martes, 29 de julio de 2014

Párroco Don José Gómez Sánchez

PARROCO D. JOSE GOMEZ SANCHEZ

El pasado día 27 de julio se publicó en “bornichos” un recorte de prensa conmemorativo de las bodas de plata sacerdotales del que fue nuestro párroco D. José Gómez Sánchez aproximadamente entre los años 1.910 y 1.970 del pasado siglo, y a pié de esta un comentario firmado por Juan Cabrera que literalmente dice así:

“Sí señor, D. José (El Cura), como era conocido en Bornos, fue todo un veterano de la Iglesia. Eso sí, el más interesado de los curas. Sus actos ceremoniales: entierros, bodas bautizos, etc., estaban clasificados en cuatro categorías: primera, segunda, tercera y de por Dios. Como en todo sitio, supongo”.

No es mi pretensión entrar en debate alguno sobre la personalidad de D. José, pero creo que es de justicia añadir a este cortísimo e interesado análisis algo más, ya que se trata de un hombre oriundo de nuestro cercano y querido Arcos de la Frontera, que consagró su vida como sacerdote a todas las personas de Bornos en un largo y convulso periodo político de nuestra historia, que conoció en su vida sacerdotal el asesinato del presidente del gobierno de Alfonso XIII, D. Eduardo Dato; dictadura del general Primo de Rivera; caída de la monarquía; periodo republicano; guerra civil y dictadura del general Franco.

D. José Gómez a todas las generaciones de Bornenses de estos periodos les administró los sacramentos del bautizo, penitencia, eucaristía, confirmación y extremaunción. También oraciones y misas por la salvación de todos los difuntos de Bornos. Todo esto y mucho más es gratuito, es mas, forma parte del ADN de la Iglesia: “Gratis lo recibís y gratis lo daréis, dice el Señor”. Otra cosa es que el sacerdote recuerde a los feligreses la necesidad que tienen de colaborar con la Iglesia aquellos que pueden hacerlo, y que no tiene otro fin que poder hacer posible su presencia en todos los rincones del mundo para difundir el Evangelio y de ayudar a los necesitados sean o no sean cristianos ¿Quién da más?.

D. José Gómez es cierto que era por su naturaleza y posiblemente en razón a los tiempos que corrían un sacerdote autoritario. Exigía el máximo respeto en el templo y era capaz de interrumpir la celebración de la liturgia para expulsar a quien estuviese distraído hablando (yo era niño y fui muchas veces testigo de ello) fuese quien fuese, sencillamente porque vivía la sacralidad del templo como lugar de encuentro con Dios y para el, eso estaba por encima de todo.
Era un sacerdote muy culto y brillaba como teólogo muy por encima de los sacerdotes de su tiempo. Creo que la mayor parte de su vida fue arcipreste de los pueblos de Arcos, Algar, Espera, Villamartín, Prado del Rey, Puerto Serrano y Algodonales.

Colaboró con el arzobispado para que un gran número de bornichos adolescentes de los años 1950 fuesen al seminario y con ello pudieran obtener una formación que de otra manera les hubiese sido imposible y que dio sus frutos en la vida civil. La mayor parte de ellos no residen en Bornos, pero en la memoria de los mayores seguro que perduran.

Con respecto a mí, puedo decir que fue el sacerdote que me bautizó y de sus manos recibí mi primera absolución y comunión. Me enseñó latín (por aquellos tiempos se estudiaba bachiller por libre y no había quien lo enseñara), sin cobrarme una sola peseta. Sus homilías transmitían esa fé que el poseía y a tantos nos ayudó a ser hijos de la Iglesia.


En Fin, por último sé que vivió y murió pobre, con una silla de brazos de madera y asientos de nea como todo patrimonio. Esto dice mucho de su discreción, vida austera y actitud ante todos los pobres de su tiempo que acudían a su casa ¡esos si que eran pobres¡ Tras una vida consagrada al pueblo de Bornos, con toda la carga de renuncias humanas implícitas a la vida de cualquier sacerdote, se le dedicó merecidamente una calle de nueva construcción que luego por prejuicios de la época le fue retirada. Creo sinceramente que fue un episodio desafortunado en la vida de este pueblo, que no muestra nuestro carácter agradecido, y que al mismo día de hoy esto no hubiese ocurrido.
Bornos a 29 de Julio de 2.014.

José Jurado Girón

No hay comentarios: