.

A las ocho, el distinguido público asistente tendrá la suerte de disfrutar con una exhibición del equipo GAP de Bornos y Villamartín. Glúteos, abdomen y piernas, dirigidos por su entrenador, el afamado gimnasta Antonio Manuel Rey. A esa misma hora, para los amantes del teatro, se representará en el salón de actos del Colegio San Fernando, la extraordinaria obra “Recuerdos”, por la afamada compañía teatral El Puente, del vecino pueblo de Villamartín. Suerte a atletas y figurantes y enhorabuena al público asistente.

A las nueve de la noche, en el patio del instituto El Convento, tendremos el gusto de disfrutar de una amena charla-debate-coloquio protagonizada por don Cristóbal Soria, Alfredo Duró y el comandante Lara. Una hora después, en las pistas deportivas del instituto, dará comienzo un incomparable festival de hip hop que será la envidia de toda la comarca. El hip hop, esta forma de autoexpresión que aglutina nada menos que a cuatro disciplinas artísticas y culturales: el rap, el DJing, el breaking y el graffiti, no podía faltar en esta grandiosa semana cultural de Bornos.

Y a las diez y media, en el Pub Teatro Café se rendirá tributo a un incomparable cantautor español, pintor, maestro de maestros, poeta canalla, funambulista del amor y del desamor, de la realidad más esquiva y cruel. Pongamos que hablo de Joaquín Sabina. En el mismo local, a las doce, el grupo musical D’arte pondrá el colofón a este apretado y mágico viernes cultural.

¿Puede pedirse más?  Sí. En Bornos, tratándose de cultura, siempre puede pedirse más. A las once de la mañana del sábado se retomarán las actividades infantiles en la plaza Paco Montera, y a esa misma hora, en el Estadio Luis Vega, arrancará el certamen de tiro con arco, una disciplina que encuentra su origen en el uso de esta arma como instrumento bélico y de caza. Es considerado el deporte más antiguo del mundo, remontándose a los anales de nuestra civilización, allá por el año 50.000 a.C. Sin duda Apolo, que era un virtuoso de la lira pero también del arco, inspirará el tino de los deportistas, que nos asombrarán a todos con el número de dianas y trofeos conseguidos.

A las doce habrá torneos en el Pabellón Polideportivo Municipal y entrará en la recta final, su penúltimo día, la apoteósica Ruta de la Tapa. Vayan contando los sellos de sus pasaportes y aspirando a los muchos y suculentos premios.

A las cuatro de la tarde del sábado, atraído por el público, los espectáculos y las viandas, hará acto de presencia en Bornos un batallón de Infantería de Línea de las fuerzas imperiales napoleónicas, acantonado en la vecina villa de El Bosque. Desfilarán por las calles del pueblo, marcialmente y en orden, como nos tienen acostumbrados los aguerridos fusileros de l’Armée du Midi. En la zona del Calvario tropezarán con una partida de patriotas armados, guerrilleros y paisanos pertenecientes a la Asociación Cultural Villa de El Bosque. Damas y caballeros, niños y niñas, pazantes y forasteros todos, vengan y vean el mayor encontronazo de la Guerra de la Independencia en la Serranía de Cádiz. Vibren de emoción regresando a 1812, cuando sus bisabuelos luchaban enconadamente por la soberanía de estas tierras.

Ya por la tarde, una vez diluido el fragor de los combates, la batucada Samba Wamba recorrerá las calles de la localidad siguiendo el ritmo trepidante y frenético de sus instrumentos de percusión. Niños y niñas, pazantes y foráneos todos, asuman el desafío de la alegría, acompañen a la batucada por dondequiera que vaya y bailen tras ellos contagiando de júbilo a los semaneros más tímidos.

A las nueve de la noche, y para templar el delirante ritmo de la batucada, se ofrecerá un concierto flamenco de la mano del maestro don Miguel Franco que estará acompañado por artistas de la talla de Patricia Figuereo, al baile; Anna Chirova, al piano; coros y palmas, Inma, Celia y Maite; al violonchelo, Andrea; a la guitarra, David; Fali, al laúd; al bajo Xumari y a la percusión, Antonio.

Por si este espectáculo no fuera suficiente para saciar la sed de cultura y alegría de esta villa sin par en la provincia, entre las diez y las doce, el centro del pueblo se verá invadido por artistas callejeros que desplegarán su grandioso espectáculo de animación “Arte en la calle”, todo un festival de creatividad digno de las más renombradas ciudades del reino. Y se celebrará aquí, en Bornos, para deleite de pazantes y forasteros.

Pero aún hay más en esta penúltima noche de semana cultural: a las doce, y como colofón final a este día tan pródigo en actos culturales y festivos, dará comienzo un brillante concierto de swing en la zona céntrica, con la internacionalmente conocida Wet Dog Band, que animará la estrellada noche bornicha con este popular y exitoso género musical tan popular en los años 30. Bornichas y bornichos, forasteros de todas las edades y sexos, atrévanse a balancearse al ritmo de esta música desenfadada y llena de buenas vibraciones. Déjense envolver por el mágico estilo que inspiró a mitos como Nina Simone, Bennie Goodman, Ella Fitzgerald y Louis Amstrong. Disfruten de este antídoto contra la tristeza, bébanlo por encima de sus posibilidades, bailen y sean felices hasta el amanecer.

El domingo por la mañana, los semaneros podrán disfrutar del mercado medieval y de las actividades infantiles en la plaza de San Francisco mientras hacen hora para asistir a la carrera benéfica Ciudad del Lago y a las originales actividades infantiles en la plaza de la Calvaria.

Para los amantes de los vehículos a motor, habrá un encuentro de coches personalizados en el camping de la localidad y a las doce, en la plaza de las Monjas, concentración y desfile de motos antiguas, organizada por la Asociación de Amigos de las Motos Clásicas Carissa. ¿Alguien da más? Pues sí, en Bornos sí, porque el extraordinario y generoso local “Lo de María”, ofrecerá a las dos una degustación de paella a todos los asistentes. Esto es solo para abrir boca, porque los semaneros que queden insatisfechos, cosa rara, pero puede darse el caso, siguen teniendo la Ruta de la Tapa a disposición de sus exclusivos paladares.

A las once se dará un concierto de piano a cargo de la virtuosa pianista doña Anna Chirova, en el incomparable marco de la Iglesia parroquial de Santo Domingo de Guzmán, frente al edificio del ayuntamiento, a un costado del castillo-palacio de los Rivera. Que santa Cecilia, patrona de la música, inspire a esta memorable artista que ya ha musicado en ocasiones anteriores, y con notable acierto, la Semana Cultural de Bornos.

Y para los amantes del ritmo trepidante, dos pasacalles tomarán poco después los populosos paseos de la localidad haciendo vibrar a los presentes con el sonido de sus instrumentos: la charanga En Armonía y la batucada Samba Wamba, íntegramente compuestas por profesionales de la alegría. Capacidad, entrega, instrumentación de lujo, pasión y júbilo garantizados.  

A las cinco, la academia de baile de don Diego Guijo, pondrá toda la carne en el asador con una extraordinaria actuación que hará las delicias de mayores y pequeños en el salón de actos del Instituto El Convento. Y a las seis, todos los amantes de la farándula tienen una obligada cita en el mismo lugar con los afamados actores de la Compañía Barraca Teatro, que representarán una singular obra llena de humor: “Se alquila”. Cuatro historias diferentes vistas a través del trabajador de una inmobiliaria que nos hará conocer a los distintos inquilinos que han pasado por una  misma vivienda. Teatro fresco, teatro canalla, teatro incómodo, teatro contestatario, teatro combativo contra los tiempos que corren, no apto para cursis ni melindrosos, altamente recomendable para el resto del público.

A las siete de la tarde, otra inigualable actuación del Comandante Lara. Arte, ingenio y talento a espuertas, y a las ocho y media, en el salón de actos del instituto El Convento, el acto de clausura de esta VIII edición de la Semana Cultural de Bornos que estoy teniendo la suerte y el placer de pregonar a los cuatro vientos. Una hora después, y como colofón de este mágico y apoteósico evento cultural, como corona luminosa y pirotécnica de un grandioso castillo de fuegos artificiales, el concierto del internacionalmente conocido cantautor Jesús Bienvenido.

Y por si todo esto les pareciera poco, los semaneros podrán disfrutar durante toda la semana de una amplia variedad de exposiciones en el Castillo-Palacio de los Rivera. En artesanía: “Miniaturas de Artesanía”, de don José López Parra; “Encajes de bolillos”, del Taller de Montaña Sánchez; “Forja Artística”, de don Francisco Peña; “Formas y troncos” de don Domingo Calvente. En pintura: taller de don Fructuoso Sañudo Soto y doña Lourdes Cuenca con “Pintura, patchwork y bisutería”. La gran exposición de cómic del Instituto Andaluz de la Mujer y la de fotografía de don Álvaro Gordillo. ¿Aún le sigue pareciendo poco al distinguido público de la sala? Pues hay más: “Colección de tazas antiguas”, de doña María Jiménez Rodríguez; “Litografías de cartas de amor de Pablo Neruda”, de don Miguel Barroso y doña María Ángeles Jiménez; “Coches en miniatura”, de don Casildo Orellana, y no podía faltar en un evento cultural de esta envergadura una exposición temática sobre don Miguel de Cervantes Saavedra, el genio de los genios, con motivo del cuarto centenario de su muerte.

Galantes caballeros, gentiles damas, distinguidas autoridades, pazantes, mercaderes, visitantes, curiosos y semaneros todos, alzo mi copa en un brindis por aquellos que harán posible con su esfuerzo desinteresado el lucimiento de esta monumental semana cultural. Nada de esto sería posible sin su afán y sin su amor a la cultura. Brindo por ellos y por todos ustedes. Que acudan a muchas obras de teatro, oigan muchas conferencias, disfruten yantando y bebiendo los productos y caldos de la tierra, embelésense con el flamenco y la poesía, trepiden de emoción con la música de los conciertos y los ritmos de los grupos callejeros y sean felices. Hoy domingo, 29 de mayo del año de Nuestro Señor de 2016, tengo el honor de declarar pregonada esta VIII semana cultural de Bornos. Salud, cultura, tiempo y libertad.

No hay comentarios: