lunes, 23 de marzo de 2015

Bornos, su antigüedad, su nombre, su historia. (XXI)

BORNOS
SU ANTIGÜEDAD, SU NOMBRE, SU HISTORIA(XXI)
SIGUEN LOS PROBLEMAS DE DON JUAN DE RIBERA
         Al poco tiempo de marchar, al paciente Don Juan de Ribera se le presentó un grave problema, porque, antes de un mes, todas las religiosas que habían tomado el hábito, marcharon a su Convento de Sevilla, sin que exista, al menos en los archivos documentales de Bornos o de la Casa Ducal documentación alguna que podamos ofrecer de los motivos de tan precipitado abandono.
San Juan de Ribera.
Óleo Parroquia de Bornos
            Pero ya que estamos tratando de la conexión que hubo entre los dos Monasterios, no estaría de más hacer una referencia sobre el de Las Dueñas de Sevilla y, para ello, nos valemos de  la historiadora sevillana Mercedes Borrero Fernández, de la Universidad de Sevilla. Dice que por destrucción del Monasterio, el año 1868 a las 5 de la tarde las monjas salen del de Las Dueñas, iniciando un doloroso peregrinar por los Conventos sevillanos, que les dieron albergue temporal  hasta el año 1912, en que ingresaron en el Monasterio de Santo Domingo de Silos de Toledo. Se desveló entonces que con ellas, llegaron a dicho lugar todos los documentos que poseían, entre los cuales, es lógico pensar, que estarían los concernientes a su estancia y abandono del Monasterio de Bornos.
            Seguimos con el problema que tenía Don Juan de Ribera con el cierre temporal del Monasterio de las Clarisas de Bornos. Enterado el Arzobispo  de lo ocurrido, hay que suponer que para él era muy difícil dar solución a este problema a más de 700 Kms. de distancia y por otra parte, dadas sus obligaciones tampoco podría hacer otro viaje a Bornos.
            La gestiones tardarían, pero no tuvo más remedio que ponerse en contacto epistolar con el Obispo de Cádiz, del que consiguió un permiso especial para que viniera a Bornos un grupo de monjas de Alcalá de los Gazules en este mismo año de 1597.
            Hemos tenido acceso a un documento sobre este traslado, que conservo, gracias a M. Barra.
           
Dice así refiriéndose a las monjas que llegaron a Bornos: "…de Alcalá de los Gazules, Doña Isabel de Roa, Doña Catalina Ginés, Doña Inés del Arco y Dª Juana Reynoso, más propias (que las de Las Dueñas) para fundadoras de este Monasterio, por ser del mismo hábito de Clarisas y de un convento que pertenecía al propio Estado del Duque de Alcalá….(sigue) Al poco tiempo el Convento de Alcalá pidió a Doña Isabel de Roa. Las otras tres permanecieron y murieron en ésta con el honor y lauro de fundadoras".
            Hasta el año 1970 que se cerró el Monasterio, es decir, a los 230 años de su fundación, ocurrieron unos hechos que, aunque publicados con anterioridad, conviene repetirlos por ser de extrema importancia para Bornos.
            El edificio estaba en  ruina y así lo hizo saber la Comunidad al Arzobispado de Sevilla que, mediante visita del Vicario general, decretó la salida de las monjas a otros conventos de la orden, hasta tanto se buscase una solución y pudiera habitarlo otra Comunidad. Las personas que por nuestros contactos con las monjas, sabíamos del estado del edificio, comprendimos que lo ordenado a las monjas era un viaje sin retorno y que el Monasterio nunca volvería a albergar ninguna Comunidad.
            Nada más recibir la orden del Arzobispo, y tal como se lo hicieron saber, la abadesa escribió una carta al Párroco de Bornos y Capellán del Monasterio, en aquel entonces Don Juan Gómez Román, que reproducimos:

Convento de Santa Clara,
de Alcalá de los Gazules.
            "Por indicación del Excmo. y Revmo. Señor Cardenal de Sevilla se hace entrega para su custodia en el día de hoy 1º de Octubre de 1970, al Sr. Capellán de este monasterio del Corpus Christi de Bornos, Don Juan Gómez Román, y por el tiempo que la comunidad permanezca ausente, las siguientes reliquias del Fundador de este Monasterio, San Juan de Ribera:
            "-Un Cáliz, Copón y Custodia. De plata sobredorada                           y de gran valor artístico.
             -Un guante que perteneció al Santo.
             -Una carta manuscrita del Santo a la Comunidad.
            -La Bula plomada de Clemente VIII

            Dios guarde a Vd. muchos años
            Bornos 1 de Octubre de 1970
            Fdo.-Sor Mª Aránzazu Acha. O.S.C. (Rubricado)
           
En contra de lo ordenado por el Cardenal Arzobispo de Sevilla, en cuanto a los objetos de valor que hemos relacionado, incomprensiblemente, a pesar de la existencia de la carta dirigida al Párroco y capellán Don Juan Gómez Román, nunca llegaron a su poder, porque con su aquiescencia y consentimiento, para lo cual no tenía poder ninguno, permitió que las monjas se los llevaran y depositaran en el Convento de Clarisas Regina, de Sanlúcar de Barrameda, donde permanecen desde entonces, a pesar de las gestiones efectuadas pasados algunos años, para su devolución. En el capítulo XIX están publicadas fotografías de la Custodia, Cáliz y Copón
            Lo cierto es que en Bornos y en aquellas fechas nadie se preocupó de reclamar lo que era patrimonio del pueblo.
            El que esto escribe, por azar del destino, pues entonces no residía en Bornos, presenció que en un camión, aparcado en la puerta del Monasterio, se estaba cargando todo el mobiliario del mismo, incluso las campanas que, evidentemente, como el edificio, eran propiedad del fundador. Al ver este movimiento, lo comunicó a las autoridades civiles, (por no encontrarse el párroco en Bornos) que eran las únicas que podían haber detenido aquel expolio.
            Larga conversación pero les faltó el poder decisorio, y algo más, para dejar en suspenso las pretensiones de la Comunidad.
            Nos permitimos, a nuestro criterio, dar a conocer los culpables de este infame despojo, cuyos objetos muy posiblemente no vuelvan más a nuestro pueblo.
            1º.- El Párroco y Capellán D. Juan Gómez Román   que era el depositario de tan valioso ajuar sagrado que nunca llegó a su poder.
            2º.-Las Autoridades civiles (el Ayuntamiento), a las que hubiera sido       fácil detener el expolio.
            3º.-El Arzobispado de Sevilla, que debería haber    tenido noticias por su Párroco en Bornos de que se había cumplido su mandato.


A. RODRIGUEZ HIDALGO (CONTINUARÁ)


No hay comentarios: