sábado, 18 de febrero de 2017

Noticias antiguas. Capturados 8 miembros de una "Sociedad criminal"

Capturados 8 jornaleros (Vecinos de Bornos y Espera) autores del robo de ovejas del día 5 del corriente en Borniches. Se les han ocupado circulares y cartas socialistas, 808 reales de las cuotas mensuales y una relación nominal de 223 afiliados  a la Internacional de los que se han detenido a otros ocho.

Las autoridades persiguen sin descanso a cuantos pertenecen a dicha sociedad secreta.

En Arcos se ha descubierto una sociedad de criminales con ramificaciones en Bornos habiéndose hecho multitud de prisiones.










Contexto histórico.

La Restauración de 1874 pone fin a la etapa revolucionaria iniciada en 1868 por distintos sectores burgueses, superados por la marea popular e inseguros de sus propios objetivos. Este aparente fracaso sirve para apuntalar el sistema de dominación burgués y para marginar del orden político al movimiento obrero organizado. El Real Decreto de 1O de Enero de 1874 disuelve la sección española de la Internacional porque atenta "contra la propiedad, contra la familia y demás bases sociales".
Tres años antes, La Comuna parisiense había significado para la burguesía española el descubrimiento de un enemigo nuevo y amenazador: la clase obrera organizada.

El sistema restauracionista, al frente del cual figura Antonio Cánovas del Castillo, es legitimado desde diversas instancias sociales. Desde las ideas, la nueva mentalidad positivista, afirmadora del orden social y del desarrollo económico, desplaza a la mentalidad idealista y romántica de la burguesía progresista del Sexenio. Esta positivación afecta a los sectores conservadores y a los democráticos. Diego Núñez ha señalado que "frente a las antiguas tendencias idealistas y románticas, las miradas se vuelven ahora hacia el lema comtiano de "orden y progreso", o bien hacia el modelo anglosajón del "self-government"".

La economía española vive un período de fuerte expansión entre 1876 y 1886, ayudada por una coyuntura internacional favorable. En esos años se intensifica el proceso de industrialización, que afecta a los sectores textil, siderúrgico y minero, y que se concentra en la periferia peninsular; Cataluña con la industria textil o Vizcaya con la minería del hierro y la industria naviera simbolizan esa transformación.

Este período de crecimiento económico tiene lugar a pesar de las dificultades estructurales de la agricultura española y de graves problemas demográficos. Estos, expresados en las altas tasas de mortalidad, tienen su origen en la malnutrición, la deficiente organización sanitaria y las prácticas antihigiénicas.

La industrialización agrava, en un primer momento, las deficientes condiciones de trabajo y de vida de las clases trabajadoras como consecuencia del hacinamiento y del deterioro de las condiciones higiénicas. El rápido crecimiento de algunas ciudades, causado por masivas corrientes inmigratorias, agudiza esa degradación. Los testimonios sobre la situación de penuria de las clases trabajadoras españolas abarcan todo el siglo XIX.

Un estudio de Cerdá nos permite conocer los gastos de una familia obrera a mitad del siglo. Josep Fontana lo ha sintetizado: "Más de la mitad de sus ingresos se destinaba a la alimentación y, dentro de este capítulo, el pan absorbía la mitad de la suma gastada diariamente (lo que equivale a decir que en él se consumía la cuarta parte del salario). La otra mitad del dinero gastado en alimentos se destinaba a comprar una sardina salada para el desayuno (los niños sólo tomaban pan y un vaso de agua), habichuelas para la comida y patatas para la cena, más el aceite que servía para condimentar estos alimentos y dar luz en el candil. La carne estaba prácticamente ausente de la alimentación popular. Su vestido era de algodón o paño de borras, camisa de algodón, alpargatas y una gorra de paño.


Seguir leyendo

La Comision de Reformas Sociales



1 comentario:

CARO dijo...

Gracias una vez mas por traernos cosas curiosas del pasado: La sociedad secreta (la Internacional) con 200 afiliados en el 1883, estaban demasiado adelantados y tenian que tener mucho sigilo, pues "las autoridades persigue sin descanso", escuchando el balido de las ovejitas.