domingo, 3 de agosto de 2014

El bandolerismo español (III)

EL VIVILLO.jpg
Fotografía de “El Vivillo”
Bibliografía:
Larousse multimedia
EL BANDOLERISMO ESPAÑOL (y (III) 

Los bandoleros, más tarde o más temprano, tenían un destino final: la muerte. Eran capturados, juzgados y pasados por el garrote. Esto era lo habitual. Pero también había sus excepciones. Por ejemplo “El Vivillo”, persona de una inteligencia, fuera de lo normal, para la vida que llevó, al margen de todo aprendizaje y sin ninguna relación con los libros, se salvó de la muerte, después de haber sido uno de los bandoleros más famosos.

Joaquín Camargo, que era su nombre real, tuvo más suerte que su colega “El Pernales”, muerto, como decíamos en la anterior entrega, en una redada de la Guardia Civil en 1907. Así que “El Vivillo”, cansado de andar huyendo y con firme propósito de enmienda, se las ingenió para salir de España y se instaló en Argentina con su familia.
Pero la Justicia tiene los brazos largos y allí lo descubrió, en un rancho, fue capturado y traído a España. Le permitieron que se despidiera de su familia y, entre lágrimas, dijo a sus hijos: “Sed buenos y honrados, que así lavareis la afrenta que os ha hecho pasar vuestro padre”.
Su traslado a España fue seguido con gran expectación por los medios de comunicación. Llegado a nuestro país, hizo unas declaraciones, clamando inocencia: “Mi existencia aventurera podrá tener alguna mancha, pero no tiene una sola gota de sangre”.
Y comenzó su periplo ante la justicia: Primero fue ingresado en la cárcel de Sevilla, pero quedaron sobreseídas las doce causas que se seguían contra él en la Audiencia. Luego le tocó responder de dos cargos más en la Audiencia de Córdoba y también fue absuelto.
Se encontraba en libertad provisional cuando tuvo que ir a Madrid para resolver asuntos particulares y, al presentarse ante el juez, como era su obligación, fue reconocido por algunos periodistas. Por su talante bonachón y su inteligencia natural, “El Vivillo” llegó a convertirse en un personaje altamente popular.
Dos meses después de su estancia en Madrid y, libre ya de todo cargo ante la justicia, regreso nuevamente a Argentina, para disfrutar junto a su familia el resto de su vida.
A. RODRIGUEZ HIDALGO.
..


R 03/08/12

No hay comentarios: