miércoles, 22 de febrero de 2017

Señora bornicha escuchando la radionovela Ama Rosa, en los años 60.


R  22/02/2011
Señora bornicha escuchando la radionovela Ama Rosa, en los años 60.
Lauren







Radio Madrid y su «cadena de emisoras propias y asociadas» (la SER) emitía diariamente, a las cinco en punto de la tarde, Ama Rosa, uno de los seriales radiofónicos más escuchados por la sociedad española de finales de los años cincuenta.
Estrenado en 1959 y escrito por Guillermo Sautier Casaseca y Rafael Barón, el serial narraba las desventuras de Rosa Alcázar, quien, ante la perspectiva de una presunta muerte inminente, propone algo milagroso al médico que le atiende: dar a su hijo, vivo y sano, al matrimonio que acaba de perder al suyo, los de la Riva, una familia acaudalada. Será un secreto entre Rosa, el médico y el marido de la mujer que acaba de dar a luz a un bebé muerto. Ésta no debe saber la verdad. Rosa no muere, pero deberá olvidar al niño nacido de sus entrañas que recibirá a cambio todo lo que ella no puede darle: carrera, dinero, posición. El amor de esa madre, finalmente, la llevará a colocarse como ama de cría de la familia y al servicio de su hijo, un joven malvado, rico y ambicioso que le hace la vida imposible. Ella lo soporta todo con gran resignación y guarda silencio hasta que consigue que el amor hacia su hijo triunfe sobre todas las cosas.

Similia similibus curantur (lo similar se cura con lo similar). Hacer llorar en una España que tenía suficientes motivos para el llanto, ese fue el éxito de Ama Rosa. Llorar con los seriales era como la tableta Okal, “un lenitivo del dolor”, según rezaba la canción publicitaria de la época. O como el Quitadolores Kital, patrocinador de los primeros seriales de Sautier.

Las voces que daban vida a los protagonistas de esta radionovela eran Julio Varela, Juana Ginzo (Ama Rosa), José Fernando Dicenta y Matilde Conesa entre otros.
En este enlace puedes escuchar un breve fragmento de Ama Rosa.

1 comentario:

CARO dijo...

Gracias por el argumento, a pesar de haber escuchado demasiado hablar de ella nunca supe de que iba la historia, aparte del llanto claro. El opio del pueblo, Amar rosa y similares pa mujeres y futbol y toros pa hombres y las penas aparrcadas esos ratitos. Gracias Buen articulo