viernes, 24 de junio de 2016

Antiguos Carnavales de Bornos y Las Fiestas Típicas (V)


Bornos Fiestas Típicas 1976. Reina y Corte de Honor




ANTIGUOS CARNAVALES DE BORNOS
Y LAS FIESTAS TÍPICAS (V)

Y llegó el momento.  El público que abarrotaba la plaza, como todos los años, estaba impaciente porque comenzase el acontecimiento. El responsable del sonido hizo sonar la  partitura de "La Cabalgata de las Valquirias" de Wagner. (Las valkirias, en la Mitología Nórdica, eran deidades menores que cuidaban de los guerreros del Dios Odin. Más tarde los poetas las convirtieron en las mensajeras de los dioses y, en este sentido, las representaban como bellezas incomparables, ataviadas con largas túnicas blancas y cabelleras rubias rizadas). Pero… sigamos.
La Reina y las Damas mayores caminaban hacia sus sitiales, bellas como las valkirias de Wagner.
Pepi Castillo, cogida del brazo de su acompañante, apareció tranquila, una cara preciosa con una mirada lánguida, romántica y sonriente; ataviada con un vestido largo blanco y un chal sobre los hombros sobre el que caía su cabellera de tirabuzones.
Al pasar frente a su padre, que estaba con las autoridades, le dirigió la mirada, como pidiendo su aprobación; Juan, sonriente y orgulloso, asintió con la cabeza; ella tomó asiendo en su sitial y el acompañante, haciendo una reverencia, se retiró.
Cuando toda la Corte de Honor estuvo completa, subió el Pregonero para comenzar la exaltación del acto que comenzó previa solicitud de la venia a la Reina.
Juan Ignacio ya había ofrecido el Pregón de las anteriores Fiestas por lo que ya sabía el terreno que pisaba.
Comenzó el pregón diciendo: "Creo que nunca segundas partes fueron buenas", al menos eso dice el refrán. Yo que creo firmemente en los refranes a los que considero como una consecuencia de la sabiduría del pueblo, me siento un poco cohibido y temeroso, cuando vengo de nuevo a ponerme ante éste simpático pueblo de Bornos, para, al igual que el pasado año, hacer el pregón de sus Fiestas Típicas.
Sería demasiado largo ofrecer el pregón íntegro, aunque la calidad expresiva raya en lo extraordinario,  así que voy a ofrecer unos trozos por los que puede apreciarse la calidad del mismo. Define nuestro pueblo, al principio de los piropos dedicados a la Reina y Damas de Honor, con treinta y seis versos libres que expresan el encanto y la hermosura de la Reina y de esa Corte de Damas Bornichas que son el acabose de fulgor  y hermosura. Pero…sigamos al poeta.

"Frente al anfiteatro serrano y sus contornos,
junto al lago que sueña entre huertas en flor,
está,  expectante, Bornos
absorto en la belleza de esta Corte de Honor.

El Puerto le ha traído con su reina un tesoro,
como los que se cuentan que duermen en la mar;
una muchacha de oro, Mª Antonia,
que desde su ribera ha venido a reinar.
--------------------------------
Mª del Carmen lleva el nombre milagrero
que está preso en los labios del hombre de la mar,
el que guarda el estero.
Terso como la espuma de un barco al navegar.
----------------------------------
Pepi Castillo sueña un sueño de amapolas,
de jardines y nardos, de azahar florecido,
de airosas banderolas
tremolando en su aire, de aromas encendidos.
Como un tesoro de estrellas que se baña en la fuente,
su talle es de palmera que el viento condecora
y le ciñe la frente
como un resol antiguo que sus pupilas dora.
-----------------------------------
Como aquella heroína de Rubén que tenía
un suave prodigio lejano y singular,
es seguro, María,
que quien te vio no pudo ya tu cara olvidar
-----------------------------------------
Y hay ecos imperiales de lepantos y glorias
y grandeza en el nombre de otra Dama: Rosario
símbolo de victoria
por el que al Cádiz mítico le llaman relicario.
-----------------------------------------
Y a ti, María Dolores,, he de llamarte Lola,
nombre que sabe a nardo y a esa oscura clavellina
y a esa bata de cola
con que mi Sur pregona su nombre en cada esquina.
------------------------------------------
Frente al anfiteatro serrano y sus contornos
junto al lago que sueña entre huertas en flor,
está, expectante, Bornos
absorto en la belleza de esta Corte de Honor".
-------------------------------------------

Sigue el pregonero dedicando a Bornos y a sus costumbres frases entrañables, hablando, como en otro tiempo también lo hiciera "Frasquita Larrea", de los alrededores, de las huertas, donde las acequias transportan el olor de la yerbabuena, el mastranto, el mirto y el taraje. Pero ¿Quién nacido en Bornos no distingue perfectamente estos olores, dando un paseo por el entramado de las huertas?
En fin, Juan Ignacio termina su emotivo pregón dedicando también a la Corte Infantil un poema precioso:

"Yo que intuyo y percibo las claves de las rosas
y conozco la génesis de las conchas del mar
hablaré de estas niñas, gentiles y graciosas
bellas como las sienes de la estrella polar.

Sus nombres son: Cristina, Nuria e Inmaculada.
Dos Cármenes, Teresa y su Reina Isabel.
Y en la noche andaluza, jocunda e iluminada,
sobre un trono  de fiestas, han formado un vergel

Su historia es bien sencilla. No requiere marfiles
ni bienes insólitos donde hebras siderales
tracen sus delicados y suaves perfiles
con finas hilaturas de auroras boreales

No hace falta el concurso de grandes trovadores
ni la rima del sabio poeta giróvago
que con su verso grave clarifique estas flores
ni la abracadabrante oratoria de un mago.

Me basta mi palabra cálida solamente,
para pedirle al cielo que sean siempre dichosas.
Al cielo se lo pide el que, sencillamente,
vislumbra y adivina las claves de las rosas".

A. RODRÍGUEZ HIDALGO (CONTINUARÁ

No hay comentarios: