lunes, 13 de enero de 2014

Viaje por la Europa Mediterránea de 1975 (IV)

VIAJE POR LA EUROPA MEDITERRÁNEA DE 1975 (IV)

El Duomo, Milan.
3 de Septiembre.- Continuamos el viaje con dirección a Savona donde compramos algunas provisiones, dado que, algunas veces, teníamos que hacer comidas en carretera. Continuamos y almorzamos a unos 20 kms. de Milán. Llegamos a la ciudad y visitamos el "Duomo" o Catedral, construida en estilo gótico flamígero, en mármol travertino, muy ennegrecido entonces por la contaminación.
Nos impresionaron sus puertas de bronce decoradas con innumerables esculturas de pasajes y personajes bíblicos, sus pináculos rematados en esculturas y su gigantesca planta y volúmenes. A continuación visitamos unas calles comerciales, adyacentes a la plaza del Duomo, con edificios decimonónicos muy bellos y rematados por bóvedas de cañón acristaladas que los milaneses llaman "Galería de Víctor Manuel II". Continuamos por la tarde subiendo al lago de Como, de origen alpino, donde nos alojamos y nos fuimos posteriormente a cenar, dando después un paseo por la ribera del lago que está circundado por un paseo marítimo muy bonito.
Galería de Victor Manuel II, Milán.


4 de Septiembre.- Nos levantamos más tarde que otros días porque teníamos que ir a un pueblo de Suiza, llamado Lugano, situado a orillas del lago del mismo nombre, para comprar algunas cosas y no abrían las tiendas hasta las nueve.
La importancia de Lugano estriba en su dependencia del turismo, aunque tiene importancia el sector financiero y bancario.
Uno de los personajes más importantes y conocido en todo el mundo fue el Barón Thyssen-Bornemissa, dueño de una Galería de Arte pictórico, valiosísima por la importancia de los autores.
Por el matrimonio con la española Carmen Rivera, la Galería fue trasladada a Madrid en el año 1996. Carmen Rivera hereda la galería de Arte que fue instalada en una mansión importante de Madrid, convirtiéndose desde ese momento en "Museo Thyssen".
Llegamos a la ciudad que recorrimos en poco tiempo, dedicado preferentemente a compras, sin olvidar las hermosas vistas que podían apreciarse desde cualquier lugar del pueblo.
Salimos de Suiza y nos dirigimos al sur, buscando nuevamente Italia, por la autopista "di sole" que recorre Italia de norte a sur y que está bordeada por una enorme cantidad de túneles profundos y viaductos de vértigo, admirando este conjunto maravilloso de la ingeniería y el paisaje montañoso de los Alpes.
Dejamos a nuestra derecha Génova y continuamos para hacer una parada en Verona que, siendo una ciudad industrial, nos mostró unos rincones románticos inolvidables que evocaban a Romeo y Julieta. Visitamos la casa y tumba de Julieta.
Continuamos con cierta prisa hacia Venecia para buscar hotel. Cuando llegamos nos encontramos con la sorpresa de que el hotel, que creíamos tener seguro, estaba completo. Telefónicamente, antes de entrar en los canales, encontramos uno y rápidamente subimos a un barquito (Autobuses del "Gran Canal", arteria principal de Venecia)
Era ya noche cerrada y nos causó un verdadero asombro ver el canal muy iluminado durante todo el recorrido, así como los edificios tal como eran hace varios siglos, igualmente todos iluminados. Mientras circulaba el barquito, nos íbamos cruzando con góndolas en las que van cinco o seis personas, deleitando el recorrido con violines y acordeones. Una estampa de la Venecia de la que todos hemos oído hablar, aunque todo se queda pequeño. Quedamos agradablemente sorprendido por el recorrido hasta llegar al hotel. Nos instalamos convenientemente y salimos para cenar en un restaurante típico.

A. RODRÍGUEZ HIDALGO Y JOSÉ JURADO GIRÓN
(CONTINUARÁ)

No hay comentarios: