miércoles, 1 de marzo de 2017

Sobre la Batalla del Lomo del Judío (I).

…Y BORNOS GANÓ LA BATALLA I
Pocos pueblos de España pueden tener el alto honor de haber ganado una batalla. Bornos lo tiene, aunque muy pocos bornichos conocen este acontecimiento vivido durante la ocupación árabe de nuestro País.
El hecho lo relata el autor del primer libro de Historia de Bornos, Fray Pedro Mariscal de San Jerónimo, ya mencionado en una de mis intervenciones para Bornichos por el Mundo. Un acontecimiento descrito con pluma fácil y lleno de datos interesantísimos, como veremos a continuación.
Está integrado este relato en el capítulo XXIV de su libro con el título "Una victoria que alcanzó de los Moros la gente de Bornos y su comarca"
Corría el año 1482 . El historiador cuenta "que se llenó de armas esta comarca de Bornos y Arcos, porque se atrevieron los moros a penetrarla toda por conocer la falta de la gente de armas en estas tierras".
La cosa tiene una explicación lógica de por qué estas tierras quedaron desguarnecidas, cuando la frontera con los musulmanes en este tiempo estaba establecida en una franja que incluía Bornos, Arcos y Jédula. Pero, como en todo, también en la guerra existen prioridades. En Bornos estaba asentado el ejército de su señor Pedro Enríquez de Quiñones que, al contraer matrimonio con Doña Beatriz de Ribera habían fundado la Casa Enríquez de Ribera, a la que pertenecieron personajes muy conocidos por los bornichos como Don Fadrique, Don Fernando, Don Per Afán, San Juan de Ribera, etc. Don Pedro Enrique tenía a su cargo la protección no sólo de esta comarca, sino toda la sierra, además de la zona asignada en Jaén. Por lo que se refiere a la zona desde Arcos hasta cerca de la Bahía estaba asignada al Marqués de Cádiz.
Las tropas a cargo de estos nobles constituían un importante ejército. Pues bien, fueron trasladados, por orden de los Reyes Católicos, al sitio de Alhama, enclave muy importante por la cercanía con Granada, punto de mira de los Reyes, cuya toma sería mucho más fácil al anexionarse esta plaza, como así fue.
Perdida la plaza y, ante la imposibilidad de conquistarla nuevamente el ejército sarraceno, que tenía enfrente un contrincante tan poderoso, el rey de Granada envía emisarios a sus dominios de Málaga, Ronda y su serranía para que salieran partidas de moros hasta la frontera de los cristianos, para hacer el mayor daño posible en su gente y en sus bienes.
Creía el Rey de Granada que los Reyes enviarían de nuevo las tropas que pertenecían a esta zona para defenderlas de las incursiones de los moros, con lo cual el ejército que tan brillantemente había ganado Alhama, volvería a quedar notablemente desguarnecido, cosa que favorecería sin duda a los musulmanes.
Pero era más importante la toma de Granada que las incursiones que pudieran hacer tropas sarracenas poco numerosas como veremos.
Efectivamente el día 1 de Marzo de 1482, aparecieron los moros por estos lugares, Arcos, Espera, Utrera y algunos pueblos de Sevilla, haciendo mucho daño entre sus habitantes y apropiándose de más de 11.000 ovejas, y gran cantidad de otras clases de ganado.
El padre Mariscal nos dice que "los hechos acaecidos no eran para cruzarse de brazos". El Alcalde de Bornos, Mateo Sánchez, convoca a los Alcaldes de los pueblo perjudicados para presentar batalla a los moros, al regreso de sus correrías.
Fueron llegando a Bornos el de Utrera, Gómez Méndez de Sotomayor con 48 caballeros jubilados de la guerra. Se les unen otros 17 de Bornos, 8 de Espera y 6 de Arcos, asistidos sin duda por un buen número de peones. (Continuará)



A. Rodríguez Hidalgo


R 2 de diciembre de 2008


3 comentarios:

juan dijo...

Estimado Rodriguez Hidalgo:

Al margen de tu artículo, el cual encuentro muy relevante y por el cual te felicito, te ruego que me permitas hacer un comentario, en el cual, sin el menor ánimo de racismo o xenofobia quiero sustraer algo de los hechos históricos que relatas para introducirlos en la actual situación de muchas ciudades de España relacionados con la inmigración:

Hace poco oí un chiste que decía así: Recientemente el Ministro de Exteriores español se ha reunido con su homólogo marroquí. En dicha reunión se han tratado, entre otros asuntos, los relacionados con las ciudades españolas de Ceuta y melilla, ciudades que el Gobierno Alagüita no cesa en su empeño de anexionar a su territorio, a lo que el Emisario Español ha contestado: Si Marruecos quiere las ciudades de Ceuta y Melilla, primero nos tiene que devolver Salt y Palafrugell.

Salt y Palafrugell son dos ciudades de Girona en las que, como en otras muchas, actulmente el cincuenta por ciento son inmigrantes, en su mayoría marroquíes.

Girona, Juan Cabrera, saludos

Anónimo dijo...

Muy buena Antonio, esperamos la II Parte.
Yo creo que a nosotros lo que más nos concierne es Gibraltar, se podría proponer un acuerdo a tres bandas y que Marruecos ofrezca "algo" a cambio a los ingleses, pero claro eso ya es más dificil.

Anónimo dijo...

Toda esta epoca de hazañas, leyendas, moriscos, me recuerda a los tebeos del Capitan Trueno. Que maravilla y que bonito el leerlas.Cuando eramos pequeños, los leiamos y alucinabamos. Los vendian en el kiosko verde de la plaza del casino.Caballeros hispanos jubilados dieron muerte al infiel. Que huevos teníamos, ehin?