viernes, 31 de enero de 2014

Viaje por la Europa mediterránea del año 1975 (XIX)



VIAJE POR LA EUROPA MEDITERRÁNEA DEL AÑO 1975 (XIX)

Roma, Castillo de San Ángelo
Día 19 de Septiembre.-Durante el desayuno comentamos la distribución turística que le íbamos a dar al día. En principio, una vez terminado el desayuno, las mujeres se irían a la lavandería cercana, para recoger la ropa dejada el día anterior, mientras que los hombres nos iríamos a conocer uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad "El Castillo de San Ángelo (Castello  Sant´ Ángelo)"

            Daremos un pequeño relato histórico: "El Castillo, monumento romano, en la orilla derecha del rio Tíber, construido por el Emperador Adriano para mausoleo imperial se terminó en el año 139 de nuestra Era. El monumento se componía primitivamente de una base rectangular sobre la que se alzaban dos cuerpos cilíndricos superpuestos. En él fueron enterrados los emperadores hasta Caracalla. Desde el siglo X sirvió de ciudadela (ital. Citadella, ciudad de todas las ciudades). En el año 1379 quedó en gran parte destruido, pasando a poder del papado, bajo Bonifacio IX, que lo hizo restaurar. El Castillo estaba unido al Vaticano por un paso subterráneo. Pronto se vio la utilidad de esta construcción. En el año 1527 el Papado había firmado un pacto con el rey de Francia, en lucha con Carlos I de España. Poco a poco el ejército francés fue acorralado en Roma, unido al ejército del vaticano.
Roma, El Moisés de Miguel Angel
            Fue y fácil para Calos I conseguir la victoria. Pero ahora se presenta un problema, al parecer inevitable. Carlos I, Capitán General del ejército no tenía dinero, en esos momentos, para pagar  y los soldados, sin paciencia para esperar, por su cuenta, sometieron Roma a lo que los romanos llamaron "El Saco" y que se corresponde con la palabra española "saqueo", que fue lo que hicieron las huestes de Carlos I. Saquearon, destruyeron, violaron y toda clase de desmanes, lo que el Emperador no pudo detener porque hubiese necesitado un ejército de sustitución.
            En estas circunstancias, el Papa Clemente VII, digamos inauguró el paso secreto, desde el Vaticano, refugiándose en El Castillo de San Ángelo.
            Cualquier lectura que culpe al Emperador Carlos I de España de lo ocurrido, es totalmente falsa. Fue una incontrolable turba que, sólo terminó el saqueo cuando, por fin el Emperador recibió caudales para los pagos.
Roma, Basílica de Santa María la Mayor
            El Castillo está rematado por una estatua de bronce de San Miguel, obra del escultor Verschaffelt. Como no, esta  estatua tiene su historia, a la que no podemos dedicar más tiempo. Lo haremos otro día. Sí decir que el Castillo se llama de Sant Ángelo, porque en el puente por donde se accede, existen tres estatuas de ángeles a cada lado, dicho sea de paso, de una factura buenísima.
            Diremos finalmente que, en la Segunda Guerra Mundial, los alemanes utilizaron el Castillo como Cuartel General.
            A continuación el grupo se dividió en dos y los que esto escriben fuimos directamente a visitar la Basílica de Santa María la Mayor.
            Esta Basílica tiene varias connotaciones que tenemos que ofrecer a nuestros lectores. En primer lugar es la Basílica más antigua de Roma, que fue Residencia papal, durante el tiempo que se tardó en reparar la de San Pedro. Otro dato curioso es que el artesonado renacentista del XVI de Giuliano di Sangallo cuya fotografía ofrecemos, fue dorado con el primer oro traído de Perú y que regaló el Emperador Carlos I de España.
            No obstante estos datos de interés, la atracción más importante de la Basílica es el Moisés de Miguel Ángel, obra escultural impresionante. Moisés acaba de bajar del Monte Sinaí de hablar con Dios. Cuando llega al campamento de su pueblo, se lo encuentra entregado a la adoración de otros dioses. El semblante de Moisés, duro e indignado, cuando aún conserva las señales de su contacto con la Divinidad, es de un realismo, difícil de mejorar. La musculatura fuerte de un hombre, jefe de un pueblo difícil de gobernar, es perfecta y armoniosa. En resumen, junto con la Piedad creemos que son las obras cumbres de Miguel Ángel, en lo que a escultura se refiere. En su tiempo contaron los allegados de Miguel Ángel que, una vez terminado, se quedó mirándolo y, ante tal perfección, en un acto incontrolado, con el mismo cincel, le dio un golpe en la rodilla al tiempo que le decía: ¡Habla!
            De aquí nos fuimos a las Catacumbas. Un fraile nos enseñó la de San Calixto, que es la más importante. Al salir paseamos por la histórica Vía Apia y, de regreso vimos el cambio de guardia en el Quirinal. El Quirinal es el Palacio del Presidente de la República Italiana.
            Por la noche dimos un largo paseo por la Vía Véneto, donde nos llamó la atención las prostitutas vestidas de blanco al modo de novias, haciendo sus tratos con los coches que se les acercaban. Finalmente vimos la pirámide de Cayo Cesio y nos fuimos a dormir.

A. RODRÍGUEZ HIDALGO Y JOSÉ JURADO GIRÓN
(CONTINUARÁ)






No hay comentarios: