sábado, 22 de julio de 2017

Viaje de Don Fadrique Enriquez de Ribera a Jerusalen

R 22/07/11
VIAJE DE DON FADRIQUE ENRIQUEZ DE RIBERA A JERUSALEN

                         Primera página del diario escrito por Don Fadrique en el viaje
    

            El Magnífico Don Fadrique, del que tanto se ha hablado ya en nuestro Blog, después de haber llegado a un acuerdo, muy trabajado, con los Jerónimos de Bornos y después de haber recuperado el pueblo, con todo su término y posesiones, decide hacer un viaje a Jerusalén. Un viaje de tal naturaleza sólo se lo podían permitir, contados caballeros cristianos que deseaban confirmar su fe en la Religión Católica.
            A nadie se le escapa que un viaje de esta naturaleza compuesto por una tropa de soldados todos a caballos, con lanzas adornadas con el gallardete alusivo a la casa a que pertenecían, presididos por  Don Fadrique y seguidos por un ejército de carros con víveres y todo lo necesario para hacer más llevadero el viaje en el que tendrían tantas vicisitudes. La fecha y los pormenores de la primera etapa se consignan en la primera página del diario que aparece arriba. Aunque no es difícil de transcribir, prefiero hacerlo en evitaión de pérdida de tiempo. Dice así:
            “A miércoles veinte y cuatro días del mes de noviembre año de mil y quinientos y diez y ocho años, después de comer que en llegando al Monasterio de Bornos dio las doce partimos del dicho lugar de Bornos y fuimos a cenar al Coronil que son cinco leguas.
            Otro día fuimos a Marchena que son otras cinco leguas.
            Otro día a Ecija que son seis leguas
            Otro día a la Rambla que son cinco leguas
           Otro día domingo a Castro del Rio, que son cuatro leguas. Desde aquí se volvió Don Bernaldo.
            El lunes fuimos a Lopera que (no se termina la frase en esta página)”

            Figuraos a este ritmo el tiempo que tardaron en llegar a Jerusalén, teniendo que atravesar toda España, bordeando la costa, Francia e Italia, donde la expedición alquila unos barcos con los que siguieron el recorrido. Sería largo de contar las vicisitudes que la expedición, llamémosle lo que fue realmente, peregrinación, tuvo que pasar en un viaje de estas características con los medios de entonces.
            Don Fadrique quedó, piadosamente impresionado con la visita a Jerusalén y, en la ciudad, a todos los lugares donde Cristo sufrió su sangrienta pasión, hasta tal punto fue así que midió la distancia que recorrió Jesucristo desde el pretorio de Pilatos hasta el monte Gólgota donde fue crucificado. Fue realmente el origen del primer via-crucis que, a su llegada a España, pondría en vigor Don Fadrique.
            La vuelta del Señor de Bornos, con sus criados, sus escuderos y sus lanzas abanderadas sobre corceles andaluces, tuvo lugar en Sevilla el 20 de Octubre de 1.520.
            Don Fadrique no perdió tiempo en medir la  distancia de lo que sería el primer Via-Crucis. La primera se midió en Bornos, y se estableció desde una cruz colocada en la Fachada del Convento de San Jerónimo hasta otra cruz existente en la carretera de Espera y denominada “Cruz de Esperilla”, ante la fachada de una grandiosa Ermita erigida en el año 1.672, a petición de Juan de Soto y Ana de Lucena.
            Por cierto esta ermita fue destruida en 1987 y, en su lugar, se ha levantado un monolito de cemento que mantiene una cruz, más o menos de la misma calidad artística
            El segundo Via-Crucis se midió en Sevilla, desde la Casa de Pilatos al humilladero existente en la Cruz del Campo.
            En un pequeño resumen este fue el viaje de Don Fadrique a Jerusalen. El viaje completo está reflejado en el manuscrito que se encuentra en el Archivo Histórico Nacional.

A.      Rodríguez Hidalgo



No hay comentarios: