martes, 18 de abril de 2017

Sobre el dolor de clavo. Otro testigo "ocular".


R/ 18 de abril de 2012

Querido Mirlo, soy Lola. Cómo ya te conté un día, yo fui una de las personas que estuvo con tu abuela el día que le dio dolor de clavo.

Estando sirviendo en casa de Antonio González y María Pepa, apodado él cómo "marteguilla", más arríba de la Iglesia de la Resurrección, me mandó mi señorita (como entonces se decía), a comprar a la tienda de Josefita la Plaera, que era la madre de Ilde el fotógrafo, o Lilde, como solemos llamarlo muchas personas.
La tienda estaba en la calle Cruz y Traviesa, frente a la casa de María Juana. Camino de la tienda me encontré a tu bisabuela, más abajo de la puerta de la Resurrección, con su mantoncito negro y su canastito que llevaba a todas partes. Iba delante mía y la alcancé. Ella caminaba hacia abajo llorando y chorreando en sangre. La sangre le cubría la cara, las manos y toda la delantera de su cuerpo. Le pregunté que le pasaba y entre llantos me dijo que le dolía mucho el ojo. Entonces la cogí del brazo y la acompañé a su casa. Llamé a su puerta y salió un familiar, que ahora no recuerdo quien era. Le dije lo que había pasado y la metió en la casa, y yo me fui a la tienda de enfrente, como ya dije de la madre de Lilde, y le comenté lo que había pasado.
Pregunté más tarde por ella y me dijeron que le había dado un dolor de clavo.

Recuerdo que era una buena mujer, muy amable, y que ayudaba a muchas personas que lo necesitaban, a pesar de que no tenía muchos medios, vamos, como decimos por aquí, que no tenía para tirar y jalar, pero así era MARIA JUANA, LA DEL MIRLITO.

Bueno Mirlo, ahí te dijo un pequeño recuerdo.
Un saludo para tí y tu familia.
Lola Barcia.

2 comentarios:

LUISPICHACO dijo...

hola prima soitu primo luis desde sant boi en barcelona un fuerte abraso para to da tu familia espero berno es te verano en bornos saludo luis pichaco BARCIA

Anónimo dijo...

Hola Luis soy tu prima Lola, me he alegrado mucho ver tu comentario y deseo verte este verano cuando vengas por aqui. Un beso y un abrazo muy fuerte