viernes, 24 de enero de 2014

Viaje por la Europa mediterránea de 1975 (XII)

VIAJE POR LA EUROPA MEDITERRÁNEA DE 1975 (XII)

13 de Septiembre.- Impacientes por subir a la Acrópolis, tuvimos que recorrer 156 metros de una considerable pendiente, por una estrecha calle, donde se veían a un lado y a otro pequeños bares y restaurantes típicos, amenizados con música griega. Cuando entramos en el recinto aquello nos pareció una de las maravillas del mundo: sobre todo Los Propileos, El Partenón, El templo de las Cariátides y algunos templos más de un arte excepcional. Tanto arte y tanta historia no podíamos recorrerlo con nuestros escasos conocimientos, así que contratamos un guía, de habla hispana lógicamente, que durante una hora nos fue desgranando perfectamente la historia del recinto y cada uno de sus maravillosos monumentos. Intentamos ver un espectáculo en el Teatro "El Odeón" llamado "luz y sonido" pero ya no quedaban entradas.
Durante la hora que duró el recorrido con el guía fuimos tomando nota de todo lo más importante cuyos datos ofrecemos a continuación.
Para comenzar diremos que todo el conjunto artístico de la Acrópolis se encuentra situado sobre una cima que se alza, como ya hemos dicho a 156 metros sobre el nivel del mar. Las guerras con los Persas, llamadas "Guerras Médicas" (por los "Medos", nombre patronímico de los persas sus enemigos habituales), destruyeron la Acrópolis varias veces, siendo reconstruida siempre por los atenienses al final de cada conflicto. Por ello, junto con la actual, existieron tres Acrópolis:  La Micénica, La Arcaica y la Clásica, que es la que perdura, con los edificios en bastante mal estado pero que dan una idea de la grandiosidad de los mismos en los inicios de la última reconstrucción. La mayoría de los grandes templos fueron reconstruidos  bajo el liderazgo de Pericles durante la llamada Edad Dorada de Atenas (460-430 a.C.) 
Acrópolis de Atenas, entrada de los Propileos
Terminó la influencia de Pericles y nuevas guerras, junto con los saqueos, dejaron el conjunto como los vemos hoy que, aunque casi destruidos, nos maravillamos al contemplar sus columnas dóricas y unos frisos de una hermosura impresionante.

La única entrada a la Acrópolis tiene lugar por una gran puerta, llamada de Los Propileos, que la componen un muro de acceso que se articula en cinco vanos adintelados, dispuestos en orden decreciente, flanqueando la escalinata de acceso. Los dos frentes que la componen tienen una fachada de estilo dórico, con columnas centrales que dan paso a la calzada. A pocos metros se encontraba una enorme estatua en bronce de la diosa Atenea realizada por Fidias y, desgraciadamente, desaparecida en uno de los saqueos. Se encontraba originariamente en el centro de La Acrópolis. 

El Partenón de Atenas.
A la derecha de donde estaba esta imagen se encuentra el templo llamado "El Partenón", posiblemente el edificio más emblemático de los existentes. De estilo dórico fue construido en los años 447-432 a.C. Mide 69,5 metros de largo por 30,9 de ancho. Las columnas tienen 10,4 metros de altura. Estuvo dedicado a la diosa Atenea, considerada por los atenienses, en aquellos tiempos, como su protectora. Esta dedicación a la diosa Atenea se repite frecuentemente en La Acrópolis. A la izquierda y fuera de La Acrópolis se encuentra el templo llamado "El Erectión" que debió ser una construcción de un arte increíble. Tiene una tribuna alta que está sostenida por seis imágenes llamadas "Las Cariátides". En la ladera sur se encuentran los restos del "Teatro Dionisos", al aire libre, donde estrenaron sus obras los famosos autores Sófocles, Aristófanes y Esquilo.

El conjunto de La Acrópolis en tiempos de Pericles debió ser uno de los conjuntos artísticos más importantes del mundo griego, pero las continuas guerras de todos los tiempos y los saqueos dejaron La Acrópolis como ahora está, un espacio histórico maravilloso, a pesar del deterioro sufrido. Para hacernos una idea de cómo fue, hay que echarle mucha imaginación, aunque, tal cual está, hace las delicias de propios y extraños. No hay más que ver la cantidad de cientos de personas que la recorren diariamente.
Atenas, Erectión o Cariátides

 Como prueba de los saqueos diremos que, de las hermosas estatuas de Las Cariátides, sólo dos ejemplares son originales: la Atenea Varva Keion y la Atenea Semormant que se encuentran en el Museo Arqueológico de Atenas.  Existen tres copias de la estatua de Atenea Partenos que se encuentran cada una en los siguientes museos: Museo del Prado de Madrid, Museo del Louvre de París y Museo Nacional de Roma. Por supuesto las estatuas ahora existentes son copias.

Más tarde, finalizada la visita guiada, vimos por nuestra cuenta el templo "de los deseos" y fuera del recinto también "La piedra de la democracia", lugar donde se reunía la asamblea y donde Pericles pronunció sus famosos discursos a favor de la democracia.
Eran las nueve de la noche cuando nos fuimos a cenar. Hicimos un recorrido turístico por el centro de Atenas y nos retiramos a descansar, después de haber escrito varias postales con destino a España.

A. RODRÍGUEZ HIDALGO Y JOSÉ JURADO GIRÓN
CONTINUARÁ


No hay comentarios: