viernes, 20 de marzo de 2015

Bornos, su antigüedad, su nombre, su historia (XVIII)


BORNOS
SU ANTIGÜEDAD, SU NOMBRE, SU HISTORIA(XVIII)
Don Perafán de Ribera III

DON PERAFÁN DE RIBERA III
            Comenzaremos su biografía por detallar los títulos que poseía, todos de su linaje y sólo uno concedido a él mismo:
            XIX Señor de la Casa de los Ribera
               II  Marqués de Tarifa
              VI  Conde de Los Molares
             VII  Adelantado Mayor de Andalucía
                I  Duque de Alcalá de los Gazules
                   Virrey de Nápoles y Cataluña, concedido por Felipe II.
            Es el personaje de la Casa de Los Ribera y los Enríquez que más hizo por Bornos y el pueblo así lo creía, después de ver su comportamiento.
            Hasta en la actualidad es así. Son pocas las personas de Bornos que conocen algo de la Historia de la Casa Ducal, pero quizás por instinto saben que el más importante fue éste que ahora tratamos. Hasta tal punto que incluso en Los Carnavales le dedicaron alguna coplilla poniendo de manifiesto sus dotes de estadista.
            El caso es que la vida de Don Perafán, como la de los personajes que le precedieron en el gobierno de sus posesiones, desde Don Francisco Enríquez de Ribera, se desarrollaba entre Sevilla y Bornos.
            Llevaba poco tiempo viviendo en el Palacio, cuando decidió que tenía que crear un jardín renacentista, que sustituyera al que existía, no adecuado para el palacio.
            Pero en esos días recibe una misiva para que se presentara ante el Rey Don Felipe II. En el  virreinato de Nápoles, en aquellos momentos vacante, había que nombrar un Virrey y Don Felipe II había pensado en él. En estos casos de alta política no hay excusas que valgan, así que Don Perafán, sólo tuvo tiempo de dejar en buenas manos sus posesiones y hacer testamento, como veremos más adelante.
            Estamos en el año 1568. La salud del nuevo Virrey de Nápoles no era muy buena pero, nada más llegar se reúne con la élite de las personas más importantes y en una recepción conoce a un arquitecto excepcional, llamado Benvenuto Tortelo.
            Además de los informes obtenidos, adivina en este hombre las cualidades necesarias e imprescindibles para su proyecto de remozamiento de su Palacio de Bornos y construcción del nuevo jardín. No obstante pide informes de su trayectoria en Nápoles y finalmente lo contrata.
            Para culminar la obra de restauración Don Perafán va comprando y almacenando una importante colección de antigüedades y obras de arte, con destino a los palacios de Bornos y Sevilla y acto seguido contrata también los servicios del escultor Giuliano Meniquini.
            Los dos personajes, arquitecto y escultor, embarcan para España, llevando consigo todas las obras de arte que Don Perafán había comprado, consistentes en estatuas de todo tipo y pinturas de la mejor escuela de Nápoles.
            Nada más llegar, los dos artistas comienzan sus trabajos en Sevilla y Bornos. En principio Tortelo se dedica a las reformas del Palacio de Bornos y  al diseño del jardín y Meniquini, a restaurar defectos de todas las imágenes.
            Tortelo quedó entusiasmado con Bornos y compró una casa para establecer su residencia permanente en nuestro pueblo. Pero no es de Tortelo de quien vamos a hablar, sino de su obra especialmente de la loggia de estilo pompeyano que, aunque bastante deteriorada, sigue siendo una de las más importantes de España. Todavía se conserva bastante bien para no haber sido sometida a ninguna clase de restauración.

Bornos. Jardines construidos
por Don Perafán de Ribera

            Pero nunca es tarde. El Ayuntamiento de Bornos tiene firmado un convenio de colaboración con la "Fundación Casa Ducal de Medinaceli", herederos, como hemos visto, en el anterior capítulo, de la Casa Ducal de los Ribera, para la restauración de esta construcción única del siglo XVI, obra como hemos dicho del incomparable arquitecto Benvenuto Tortello.
            Después de este acierto del convenio, las cosas se han puesto muy mal en lo que a la economía del Gobierno se refiere, por lo que creemos que pasará bastante tiempo hasta ver cumplido el proyecto de restauración de tan importante monumento.
            No podemos dedicar más tiempo a las obras de los dos artistas, baste decir que la construcción del jardín renacentista se encuentra ahora casi como lo dejó el constructor (en ese casi, entran importantes carencias que, cuando estén terminadas, junto con la loggia, serán la admiración de propios y extraños).
            Don Perafán recibe puntualmente noticias del desarrollo de las obras y, por su parte, sigue enviando esculturas y cuadros, no sólo para el Palacio y el jardín, sino para otros  obras que tiene ya mandadas hacer en su testamento.   
Logia del jardín de Los Ribera

            Tres años escasos llevaba Don Perafán en el Virreinato de Nápoles cuando, inesperadamente, se produjo su muerte, ocurrida en 2 de Abril de 1571.
            Fue trasladado desde Nápoles al Monasterio de las Cuevas de Sevilla, lugar de enterramiento de las familias Enríquez y Ribera.
            En su testamento se estableció la construcción de un Colegio Asilo, para doce ancianos, criados de su Casa, siendo albacea de esta manda su hijo natural Don Juan de Ribera. Por circunstancias surgidas durante la construcción y por orden de Don Juan de Ribera, quedaron paralizadas las obras y en el lugar de enfrente (en la plaza de las Monjas) se hizo el Colegio que hoy se llama "De la Sangre" y en las obras ya comenzadas se construyó el Monasterio de Monjas Clarisas. Ambos edificios están ocupados hoy por un instituto llamado "IES El Convento"


A. RODRÍGUEZ HIDALGO (CPNTINUARÁ
            


No hay comentarios: