martes, 14 de febrero de 2017

Algunas mujeres que influyeron en Bornos: Desde Siglo XIV hasta el XIX.


R 14/02/2011


Hace una semana recibimos este correo:
"En primer lugar quiero darles mi enhorabuena por su blog “Bornichos por el mundo”, que me parece de gran interés para conocer la historia y actualidad de Bornos.
Soy historiadora y vivo en Sanlúcar de Barrameda. Le escribo porque estoy redactando una ruta por Bornos por encargo de una empresa de Cádiz, que probablemente publique la Diputación de Cádiz.
He encontrado en su blog algunos datos de interés para el texto que estoy elaborando, pero me gustaría ponerme en contacto con algunas personas que me puedan ayudar a localizar noticias sobre las mujeres que hayan destacado en Bornos, en cualquier campo, tanto en la historia como en la actualidad...
Asimismo, incluiré a otras personas que lucharon por las libertades y la igualdad de derechos en Bornos, como podrían ser algunos dirigentes republicanos y sindicalistas....
En fin, le escribo por si me pudiese ayudar facilitándome algunos contactos sobre este tema.
Para mi sería muy importante contar con su colaboración. Debo terminar la redacción en breve y en los próximos días voy a ir por Bornos, que ya conozco pero sobre todo a nivel monumental.
Quedo a la espera de sus noticias.
Saludos cordiales."

Con la mayor diligencia pusimos a Ana en contacto con aquellas personas que podrían ayudarla, entre ellas Benitez, quien le ha facilitado su labor de RECOPILACIÓN DE DATOS con un estupendo articulo que a continuación reproducimos para general conocimiento:

Algunas mujeres que influyeron en Bornos.
Sancha Ruiz de Baeza y Haro. (S. XIV).
Era esposa de Pedro Ponce de León, señor de Bornos, pero enviudó de él y tuvo que vender la propiedad de nuestra villa, es decir el pueblo en sí, por diversas deudas que acuciaban a la familia. Así, y muy a su pesar, el 22 de febrero de 1387 esta fémina, junto a sus hijos, se ve obligada a negociar el traspaso de Bornos por 2000 doblas de oro a Alonso Fernández Marmolejo. No deja de ser curioso como una mujer, en pleno siglo XIV, se hacía cargo de estos negocios monetarios. Sin duda una mujer de carácter que influyó en el devenir de nuestra villa bornense.

Leonor Ponce de León. (S. XV).
Bornicha cofundadora y promotora, en el año 1493, junto a su marido Francisco Enríquez, de la construcción de uno de los monasterios más importantes de España: el de Santa María del Rosario de Bornos, vulgarmente denominado como de San Jerónimo (por haber sido esta orden jerónima la titular del cenobio). Recordemos que este convento le dio mucho nombre a Bornos en toda España y doña Leonor, como mujer, influyó bastante en las acciones de su marido. Fue tanto su amor a Bornos que fue enterrada en el dicho convento que cofundó. La sepultura de Leonor, hoy, se encuentra en el Convento del Corpus Christi, también en Bornos, junto a la de su marido Francisco.

Teresa Pinelo. (S. XVI).Aunque nacida en Sevilla, esta señora tuvo una gran influencia en la historia de Bornos al residir casi todos los veranos en nuestro pueblo, debido a su vida conyugal. Fue una de las grandes culpables de la ingente educación y basta cultura que recibió su hijo, San Juan de Ribera, y este último sí que tuvo influencia directa sobre Bornos: fundando el Convento del Corpus, el Colegio-Hospital de la Sangre, incrementando la biblioteca del Castillo etc. etc. Toda la sensibilidad cultural de San Juan de Ribera fue adquirida tanto de su padre, Per Afán de Ribera, como de su madre Teresa Pinelo. Esta mujer formaba parte de una de las familias de comerciantes sevillanos –de procedencia genovesa- más ricas y cultas de toda Europa.

Juana Cortés. (S. XVI).Era una bornicha más de adopción, pues pasó largos veranos y temporadas de su vida en el palacio bornense, al contraer matrimonio con don Fernando Enríquez de Ribera, señor de Bornos, el año 1564. Doña Juana era hija del mismísimo conquistador de Méjico, Hernán Cortés, e intercedió e influyó, como toda mujer valiente y fuerte, en su familia y en las labores de su hijo Fernando, criado y educado en Bornos por los más ilustres pensadores y artistas de la Andalucía de aquella época. Este hijo de doña Juana, Fernando, fundó en Bornos el Convento de San Bernardino de Sena, de franciscanos descalzos. Juana murió en 1588.

Guiomar de Torres. (S. XVI).
Nacida en Bornos. Cofundadora de las obras pías que dejó encargadas -en testamento- su marido, el también bornicho Diego Álvarez. Fue ella, directamente, la que fundó en 1576 el Hospital de la Resurrección, lugar en el que tantos bornenses y foráneos encontraron, durante siglos, cobijo, caridad y cura. Impulsó la hechura de este hospital, muy popular antiguamente en toda la comarca, y también dio gran impulso a la fundación de la Hermandad de la Resurrección. De ella existe en la actualidad un cuadro pictórico, en dicha Iglesia de la Resurrección, que sirve para recordar su calidad humana, su gran moral cristiana y la capacidad de esta fémina para realizar, conociendo la dificultad de ser mujer por aquella época, todo lo proyectado por su marido, Diego, el cual falleció en 1555.

Marina Ponce de León. (S. XVII).
Nacida en Bornos. Fue una gran impulsora de la caridad entre los más necesitados de nuestro pueblo y realizó bastantes obras pías a través, en otras, de su Hermandad de la Resurrección, cofradía cuya sede se situaba justo enfrente de su morada, la vulgarmente conocida como Casa de los Ordóñez. Su marido fue don Sebastián Muñoz de Mendoza, también bornicho, hidalgo, alcalde y jefe de la Santa Hermandad. De los dos queda una preciosa inscripción en el retablo del flagelado bornense, en la calle Granada, que dice: “Este retablo lo mandó dorar don Sebastián Muñoz de Mendoza y doña Marina Ponce León, su mujer, por su devoción. Púsose en 1691”.

Catalina de la Barra Gobantes. (S. XVIII).
Nacida en Bornos el año 1707. Su marido, Francisco de Salvatierra, era alcalde de Bornos por el año 1742. Fue madre de dos bornichos brillantes: Bartolomé de Salvatierra, “Primer Marqués de Salvatierra”, marqués que inauguró la tan internacional y famosa plaza de toros de la Real Maestranza de Ronda y de Antonio de Salvatierra, rector de la Universidad de Sevilla. Los Salvatierra pertenecían a la Orden de Calatrava. Catalina provenía de la familia Barra, hijosdalgo durante tantos años en su pueblo bornicho, y le tenía especial devoción a los titulares de su Hermandad del Calvario de Bornos. Al ser esposa y madre de hombres famosos, fue mujer de gran carácter y personalidad. Hizo muchas obras de caridad.

Frasquita Larrea. (S. XVIII).
Francisca Javiera Ruiz de Larrea y Aherán, conocida por Frasquita Larrea, fue una famosa escritora nacida en Cádiz en 1775 y fallecida en El Puerto de Santa María en 1838. Impulsora de una de las más famosas tertulias románticas del Cádiz de las Cortes. Esposa del escritor alemán Johann Nikolaus Böhl de Faber, y madre de la famosa escritora Fernán Caballero. También escribía utilizando el seudónimo de Corina. Es reconocida, por Orozco Acuaviva, como la Primera Mujer Romántica Española y escribió dos bellos diarios sobre Bornos: Diario del Viaje a Bornos (1824), y Diario del Viaje a Bornos (1826). Leyendo sus escritos, fue una auténtica enamorada de nuestro pueblo. En sus viajes a Bornos vivió en dos lugares diferentes: posiblemente en las calles San Jerónimo y Ancha. Esto último está por investigar.

Fernán Caballero. (S. XIX).
Fernán Caballero era el seudónimo utilizado por la internacional escritora española Cecilia Böhl de Faber y Larrea. Cecilia nació en Morges (Cantón de Vaud), Suiza, un 24 de diciembre de 1796. Era hija del cónsul Juan Nicolás Böhl de Faber y de Frasquita Larrea. Ya de pequeña viajó con su madre a nuestro pueblo y, sobre la base de estos viajes de infancia a Bornos, escribió una bella novela epistolar titulada “Un Verano en Bornos”, el año 1855. Junto a su madre, fue una enamorada de nuestra villa. Falleció en Sevilla el 7 de abril de 1877. La hermana pequeña de Fernán Caballero, Aurora, casó con Thomas Osborne, creador de la marca Osborne, una de las más antiguas del mundo y la segunda más antigua de España. Por ejemplo, son descendientes de este matrimonio entre Tomas y Aurora, hoy día, entre otros, el archiconocido Bertín Osborne. También el toro de Osborne, como marca comercial y seña de España, sería descendencia de esta universal familia: los Osborne y los Böhl de Faber.

Inés de Jaúregui. (S. XIX).
Residía en Bornos, donde su familia (marido e hijos) tenía una hacienda, allá por la primera década del siglo XIX. Tanto fue su apego a Bornos que, de hecho, sus hijos, como por ejemplo Vicente, fue un reconocido militar español de la Orden de Santiago nacido en Bornos el año 1801. Doña Inés era esposa del famosísimo coronel del Ejército Real, administrador colonial y 56º virrey de Nueva España don José de Iturrigaray y Aróstegui. Era doña Inés, además de esposa del Virrey de Méjico y mujer vinculada con nuestro pueblo, dama de gran cultura; además, anduvo en boca de toda la corte española por sus supuestos devaneos con varios caballeros. Se dice que era muy bella.

Ana María Giménez (s. XIX).
(Noticia publicada en la Voz Digital, el día 14 de mayo de 2008)
Homenaje a una empresaria de finales del S.XIX.

Como está de actualidad homenajear a la mujer empresaria, quiero hacer un homenaje muy particular a una mujer empresaria que vivió al final del siglo XIX y principios del XX, en Bornos, un pueblo de la serranía gaditana. Esta señora nació en 1830 y se llamó Ana María Giménez; se casó con Pedro Pastrana, de cuyo matrimonio nació un solo hijo llamado Juan (mi abuelo). Heredó Juan las dotes de su madre y pronto levantó un gran negocio, pero cuando todo iba en auge, se le diagnosticó una grave enfermedad; murió a los 42 años, dejando a una mujer enferma y a dos hijas pequeñas, la menor, María Josefa, de 11 años (mi madre). En julio del año pasado se cumplió un siglo de su fallecimiento, fue en el año 1907. Fue entonces cuando «señá» Ana (era así como la llamaban en su pueblo) se hace cargo de su nuera y de sus dos nietas y coge las riendas del negocio familiar, llevándolo con gran eficacia hasta que las dos nietas se casaron. Era valiente donde las haya, y muy respetada en su pueblo y los alrededores. Siempre tenía la contestación precisa y correcta para todas las personas, fueran de la condición social que fueran. Todos esos valores se los transmitió a sus nietas a las que dio mucho cariño y una esmerada educación. Podría contar mil anécdotas que la definen como una mujer insólita para su tiempo pero sólo voy a contar una: cuando su hijo Juan hizo el servicio militar le tocó hacerlo en Ceuta y hasta allí que fue «señá» Ana a verlo sola en aquellos medios de transporte y con las carreteras llenas de peligros. Murió en el año 1923 a los 93 años. Este homenaje lo hago cumpliendo la voluntad de mi madre (q.e.p.d.) que tantas veces me habló de ella. Fdo: Rogelia García Pastrana.

A. Benítez.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

creo que te has olvidado de Merchi la de los alemanes

CARO dijo...

Estupendo articulo, que justifica la existencia de este blog.Yo con la que mas me identifico es con Juana Cortes (no se por que será?), he intentando buscar una foto suya, pero no lo he conseguido(aparece el articulo de Bornichos)lo seguiré intentando.Por cierto, esperemos que nadie vuelva jamas a vender a Bornos, paguen lo que paguen en metalico o en sentido figurado.

Anónimo dijo...

la merchi no esta supongo porque las mujeres del escrito llegan hasta el siglo xix y no estan las del xx me ha encantao leer esto ademas el titulo dice algunas mujeres no todas. benite eres un crak