martes, 31 de mayo de 2016

LA LOGIA: CRÓNICA DE UNA ILUSIÓN

LA LOGIA: CRÓNICA DE UNA ILUSIÓN

          No poca zozobra me produjo la llamada telefónica que el pasado 7 de abril recibí de Benito Gómez Rodríguez, mi primo político. Me ofrecía, nada menos, que ser el encargado de una ponencia sobre la logia del jardín de la Casa Palacio de los Ribera con motivo de la Semana Cultural de 2016, meritado por el grado de implicación personal que, según la comisión organizadora, había tenido en la reciente campaña de micro mecenazgo llevada a cabo para la obtención de fondos con destino a cubrir la aportación municipal del proyecto de restauración de este emblemático elemento arquitectónico.
          Momentáneamente, la inquietud me pudo. Sinceramente, soy persona, en el sentido benigno del término, acostumbrada a trabajar en la sombra y no me considero con virtudes suficientes para ser protagonista de nada. Tras unos segundos de duda, acepté.
          Tocaba pues, tomar una decisión sobre el contenido de la ponencia. Y opté por la crónica. Es decir, por una narración con la que seguir el orden consecutivo de los acontecimientos que nos han llevado hasta aquí.
          Después de más de cinco años estudiando, investigando y curioseando sobre el primigenio Castillo del Fontanar y, más tarde, Casa Palacio de los Ribera, al día de hoy todavía no me considero capacitado para realizar una exposición fundada sobre, para mí, el principal legado patrimonial del municipio de Bornos.
          He bebido de fuentes tan reputadas como las de Manuel Barra Rodríguez, Hijo Predilecto de la Villa de Bornos, los profesores, catedráticos y autores Esperanza de los Ríos Martínez, Vicente Lleó Cañal, Pedro García Martín, Carlos Martínez Shaw, Manuel González Jiménez, María del Carmen Álvarez Márquez, Antonio Sancho Corbacho, Alfonso Pleguezuelo Hernández, o el alemán Markus Trunk, cuyo obra “La Casa de Pilatos en Sevilla” he podido conocer gracias a la traducción que tan amablemente realizó para mí Almudena Real Romero.
          Si Manuel Barra en su trabajo Aportación a la historia de Bornos manifestó no ser especialista en estos temas que me son completamente ajenos, imaginaos que podría decir yo sobre mi propio conocimiento.
          Por ello, porque aun no estoy preparado, hoy no voy a hablar de la logia, ni del Castillo del Fontanar, ni de la Casa Palacio de los Ribera. Hoy, si lo me permitís, voy a hablar de una ilusión, entendida como sinónimo de esperanza, en su definición de “estado de ánimo que surge cuando se presenta como alcanzable lo que se desea”.
          Mis padres vinieron a Bornos en el año 1958. Ya vivían aquí mis tíos, los padres de mi prima Mari Carmen Ramírez. Él fue Interventor del Ayuntamiento de Bornos desde 1954 hasta 1959. Vivían en el Castillo. También vivieron en este edificio mis padres y ahí nació mi hermano Emilio.
Poco más tarde mis tíos marcharon a Ronda y mis padres se trasladaron a una vivienda en la Plaza de la Iglesia, hoy Alcalde José González, número 8. Allí nacieron Luis Miguel, yo mismo, y María Jesús, que en gloria esté. Un poco más tarde, ya en la calle Peña, vendría al mundo mi querido hermano Alberto.
          Mi infancia discurrió entre la Plaza y el Castillo. Aquí aprendimos juegos, cuyos nombres se han vuelto palabras moribundas: el romo, la monicha, la guardia, el contra, la mua, el chindi.
En este entorno transcurrían todos estos juegos. Aquí, con las rodillas casi siempre desconchadas, sufrí la rotura del labio superior con dos puntos de sutura practicados por el querido don Juan Vargas Lavajos, tras golpearme con el respaldar de un banco al final de una de las carreras que organizaba entre los chiquillos Francisco José Romero “el Núñez”, así como un golpe directo en la nariz en un simulacro de combate de boxeo, con resultado de cauterización de vena nasal, realizada por el mismo médico.
          Por aquel entonces, como en otras muchas, no había agua corriente en la casa de la Plaza de la Iglesia. Para el baño y la limpieza había agua de pozo, pero para beber y para la comida, teníamos que ir varias veces todos los días a llenar una garrafa al chorro de la alberca del jardín.
Luego vino la adolescencia y la juventud. En este mismo ambiente pude vivir primero las famosas charlas del merendero y, un poco más tarde, el noviazgo.
          El merendero era el centro neurálgico para la juventud de Bornos. Allí se congregaba gente muy dispar. Se hablaba, se opinaba, de todo. Como reseña anecdótica, se comentaba desde la posición de semitendido, no acostado, de Juan Antonio Caro, hasta cuestionar si era veraz que Manuel Rodríguez Macías, “El Mochuelo”, había ido corriendo sin pausa desde Bornos a Villamartín.
Aquí me van a permitir un inciso en este relato. Los azulejos que se alojan en los bancos del merendero tienen una gran importancia. Son azulejos de cuenca o arista elaborados en el siglo XVI. Entre 1530 y 1536, el primer marqués de Tarifa, Fadrique Enríquez de Ribera, encargó al taller sevillano de los Polido la fabricación de los azulejos para su Casa de Sevilla, popularmente conocida como Casa de Pilatos. El número y calidad de los azulejos fabricados por la familia Polido los dotaban de una gran excelencia y reputación. Sus trabajos no se limitaban a Sevilla, se suministraban a otros lugares de España y se exportaban a Portugal, encontrándose ejemplares conservados en Lisboa, Coimbra y Évora. Entre 1542 y 1544 fueron adquiridos azulejos de su taller para la Alhambra, concretamente para alicatados de alizares, reproduciendo el escudo y empresas del Emperador Carlos V, y azulejos de cuenca con motivo de casetones estrellados que adornan la sala de los Abencerrajes.
          De los dieciocho tipos de azulejos existentes en el Palacio edificado por don Fadrique en Bornos, sólo cinco no están presentes, a priori, en la Casa de Pilatos. Ello permite presumir que los Polido son los autores de la mayor parte de la fábrica de azulejos del palacio bornense. Además, en el banco situado en el noroeste pueden apreciarse hasta diez piezas de azulejos aún más antiguas, pues son realizadas con una técnica anterior, la de cuerda seca, que no hubiera podido localizar sin la inestimable colaboración de mi nieta Alejandra.
          Cuántas veces, al igual que otros muchos, esperé a mi novia, mi mujer desde hace 33 años, en este jardín.
          Quisiera resaltar que durante todo ese tiempo a mí nadie me contó o me explicó quién hizo el Castillo o el Palacio, su importancia patrimonial o la necesidad de conservarlo debidamente, y, sinceramente, no hace tanto que escuché por primera vez la palabra logia.
          Más de treinta años después de estos hechos, se despertó en mí un especial interés por este edificio. En principio mi curiosidad se centró en la leyenda epigrafiada que circunda los frisos del patio y me pareció entrever que aquí se contaba su propia historia. Así lo comenté con mi hermano Alberto. Hicimos conjeturas de todo tipo, tomamos fotografías y confirmamos que lo allí escrito revelaba un contenido esencial.
          Otro inciso, para dejar constancia de que en la década de los 90 fueron Alberto y sus amigos María José Sánchez Barra, Manuel Galiano Lozano y Gil Sierra Jiménez, los precursores, a través de la asociación ADETUR, de la promoción turística de Bornos y la puesta en valor de su patrimonio, teniendo en su haber, entre otras muchas actuaciones y eventos, la organización del cuarto centenario de la fundación del Convento del Corpus Christi, que con tanta brillantez se celebró en el municipio.
Invito a todos que destinen un poco de tiempo a la observación y podrán comprobar que en el friso del patio del Castillo, en aquello que resulta legible, está escrito: 
“En honor con esta Casa de Ribera, año de 490, mandó construir esta casa el señor don Francisco Enríquez de Ribera …………………….., año de 398 …………………, el señor don Per Afán de Ribera, Adelantado, Fundador de esta Casa de Ribera, el señor don Fadrique Enríquez de Ribera, su hermano, primer Marqués de Tarifa, así mismo adelantado, hijo de los ilustres señores don Pedro Enríquez, así mismo Adelantado, y de doña Catalina de Ribera, año de 519 en que embarcó en Venecia hacia Jerusalén ………………………………………”
          A partir de ese momento descubrí la Casa Palacio de los Ribera. Me dediqué a indagar, escudriñar, adquirir libros, planos, buscar contactos para saber, conocer, aprender, y, por qué no, aspirar a divulgar su importancia histórica, cultural y patrimonial.
          Una de las mayores satisfacciones de esta vivencia ha sido la cantidad de personas admiradas y admirables a las que he tenido ocasión de conocer y que en todo momento se han identificado con Bornos, con su patrimonio y, especialmente, con la restauración de la Casa Palacio.
          El Excmo. Sr. D. Ignacio de Medina y Fernández de Córdoba, Duque de Segorbe, Juan Manuel Albendea Solís, Director General de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, Javier Barbasán Camacho, Director de Conservación de la Fundación, y Rafael Manzano Martos, arquitecto, académico y profesor de Historia de la Arquitectura.
          Otras mucho más cercanas: el arquitecto Francisco González de Canales López Obrero, el restaurador Carlos Núñez Guerrero, mis compañeros Paco Rodríguez, Miguel Ángel Gómez, Álvaro Rodríguez, José Antonio Pastrana, Pepe Piñero, Rafael Hernández, Fernando López y, por supuesto, el arquitecto técnico José Ángel Muñoz.
          Mención especial merecen por su extraordinaria contribución los integrantes del Departamento de Agraria del IES El Convento, los profesores Paco García, Alberto Vilaro y Daniel Rodríguez.
Absorto en esta fase teórica, llegó un momento en que comenzó a prevalecer el pragmatismo. La degradación en que se estaba sumiendo el jardín, la logia y el edificio en general, invitaban a una actuación inmediata.
          Es así como se elaboró el primer proyecto: el de restauración de los jardines, que fue redactado por Paco González de Canales, siendo aprobado por la Comisión Provincial de Patrimonio por Resolución de fecha 5 de agosto de 2008.
          Este proyecto fue presentado públicamente en una jornada divulgativa que se celebró en el IES El Convento el día 25 de abril de 2012. Fueron ponentes los arquitectos José Luis Ortiz Ramos, Hilario de Francisco Ramírez y Francisco González de Canales, el profesor Eleuterio Calleja Marchal, la arqueóloga Esperanza Mata Almonte, y la Ingeniera en Agricultura Cristina Jarén Morilla. Este acto fue grabado íntegramente por nuestro malogrado amigo Manuel Sánchez Baizán, Manolo El Avión, quién donó su trabajo tanto al Ayuntamiento como al Departamento de Agraria, siendo utilizado por el mismo en su labor didáctica.
          En torno a este proyecto se propició una modificación del Convenio que el Ayuntamiento había suscrito en fecha 22 de diciembre de 2006 con el IES El Convento, ampliando las colaboraciones que en el mismo se contemplaban a posibilitar que el Ciclo de Jardinería y Ornamentación comenzase la ejecución del proyecto mediante la realización de prácticas en los jardines de la Casa Palacio, con un resultado que a día de hoy puede calificarse de excelente. Además, esto favoreció un especial interés del alumnado por realizar sus prácticas formativas en este jardín, habiéndolas llevado a cabo de forma muy satisfactoria los alumnos Sergio Morillo Sánchez, Francisco Jesús Orozco Rivera, José Antonio Guerrero Blanco, Manuela Pino Díaz, Jesús Abujas Moreno, Victor Manuel Pinto Coronil, Andrés Díaz López, José David Domínguez Armenta, Antonio Luis Garrido Marchán, Miguel Durán Rodríguez, Antonio Domingo González Sánchez e Iván Garrido Mancilla.
También ha colaborado con este propósito el Departamento de Metal mediante la fabricación de una cancela con material facilitado por el Ayuntamiento, por lo que corresponde dar las gracias al mismo y especialmente a Paco Enríquez.
          Después vino el Convenio con la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, firmado el 18 de marzo de 2013. La Fundación valoró muy positivamente el proyecto. El Convenio establecía un marco de colaboración en actividades de mutuo interés para las partes en campos como la restauración de la Casa Palacio de los Ribera, la promoción y difusión del patrimonio vinculado a la Fundación, la promoción de la investigación de los archivos integrados en el patrimonio de la Fundación y el fomento del estudio de sus fondos documentales.
          Igualmente en 2013 se firmaron convenios de colaboración con diversas empresas: Ropa Joven Andrés Piña, Borelec, José Pinto Castro, Ferretería y Remolques Rafaelín, Serviclima Xerez, Fransport, Construcciones y Reformas Hermanos Rodríguez Pinto, Hidrogestión, Gestiones Sierra de Cádiz, Manolo Avión, San Francisco Materiales de Construcción, Fernandez Pinto (Ferpin), Bar Vicente Oca, Cerámicas Lago y Grúas Barea. Mediante estos convenios las empresas ofrecían, y siguen ofreciendo, descuentos o fraccionamientos en la adquisición de suministros o servicios con destino a la restauración del jardín.
          Ya estaba concluido un primer proyecto para la restauración de la logia, pero la Comisión Provincial de Patrimonio estimó pertinente la realización previa de un estudio paramental en el que quedasen definidas las patologías que presentaba y las soluciones técnicas que debían aplicarse.
Al carecer de medios económicos para llevar a cabo este estudio, comenzamos a vender diversos productos promocionales: llaveros, bolígrafos, fotocerámicas, portanotas, camisetas y, el producto estrella, una reproducción cerámica de la roseta obrante en el friso de la logia.
          En estas ventas colaboraron activamente Víctor Manuel Castro Moreno, María José Jiménez Delgado, Israel Galindo Labrador, Patricia Ríos Rodríguez, Laura Márquez Garrido y Cristina Navas Fernández, estudiantes de diversas especialidades que por aquellos días realizaban sus practicas formativas en el Ayuntamiento y que fuera del horario lectivo, por iniciativa propia y entusiasmados con el proyecto, montaron puntos de venta en lugares donde se desarrollaban diversos eventos.
          Tras la firma de sendos convenios con la Universidad de Sevilla, en el mes de septiembre de 2013, un equipo de la Facultad de Bellas Artes compuesto por Carmen Rodríguez Godino, María Lucía Baena Osorno y María Candel Hernández, así como de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura integrado por Leticia Anaïs Reinoso Valentín, Teresa Muñoz Herrero y Francisco Javier Mora Ortiz, se trasladaron a Bornos para la realización del estudio paramental, bajo la coordinación del arquitecto Javier Méndez Izquierdo, y la dirección de Javier Barbasán Camacho, Director de Conservación de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli.
          Los ingresos obtenidos por la venta de productos promocionales permitieron financiar el alojamiento y manutención de este equipo de estudiantes, así como diversos medios materiales que debieron adquirirse, sin tener que acudir a la siempre debilitada tesorería municipal.
La inmejorable organización y división de los trabajos, la responsabilidad, el compromiso, la ilusión e interés de este equipo, resultó determinante. Tras largas jornadas de dedicación, concluyeron el Estudio Paramental, siendo informado favorablemente por la Comisión Provincial de Patrimonio el 27 de febrero de 2014.
          Debemos hacer mención en esta crónica a otro hito de interés: el concurso de ideas para la creación del logotipo de Bornos, fallado el 12 de febrero de 2014, del que resultó ganador el trabajo “Flor de la pasión”, presentado por Antonio Sánchez Baizán “Bai”.
El autor quiso ver una similitud entre la roseta del friso de nuestra logia con la passiflora, flor de la pasión, que crece en el jardín. Encuentra la semejanza en su parecido físico y en que tanto el elemento cerámico como la flor constan de diez pétalos. Esta especie fue importada del Nuevo Mundo a partir de 1492 y el jardín fue diseñado por Benvenuto Tortello entre 1569 y 1571, año en que se produjo la muerte de Per Afán de Ribera, primer Duque de Alcalá, que tuvo como consecuencia el cese de la actividad constructiva en su Palacio de Bornos. No parece mala conjetura que el arquitecto italiano se inspirase en la flor americana para realizar su diseño.
          En cualquier caso, este logotipo, debidamente registrado en la Oficina Española de Patentes y Marcas, está calando en el acervo popular y constituye un símbolo muy meritorio para el municipio.
Y hablando de méritos, consideramos muy satisfactoria la institución en el año 2013, a través de los presupuestos del Ayuntamiento, de la beca para la realización de estudios y trabajos relacionados con el jardín de la Casa Palacio, que en este año 2016 ha sido adjudicada por cuarta ocasión. Este incentivo, dirigido a alumnos y alumnas del ciclo de Jardinería y Ornamentación del IES El Convento, con una duración de seis meses, está dotado con una cantidad equivalente al salario mínimo interprofesional vigente en cada ejercicio. No sólo consiste en la realización de los trabajos propios de la jardinería si no, como así consta en las bases de la convocatoria, en la ejecución de un ejercicio formativo que se traduce en la presentación de una memoria sobre todo aquello que llevan a cabo, en la que deben incluir aspectos críticos sobre el proyecto, así como propuestas de mejora.                   Nuevo capítulo de agradecimientos para Diego Perea Olmo, Juan Manuel Salas Jurado, Amparo Matos Álvarez y Miguel Durán Rodríguez que, tras superar la correspondiente selección, se hicieron acreedores de esta beca y cumplieron, o cumplen, como es el caso de Miguel, satisfactoriamente los objetivos marcados.
          Volviendo al Estudio Paramental ya aprobado, quedaba incorporar las conclusiones del mismo al proyecto de restauración de la logia. Para ello nuevamente se pone a disposición del Ayuntamiento el arquitecto Paco González de Canales. Enterado del asunto, ofrece su colaboración desinteresada el arquitecto técnico José Ángel Muñoz Pozo, a fin de preparar las mediciones, presupuestos y estudio de seguridad y salud laboral.
          El proyecto es aprobado por la Junta de Gobierno Local en sesión de 15 de diciembre de 2014, el cual contiene público agradecimiento a los firmantes del mismo por su cesión a título gratuito. El proyecto fue remitido a la consideración de la Comisión Provincial de Patrimonio en fecha 19 de diciembre de 2014. El presupuesto de la actuación ascendía a 129.913,45 euros.
          Con todos estos antecedentes, en el Boletín Oficial del Estado de 27 de noviembre de 2014 se publica la convocatoria del programa 1,5% Cultural del Ministerio de Fomento.
          Para el caso del patrimonio de las entidades locales, esta subvención cubre el 75% del proyecto, correspondiendo al Ayuntamiento la aportación del 25% restante.
          El Ayuntamiento presentó su solicitud en fecha 23 de diciembre de 2014, recayendo resolución provisional favorable el 30 de julio de 2015.
          Entre los documentos que debían remitirse al objeto de conseguir la resolución definitiva se encontraba el informe favorable de la Comisión Provincial de Patrimonio. Pero, a pesar de haberse solicitado en diciembre de 2014 y reiterado en no pocas ocasiones, resulta que aún no se había recibido en el Ayuntamiento. Subsanada esta cuestión, se obtuvo la autorización del organismo provincial en fecha 5 de octubre de 2015 y pudo enviarse toda la documentación al Ministerio de Fomento, recayendo resolución definitiva en fecha 18 de diciembre de 2015.
          Pero, ¿de dónde sacaba el Ayuntamiento 32.478,36 euros?
          Es aquí cuando aprendimos, al menos yo, un nuevo término: crowdfunding, en español, financiación colectiva o micromecenazgo.
          En el Presupuesto de ingresos del Ayuntamiento de Bornos para 2015 se incluye la partida 780.01 bajo el título “Campaña mecenazgo, aportaciones voluntarias obra restauración Logia Castillo”, por importe de 32.478,36 €, así como la 720.01 “Estado, subvención restauración Logia Castillo”, por 97.435,09 euros.
          Y llegó la campaña. El Ayuntamiento alojó la misma en la plataforma “todos a una crowdfunding”, propiciada por la Asociación Hispania Nostra, una asociación de carácter no lucrativo, declarada de utilidad pública, cuyo objetivo es la defensa, salvaguarda y puesta en valor del Patrimonio Cultural y Natural español, en el ámbito de la sociedad civil. Desde hace 40 años, esta asociación defiende el Patrimonio Cultural en toda su integridad conceptual y geográfica y desarrolla su actividad a través de numerosos programas y publicaciones. Por cierto, esta Asociación tiene previsto realizar su Asamblea General de 2017 en la provincia de Cádiz, teniendo en estudio la inclusión del municipio de Bornos en sus actividades, por cuanto ha valorado muy positivamente el resultado de la campaña que hemos llevado a cabo.
          Se trataba de obtener la aportación municipal en un período comprendido entre el 21 de octubre y el 14 de diciembre de 2015. Hubo que aumentar el importe inicial hasta los 34.700 euros, a fin de incluir los gastos por comisiones que debían percibir tanto la plataforma de pago por Internet PayPal, como la Asociación. No creo que ningún acontecimiento, noticia o evento local haya tenido más repercusión mediática que esta campaña, mereciendo especial mención por su contribución a esta finalidad mi compañera, Licenciada en Periodismo, Maribel Santana Gamero.
          El día 21 de octubre de 2015, bajo el titular “Bornos recurre al crowdfunding para recuperar el Palacio de los Ribera”, esta iniciativa apareció en Europa Press, ABC, La Información.com, Andaluces.es, El Economista, La Voz Digital, Revista Andalucía, Gente Digital, Te Interesa, 20 minutos y El Día.es.
          Bajo el título “Inician una campaña para recaudar fondos para la logia renacentista” se publica un artículo en Diario de Cádiz el 23 de octubre. El 27 de octubre La Sexta emite el espacio “Crowdfunding desesperado para salvar el palacio de Bornos”. El 27 y 28 de octubre Canal Sur TV se hace eco de la iniciativa en sus informativos. El 4 de noviembre, Andalucía Directo de Canal Sur TV realiza en directo un especial sobre Bornos rodado íntegramente en la logia. Ese mismo día tiene lugar una entrevista en directo con el Alcalde en Canal Sur Radio. El 6 de noviembre Gente de la Sierra dedica un especial a la campaña. El 11 de noviembre Noticias Locales publica el titular “Primeros apoyos de famosos a la campaña para restaurar la logia”
          Como no podría ser de otra forma, un buen amigo se sitúa en escena: Manuel Castro Gutiérrez, “El Mirlo”. Este hombre, la persona más cabal que conozco, involucró en la campaña a los toreros Luis Parra “El Jerezano” y Jesulín de Ubrique, de los que obtuvo, respectivamente, un chaleco y un capote, para organizar una rifa. También consiguió una vidriera elaborada por el paisano Manuel Fernández Pérez, “Peñaflor”, con la que se realizó un sorteo.
De la colaboración de Parra y Jesulín se hicieron eco los medios Noticias Locales el 27 de noviembre y, al día siguiente Diario de Cádiz.
          Destacable también es la aportación del grupo Saurom que a través de uno de sus fundadores e integrante Narci Lara, dona un CD firmado por los miembros del grupo, que se subastó en eBay y se adjudicó a un donante de Santa Cruz de Tenerife por 60 euros. Para poner todo esto en la plataforma de subastas contamos con la ayuda de José Galiano.
          La empresa Bydrone, localizada en Antequera, realizó de forma desinteresada un video promocional de la campaña que cuenta con cerca de ocho mil visualizaciones en el canal Youtube.
No menos importante, es la puesta a disposición de la campaña de un bello cuadro de la logia, obra de la pintora Inma González Blanco, que fue depositado en el Ayuntamiento el 28 de noviembre de 2015, en presencia de otros dos buenos amigos: Manuel Herrera Sánchez, su marido, y Miguel Barroso Toledo. Querida Inma, previo pago de su precio, por supuesto, tengo el honor de tener colgado ese cuadro en lugar preferente del salón de mi casa.
          Y, para complicarnos un poco más, El Mirlo organiza un festival flamenco. En principio iba a celebrarse en Prado del Rey, pero al final tuvo lugar en la sede de la Peña Cultural Flamenca “La Alegría” de Bornos. Se contó con la presencia de Chiriva del Valle, Carlos de Bornos, El Cachorro, Carlín de Bornos y Carmen de Luciano. A la guitarra estuvieron Miguel Chamizo y Abraham Armario. Por cierto, también actuó y tuve el honor de conocer a Jerónimo Raposo Zarco, “Momi de Cádiz”, persona de conversación más que interesante que ha viajado por medio mundo y que no deja de mencionar allá donde va, que su primer éxito tuvo lugar en Bornos, cuando resultó ganador de la edición del concurso organizado por la Peña Cultural Flamenca “La Alegría” de Bornos celebrada en el año 1989. Deberíamos invitarlo a Bornos, ya no solo para hablarnos de flamenco si no para explicarnos cómo ser un buscavidas, en su segunda acepción: persona diligente en buscarse por cualquier medio lícito el modo de vivir. La recaudación del festival ascendió a 1.155 euros.
          Noticias sobre el festival flamenco se publican en Diario de Cádiz el 28 de noviembre y en Noticias Locales el 10 de diciembre.
          No quedó al margen de esta iniciativa una persona muy preocupada por nuestro patrimonio: don Luis Piñero Carrasco, párroco de Bornos, quien pidió a sus feligreses en no pocas ocasiones la colaboración con la recuperación de la logia.
          El transcurso de la campaña, sinceramente, fue bastante estresante. Parecía que todo iba demasiado lento, que no llegábamos. El sistema de pago PayPal no está muy extendido y casi todos los donantes optaban por ingresar sus aportaciones en las cuentas que el Ayuntamiento habilitó en Caixabank y en Caja Rural del Sur. Por condicionantes de la plataforma, esos ingresos en cuenta debían traducirse en pagos por PayPal, por lo que todas las mañanas debían transferirse a este medio. Total, unos dos minutos por operación, fuesen de 10 o de 100 euros.
          Pero en los últimos días todo cambió. Un ímpetu colaborador se apropió de todo esto. No dábamos abastos para subir tantas y tantas donaciones. Llegado el domingo 13 de diciembre, penúltimo día de de la campaña, sobre las 11 de la mañana, como muchos otros domingos en los últimos meses, salí para llevar a mis padres a misa de doce y media a la ermita del Romeral de Arcos de la Frontera. A esa hora la plataforma presentaba donativos por importe de 33.090 euros. Sólo faltaban 1.610 euros.
          Terminada la ceremonia religiosa, ese día no me entretuve mucho más y regresé a casa con premura. Tenía un presentimiento y tenía que verificarlo. Efectivamente, lo habíamos conseguido. Llamé al Alcalde, Hugo Palomares, y al Concejal de Hacienda, Raúl Sánchez, que, sinceramente, se habían volcado desde el principio en la campaña, y les comuniqué que aunque en la plataforma no figuraba aún, con lo ingresado en las cuentas habilitadas ya se superaba la cantidad prevista.
          Eran solo tres ingresos. En condiciones normales no me hubiera llevado más de seis minutos. Veinte minutos empleé en el trámite. Delante del ordenador, mi mano derecha temblaba sobre el ratón. Y ello porque en aquellos felices momentos se me metió en la cabeza el recuerdo de dos grandes amigos que dieron tanto valor a nuestro trabajo y que no pudieron participar de su solución: Romualdo Rodríguez Garrido y Manuel Sánchez Baizán, a los que tanto quería.
          Y se consiguió. La recaudación final fue de 36.130 euros, un 104,12% de lo solicitado. Se ha demostrado que, una vez más, la participación ciudadana y el voluntariado son la base del desarrollo social. La campaña de micro mecenazgo ha dado luz a las ilusiones de todo un pueblo. Cuatrocientos veinte donantes, entre los que se encuentran 34 empresas y 18 entidades y asociaciones han contribuido a este éxito. Justo es destacar, por su importe, las aportaciones de la Diputación Provincial de Cádiz, la Asociación de Padres y Madres del Colegio San Juan de Ribera, Caixabank y Sevirama. Esta última tiene especial mérito porque se trata de una empresa que no tiene intereses económicos en la localidad, pues su actividad se desarrolla íntegramente en la ciudad de Sevilla, dedicándose a itinerarios turísticos en autobuses panorámicos, pero que cuenta en lugar preferente de su plantilla con otra paisana: Charo Girón, viuda de Romualdo, que supo ganarse a su jefe para realizar un importante donativo. No obstante, todas las aportaciones deben valorarse muy positivamente pues a fin de cuentas cada uno da en función de sus posibilidades.
          Del buen fin de la campaña se hicieron eco Diario de Cádiz el 15 de diciembre, bajo el título “Logia, objetivo conseguido”, así como Cadena Ser en “Hoy por Hoy” el 17, y Canal Sur Radio y Noticias Locales el 18.
          La culminación de esta repercusión mediática se produjo el 20 de diciembre de 2015 en Diario de Cádiz. En primera página, el prestigioso periodista Tano Ramos titula: “El rostro italiano de Bornos. Una colecta salvará la logia renacentista del palacio de los Ribera. Y en el interior, dedica una doble página a color bajo el epígrafe: “El renacimiento de Bornos”, “El municipio recupera su pasado renacentista, la logia del siglo XVI, mediante el micromecenazgo, que implica a los vecinos en la construcción del futuro”.
          Previa tramitación del expediente de licitación, la empresa seleccionada para la ejecución de la obra ha sido Arte Conservación y Restauración, S.L. (ARTYCO), con la que se firmó el contrato el 9 de mayo y el acta de inicio de obras el 25 del mismo mes. El precio de la adjudicación ha sido de 122.118,64 euros.
          Voy concluyendo, pero antes quisiera informar que tenemos otros dos proyectos en marcha: uno, ya concluido e incluso aprobado por la Comisión Provincial de Patrimonio, para la restauración de la fuente de mármol del patio, cuyo presupuesto de contrata es de 10.758,78 euros.
          Y el otro, mucho más ambicioso, que es el de consolidación estructural y restauración del claustro, que está prácticamente finalizado.
          Tenemos también otra oportunidad para conseguir la recuperación de ese pasado renacentista al que hacía referencia Tano Ramos, y que el humanismo y la cultura vuelvan a Bornos para quedarse. Se trata de la celebración del V Centenario del Peregrinaje a Jerusalén de don Fadrique Enríquez de Ribera, inmejorable ocasión para multiplicar la Semana Cultural y convertirla en un Bienio Cultural que comience el 25 de noviembre de 2018 y finalice el 20 de octubre de 2020, coincidentes con los días de partida y regreso del Marqués. Para ello el Ayuntamiento creó un Consejo Sectorial como instrumento de participación ciudadana para la preparación de este evento, en el que se integran las asociaciones vecinales del municipio y del que han confirmado su deseo de formar parte del mismo la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía, las Universidades de Cádiz y Sevilla, el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico y la Diputación de Cádiz.
          Al principio de esta exposición mencioné la carencia informativa que las personas de mi generación hemos recibido sobre la importancia patrimonial que contiene el municipio de Bornos. En nuestras manos está corregir esta situación. No solo se trata de la restauración y puesta en valor de la riqueza cultural y arquitectónica, sino de transmitir a las generaciones futuras la necesidad e importancia de su conservación.
          Sobre ello viene al caso un pasaje del capítulo V del Quijote, en el que bajo el título “De la discreta y graciosa plática que pasó entre Sancho Panza y su mujer Teresa Panza, y otros sucesos dignos de feliz recordación”. En una conversación en la que Sancho intenta convencer a su mujer de las bondades de una nueva aventura con su amo Don Quijote, dice: “Mira Teresa, siempre he oído decir a mis mayores que el que no sabe gozar de la ventura cuando le viene, que no se debe quejar si se le pasa; y no sería bien que ahora que está llamando a nuestra puerta se la cerremos: dejémonos llevar deste viento favorable que nos sopla”
          Queridos amigos y amigas, Bornos tiene delante de sí esa ventura, ese viento favorable. Por favor, no dejemos pasar esta oportunidad.
          No quisiera terminar sin mencionar a los alcaldes, mis jefes, bajo cuyos respectivos mandatos han tenido lugar los hechos aquí narrados: Fernando García Navarro, Juan Sevillano Jiménez y Hugo Palomares Beltrán. Y hasta aquí esta crónica. Quedo a disposición de la organización de la Semana Cultural por si tiene a bien que el próximo año comparezca de nuevo para, en esa ocasión, disertar sobre las logias que Benvenuto Tortello diseñó y, parcialmente ejecutó, por encargo de Per Afán de Ribera, primer Duque de Alcalá, en el jardín de la Casa Palacio de los Ribera.
          Muchas gracias.
          
          Bornos, 30 de mayo de 2016
          F. Javier Moldes González

          Semana Cultural

No hay comentarios: