lunes, 20 de febrero de 2017

Un verano en Bornos. Carta decimoséptima.



"... prima mia, porque te repito, por centésima vez, que no cambiaré nunca mi dulce estado de soltero por la avasallada y pesada condicion de casado; la madre que enferma, el niño que llora, el ama que riñe, la suegra que mangonea, la cuñada que chismea; ¿habrá hombre que voluntariamente se meta en esa guinea?..."









No hay comentarios: