martes, 5 de mayo de 2015

Juegos de niños. El chinde.




¿Os acordáis de los juegos de antes, cuando no había ordenadores ni videoconsolas?
Diversas son las fuentes de estudio de los juegos populares: la tradición oral, el folclore popular, la literatura, … , pero ninguna tan clara como contemplar cuadros de artistas como el pintor flamenco Pierre Bruegel (Breda, 1525- Amberes, 1569).
El denominado "pintor del pueblo" fue uno de los primeros artistas en la historia en interesarse en la infancia como protagonista de sus obras.
El óleo en cuestión, ubicado en el Kunsthistorisches Museum de Viena, es frecuentemente utilizado como cita o referencia en muy diversos estudios sobre educación en general, juegos, infancia. Aunque pintado en los Paises Bajos en él podemos reconocer más de ochenta juegos tradicionales que también se jugaban en las calles de Bornos. Por supuesto también falta alguno, como el salto la papa, el salto la muerte, el cinto,... Vamos a empezar por...



El chinde.


Se hacían dos equipos de seis o siete jugadores y se echaba a suertes quien "se ponía" la primera vez.
Un jugador del equipo al que le tocara se colocaba de pie, con la espalda apoyada en la pared, para servir de "almohadilla" (El la imagen está sentado, cosa rara).
Otro compañero, inclinando su tronco noventa grados, le abrazaba por cintura y apoyando el hombro contra su estómago, metía la cabeza en su costado. En esa postura se iban colocando los demás, agarrándose por la cintura y apoyando la cabeza en la cadera de su predecesor.

Una vez colocados, los jugadores del otro equipo iban saltando encima ellos uno detrás de otro cantando en voz alta su numero de orden: "Chinde número uuuuno, chinde número dooooos, chinde número treees,..." y así sucesivamente.
Si alguno se caía, su equipo perdía y se intercambian las fuciones. Si por el contrario todos conseguían subirse, permanecían allí encima hasta que alguno dellos tocara el suelo o los de abajo, bien por cansancio o bien porque vieran que los de arriba estaban muy bien colocados, pidieran "arcuza"(¿Escusa?) que significaba que se rendían y se volvía a empezar.


Chinde y arcuza, dos palabras más para la colección de nuestro diccionario particular.





R 13 marzo 2008

No hay comentarios: