jueves, 24 de octubre de 2013

Herido un estudiante bornicho en la Escuela Superior de Ingeniería

europasur.es BEATRIZ ESTÉVEZ 


Herido un estudiante de Ingeniería tras desprenderse el techo de un aula.

Una placa de escayola que cayó sobre la cabeza del alumno y otra sobre su portátil. El joven, que acudió al hospital tras el incidente, sufre esguince cervical y deberá llevar collarín varios días.






Esta imagen del aula 2 de
Informática de la ESI fue tomada
en octubre de 2012, hace justo un año.


La situación en la Escuela Superior de Ingeniería ya es límite. Lo advirtió con estas mismas palabras el director del propio centro universitario en octubre del pasado año. Un mes después, dos techos de la sede principal de la Escuela -los del aula de Información al Alumnado y el aula 2 de Informática- tuvieron que ser reparados por peligro de derrumbe tras un fin de semana de intensa lluvia. Ese peligro se materializó el pasado martes. Dos de las placas de escayola del techo del aula 2 de Informática se desprendieron durante el desarrollo de una clase, cayendo una de ellas sobre un alumno y la otra sobre su ordenador portátil. El estudiante, que no resultó herido de gravedad, fue trasladado minutos después del incidente al Hospital Puerta del Mar, donde le realizaron el pertinente reconocimiento médico. Aunque posteriormente se marchó a su domicilio, en la mañana de ayer decidió regresar al centro sanitario al sufrir un fuerte dolor de cuello. Le han diagnosticado un esguince cervical, y deberá llevar un collarín durante varios días.

El propio afectado relataba ayer lo ocurrido: "Eran las ocho y media de la tarde y estábamos en clase. De pronto, cayeron dos trocitos de la escayola del techo. El profesor nos dijo que nos echáramos a un lado del aula por si volvía a suceder, y a los quince minutos escuché gritar a un compañero ¡Qué se cae!, pero pensé que era broma. E inmediatamente sentí el golpe sobre mi cabeza y vi caer sobre mi portátil una de esas losas del techo". Tras recuperarse del susto, el estudiante avisó de la caída del techo en la consejería de la Escuela, y rechazó ser trasladado al hospital en una ambulancia. "No me encontraba tan mal como para tener que llamar a una ambulancia", apuntó.

El alumno, que cursa segundo del grado en Ingeniería Informática y reside en la capital gaditana en un piso de estudiantes, agradece la atención que tanto el rector de la Universidad de Cádiz, Eduardo González Mazo; como el director de la ESI, Juan José Domínguez; y la directora general de Infraestructuras de la UCA, Carmen García, le han brindado tras lo ocurrido. "Tengo que decir que se han preocupado por mí desde el minuto uno y que me han llamado en varias ocasiones para saber cómo me encuentro. Incluso el rector se ofreció a hacerme compañía en el caso de que nadie pudiera quedarse conmigo en casa".

El afectado también transmitió su preocupación por el daño que ha sufrido su portátil, un ordenador que adquirió el pasado año por más de mil euros y que ha quedado destrozado tras el incidente. "He intentado encenderlo pero no responde. Me temo que se ha dañado el disco duro y que voy a perder toda la información que tenía... A ver qué hago ahora sin portátil, pues lo necesito para las clases. Yo espero que la UCA me dé alguna solución".

Este medio intentó contactar ayer con el director de la Escuela pero no resultó posible. Hoy queda suspendida la docencia en el aula 2 de Informática para reparar el falso techo de escayola, dañado previsiblemente por las goteras.

Cabe recordar que la Universidad gaditana ha adjudicado hace tan sólo unos días el contrato de obras para la terminación del nuevo edificio de la Escuela Superior de Ingeniería. La ejecución del proyecto tiene un plazo de ejecución de ocho meses, y el traslado de la comunidad de la ESI a las nuevas instalaciones se prevé para el curso próximo.

No hay comentarios: