sábado, 11 de marzo de 2017

Un verano en Bornos. Carta Vigesimoséptima (III)




",.. y no haya en los labios de los hombres un elogio siquiera para la buena madre de familia, el tipo mas heróico, mas respetable, mas simpático y mas ideal de la humanidad, que queda desapercibida como la bendita espiga en los campos de batalla. iAy, Teresa, el corazon de sus hijos debe indemnizar á las madres de la pueril indiferencia con la que el mundo lás ve cumplir su grande y noble mision!..."






















No hay comentarios: