viernes, 17 de febrero de 2017

Un verano en Bornos. Carta decimoquinta (I)


"...Si hubiese traido al matrimonio los doscientos mil duros que prometió su padre, casada conmigo, de nada habria carecido; pero por desgracia habiendo éste quebrado y tenido la indelicadeza de ocultármelo, quedariamos atenidos únicamente á mi sueldo, con el que no podria yo proporcionarle carruage, cocinero francés, palco, en fin, aquel lujo al que está hecha, y esto seria para mí muy amargo..."

No hay comentarios: