viernes, 23 de junio de 2017

Noticias antiguas. Castillo de Bornos. Por Emilio Serrano Díaz. ABC. 25-jun-82.


Castillos de Andalucía (Cádiz, Huelva y Sevilla).
Por Emilio Serrano Díaz
ABC.
25 de junio de 1982

Castillo de Bornos
Se puede venir fácilmente desde Sevilla, por la autopista de Cádiz a las Cabezas de San Juan y Bornos. 80 a 85 kilómetros. En conjunto, buena carretera
Llegamos para ver el antiguo castillo, posteriormente palacio renacentista, con bien recargada historia del pueblo, un pueblo más del Cádiz blanco, en el que parece que la cal labra esculturas en juegos de sombras.
Algunos historiadores lo hacen corresponder a la Carissa turdetana, la Brana mencionada por Plinio entre las estirpendarias del convento jurídico gaditano, pero los hermanos Cuevas, que tal vez como nadie conocen esta provincia, discuten si Bornos fue romana o inicialmente árabe. Según el historiador Mancheño faltan ruinas romanas y, por el contrario, son frecuentes la arábigas morunas, como escribía Madoz, llevando el ánimo a pensar en una fundación árabe que, aprovechando la abundancia de agua, levantaron un castillo, opinión que también comparte Sánchez del Arco al indicar que las tierras fueron repartidas en el 744 por Abud-Salar
Como árabe solo restan trozos de murallas. La historia sitúa Bornos como lugar en cuya planicie fue el principal encuentro de moros y cristianos, en la batalla de Guadalete y siguió mora hasta 1250, cuando la rescata San Fernando, siendo entonces un pequeño castillo, llamado del Fontanar, y dependiente de Arcos.
En 1258, Alfonso X lo dona a Per del Castel y por falta de sucesión retorna posteriormente al Rey, pero los inquietos moros vuelven a apoderarse del lugar, que pasa definitivamente a la cristiandad en 1284.
El 24 de septiembre de 1304 el Rey Fernando IV, por privilegio rodado, le hace merced de la villa de Bornos a don Fernando Pérez Ponce, Señor de Marchena, Debe cambiar de propietario y pasa a don Per Afán de Ribera, que compra el castillo a Juan Fernández de Marmolejo. El 10 de octubre de 1371, Enrique el de las Mercedes, primer Trastamara, autoriza para construir un nuevo castillo "para defensa y salvaguardia de esa villa. de las frecuentes entradas y saqueos de sus enemigos", levantándose así nueva fortaleza sobre las ruinas del viejo baluarte, que dominaba una vaguada y tenia saeteras por ventanas.
Tras la compra de los Ribera el pueblo empieza a adquirir relieve, con el Adelantado Per Afán de Ribera, que mantiene largo poderío en esta zona por haber vivido, gracias a merced divina, 105 años, permitiéndosele conocer y servir a siete Reyes.
Estimo para las fechas lo mejor, Ios documentos del primer Archivo General de Medinaceli en el que aparece uno referente a la venta del castillo de Bornos, realizada por doña Sancha de Baeza y su hijos, a don Alfonso Fernández de Marmolejo y Martín Fernández Cenan, en Sevilla, con fecha 22 de febrero de 1387 en original. También se encuentra en este archivo otro documento original con la venta del castillo y sus Pertenencias realizada por Juan Fernández de Marmolejo y Juan Rodríguez, al Adelantado Per Afán de Ribera, con fecha 28 de julio de 1398, para permanecer en poder de esta familia desde esta fecha hasta hace pocos años.
Son fines de siglo XIV, cuando andaban muy vivas las armas en esta comarca de Bornos, pero Per Afán de Ribera, muy cuerdo y de gran esfuerzo como lo retrata Fernán Pérez de Guzmán. no se duerme y su larga vida, para unos 735 años, para fray Pedro 105, como hemos señalado antes, le permite conservar el pueblo
En la actualidad, por la plaza del Ayuntamiento y a través de un arco apuntado, se pasa al patio, en el que encontramos la parte derecha, derruida y teniendo por dos lados un hermoso claustro peraltado, con galerías superiores de igual arco y balaustrada ojival. En esta galería superior aparece elegante puerta rectangular, tallada en piedra, con diversos adornos, entre ellos dos pajecillos que sostienen una corona ducal. Es una pena que este bello palacio plateresco se mantenga castigado con el abandono años y años.
La fachada principal del actual palacio renacentista se mantiene sin alteraciones y en el centro de ella campea el escudo de los Ribera, cuya belleza queda estropeada por una antiestética ventana de madera colocada al lado.
Aparte de los trozos de murallas que hemos indicado como árabes, se conserva la Torre del Homenaje, porque todo ha sufrido grandes transformaciones y es muy verosímil que la antigua plaza de armas del castillo sea el patio del actual palacio.
Lo mejor conservado son los espléndidos jardines, convertido en bonito parque, habiendo pasado a propiedad del Ayuntamiento la totalidad del palacio y jardines merced a la compra realizada a la condesa de Valdelagrana.
Quizá el detalle más señalado de la historia del castillo-palacio sea la evocación al magnífico don Fadrique de Rivera, gran señor del Renacimiento. y Per Afán de Ribera y Portacarrero primer duque de Alcalá por concesión de Felipe II, con un solo hilo, pero glorioso, San Juan de Ribera, colocado al lado de Dios y que queremos imaginarlo paseando por ese patio con la elegancia de sus claustros.
(Continuará)
Emilio Serrano Díaz



BPM
Nosotros pensamos que los Hermanos Cuevas estaban mejor encaminados con su teoría del origen romano de Bornos. Mancheño seguramente desconocía la existencia de las construcciones subterráneas de la calle Alta que bien pudieran ser un conjunto de conducciones de agua  de origen romano, destinados al almacenaje y distribución de las aguas subterráneas para el abastecimiento de la ciudad. Añadir también que recientemente se están descubriendo gran cantidad de vestigios de construcciones romanas en las obras de restauración que se llevan a cabo en el monasterio de Santa María del Rosario.
Ver
Pazantes subterráneos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

no solo eso en la fuente de la sarna hay cantidad de restos romanos