lunes, 1 de febrero de 2010

De Per Afán a Catalina de Ribera, 3ª Parte

.
.
De Per Afán a Catalina de Ribera: siglo y medio en la historia de un linaje sevillano (1371-1514)"
España medieval. Nº 4. 1984.
Miguel Ángel Ladero Quesada.
.

3. LAS OTRAS RAMAS DEL LINAJE

Payo de Ribera, el hijo de Per Afán y Aldonza de Ayala afincado en Toledo, fue mariscal del rey, cargo que permaneció vinculado a sus descendientes (31), disfrutó de diversas mercedes y tierras» sobre las rentas reales (32), tuvo una nutrida descendencia que le relacionó con otros linajes principales del reino (33), según puede observarse en el cuadro genealógico adjunto, y abandonó casi completa y definitivamente el ámbito sevillano (34). Por el contrario, la descendencia de los hijos de Per Afán de Ribera y su primera mujer, María Rodríguez Mariño, sí que permaneció en Sevilla. La hija, María, casada con Luis Méndez Portocarrero, señor de Benacazón y regidor de Sevilla, hijo del señor de Moguer, Alonso Fernández Portocarrero y miembro, en consecuencia, de un linaje destacado de la aristocracia hispalense en los siglos XV y XVI: recordemos que Alonso había sido señor de una parte de Espera y que también, al parecer, recibió la merced de la mitad de las tiendas de la alcaicería de Sevilla en 1371 (35). Portocarrero, como Ribera, eran linajes de origen gallego: ¿habría existido entre ambos alguna relación anterior, de enlace familiar o amistad?
Per Afán o Pedro de Ribera, hijo del Ruy López o Rodrigo muerto en 1407 ante Setenil, consolidó la posición de su familia, dentro del mismo rango correspondiente a la aristocracia local, a pesar de que, en principio, se le destinó a la carrera eclesiástica y llegó a ser arcediano de Cornado, en la Iglesia de Santiago, aunque sin recibir orden sacra. En 1446 ganó, por vía de pleito, el viejo mayorazgo de las alcaicerías de Sevilla, que detentaba su tío Gonzalo Mariño (36). Es de suponer que para entonces ya había contraído matrimonio con Constanza de Guzmán, del que nacieron Pedro López y un nuevo Per Afán de Ribera, y que procedía a adquirir el «cortijo del Ginovés», en Alcalá del Río, la heredad de La Torre de la Reina y las llamadas «hazas de Per Afán», en término de Guillena, que pudo adehesar y acotar en 1449 (37). Titulándose ya «señor de La Torre» y miembro del Consejo Real, Per Afán testó en 1487 (era otro longevo, como su abuelo, y estableció mayorazgo, para lo que tenía licencia desde 1456 (38), Según el testamento, disfrutaría de la heredad de La Torre de la Reina y de las tiendas de la alcaicería, su hijo mayor Diego López, mientras viviera, pero dichos bienes, y todos los demás, se constituían en mayorazgo a favor del segundo hijo, Per Afán, al ser el único que tenía descendencia con una mujer llamada Juana de Cea, prole no legítima pero sí capaz de ostentar y transmitir las armas y apellido del linaje.
Es interesante la enumeración de todos los bienes, heredados o adquiridos por el Per Afán creador de aquel mayorazgo para saber lo que, por término medio, constituía el patrimonio de muchos miembros del patriciado sevillano a mediados del siglo XV:

1. Casas en la collación sevillana de San Andrés.
2. «Las tiendas realengas del alcaicería». Son del testador la mitad de cada una. Seis tiendas «donadías» de lenceros en la alcaicería, una casa «en cal de lino con tres tiendas que salen al alcaicería», «Una tienda de tintor donadía en el alcazeria que se llama el corral del lino en que tengo las dos partes. Tengo más una tienda donadía de sederos m el alcazería al rincón de la calle de los sederos, en que tengo las dos partes».
3. Otra tienda en la calle del pozo.
4. El «almacén grande» de la puerta de Triana.
5. Cinco mil medies de «tributo» perpetuo en las casas de Luis del Alcázar, en la collación de San Pedro.
6. La heredad de la Torre de la Reina -llamada así porque fue de María de Molina, mujer de Sancho IV-, con casas, tierras de pan pastos, viñas y huerta, río y pesquería. «Incluirla las .hazas de Per Afán».
7. La heredad del Ginovés, en la ribera del Guadalquivir, con tierras de «pan» pastos, hornos y tejares, junto a tierras concejiles de La Algaba y Alcalá del Río,
8. Tierras en la ribera del Guadalquivir, en el Vado de las Estacas.
9. Tierras «pan» en el Arroyo de Don Gutierre, lindantes con otras de don Luis de Guzmán.
10. Un cortijo en la ribera del Guadalquivir, junto al Vado de Pero Espiga, con casas, tierras «pan», soto y tierra de cañamales.
11. La heredad de la Torrecilla de Alfonsate, en término de Alcalá de Guadaira, con tres molinos de aceite y olivares, junto al camino de Quintos.
12. La heredad de Cerraja
13. Casas en Alcalá de Guadaira, y unos olivares en su término.


El equilibrio entre patrimonio urbano -casas y tiendas- y propiedades rurales -tierras de cereal y olivares sobre todo-, se manifestaba una vez más en la herencia que recibía aquel Per Afán, biznieto del primer Adelantado y, como él, sevillano de natura y sentimiento, uno en el alba y otro en el ocaso del linaje. Aquí hemos de dejar su rama familiar, no sin antes indicar que uno de sus hijos,
Diego López de Ribera, fue seguramente capellán de los Reyes Católicos (40), y que el otro, también Per Afán, continuó como señor de la Torre de la Reina (41),


Regresemos ahora hacia la línea del otro hijo de Per Afán el viejo, Gonzalo Mariño de Ribera, al que veíamos encaminado también, según el testamento de su padre, a una carrera eclesiástica que abandonó. Casó con María de Sotomayor y ocupó una regiduría en el concejo sevillano (42), tal vez la que había sido de su padre Per Afán y de su hermano Rodrigo, pero, en tal caso, no la cedió, al contrario de lo que acabó sucediendo con las rentas de la alcaicería sevillana. Además, conservó la heredad de Huévar, herencia también de su padre. En todo ello le sucederían, hacia 1454, sus hijos Rodrigo y Payo, aun contra la voluntad de su madre (43). Rodrigo de Ribera, regidor de Sevilla y vasallo del rey, fue un personaje notable en la vida hispalense durante toda una generación. Capitán de tropas concejiles en 1453 (44), supervisor de las cuentas del mayordomo municipal en 1455 (45), señor del castillo fronterizo de Pruna en 1457, por merced real, y por algún tiempo también de Teba (46), Rodrigo se ocupó de numerosos asuntos municipales, sobre todo en los primeros años setenta (47), adquirió la completa propiedad de Huévar, comprando su parte a Payo, hermano suyo (48), y practicó ampliamente el comercio, e incluso la industria, porque poseyó las herrerías de San Nicolás del Puerto, las únicas destacables del reino de Sevilla, propiedad antes de otros miembros del linaje Ribera (49).
Pero Rodrigo no dejó hijos que le heredasen. Lo haría uno de sus sobrinos, hijo de Payo, llamado también Per Afán, y posiblemente casado con una hija de Rodrigo, de nombre Leonor (50). Este Per Afán fue capitán, no sabemos si del rey, y muy vinculado al duque de Medina Sidonia, Juan de Guzmán (51), como del mismo modo lo estuvo su hermano, Gonzalo Mariño de Ribera, también sevillano notorio y, si no me equivoco, alcaide de Melilla nombrado por el duque y conquistador de Cazan en 1506 (52).

-
.

31. Su genealogía, así como la expresada en los diferentes cuadros, está tomada, esencialmente, de RAH, Solazar, 9/449. Sobre el cargo de mariscal, que tenía Payo, vid. Diego de VALLARA: Memorial de diversas hazañas (Madrid, 1941), V, en donde menciona su nombre con motivo de la entrada de Enrique IV en la Vega granadina el año 1455. En 1485, las cuentas reales indican la presencia de once jinetes del mariscal Pero Afán de Ribera, en la campaña contra Ronda (vid. mi libro Castilla y la conquista del reino de Granada, Valladolid, 1967, p. 248).

32. En 1429 se acrecientan en 9.000 maravedíes su tierra. y en 6.000 su merced de por vida (Simancas, Escribanía Mayor de Rentas, leg. 1, fol. 82). En 1447 tenía renta por valor de 89.000 maravedíes, «salvada. en las rentas reales de Toledo y otras poblaciones (ibid, Mercedes y Privilegios, leg. 1, fols. 30-110, publicado por Luis SUÁREZ FERNÁNDEZ. Un libro de asientos de Juan II, Hispania, 68 (1957), 323-368).

33. Vid., en el cuadro genealógico, los matrimonios o cargos de sus diversos hijos. Datos sobre su vida política en Eloy BENITO RUANO: Toledo en el siglo XV, Madrid, 1961.

34. Sin embargo, todavía en 1472 reclamaba su hijo Diego de Ribera 50.000 maravedíes que se le debían de cierto «juro» que heredó de su padre, situado en alcabalas de Sevilla (Mª Josefa SALAZ FUENTES y Mª Isabel SIMÓ RODRIGUEZ) Catálogo de documentos contenidos en los libros de cabildo del concejo de Sevilla, Sevilla, 1975, núm. 2206).

35. Noticias en Antonio González Gómez Moguer en la baja Edad Media (1248-1538). Huelva, 1977, p. 42.

36. Todos estos datos, en AHN, Osuna, leg. 311, núm. 16 (23). Diego GÓMEZ DE RIBERA le menciona como arcediano, en su testamento (año 1434). La devolución de las tiendas de la alcaicería, en carta de Juan II, 1447 mayo, 28, Tudela de Duero (SANZ v SIMÓ Catálogo de los documentos contenidos núm. 249, y Antonio COLLANTES DE TERÁN: Archivo Municipal de Sevilla, catálogo de la sección 16, Sevilla. 1977, núm. 905).

37. Las adquisiciones de La Torre de la Reina y las Hazas de Per Afán, documentadas por Mercedes BORRERO FERNÁNDEZ: El mundo rural sevillano en el siglo XV, Aljarafe y Ribera, Sevilla, 1983. p. 277, aunque equivoca la identidad del propietario, confundiéndole con los Per Afán de la rama de los Adelantados.

38. 1449, julio, 10. Juan 11 concede a Per Afán poder para adehesar y acotar estas heredades. 1478, agosto, 8: sentencia reconociendo el carácter de dehesa que tenían Torre de la Reina, Vado de las Estaca y Vado de Per Espiga (SANZ y SIMÓ Catálogo de los documentos… núm. 294; A. COLLANTES DE TERÁN: Catálogo de la sección 16º núm. 789 y XII).

39. Testamento otorgado en Sevilla, a 29 de marzo de 1487, en donde menciona la facultad de mayorazgo dada por Enrique IV (Sevilla, 20 junio 1456. Confirmada en 15 febrero 1471). En RAH, Solazar, M-61 (9/867), fols. 212 a 240 vº.
40. Una mención a este capellán, en 1492, en Ortiz DE Zúñiga: Anales… p. 410 (vid. Joaquín GONZÁLEZ MORENO: «Don Fadrique Enríquez de Ribera, I Marqués de Tarifa, Archivo Hispalense, 122 (1963), p, 208.

41. Pleitos y tomas de posesión de La Torre y el haza de Per Afán, entre 1493 y 1503, en AMSev. Sec. XVI, nums. 106, 757 y 949 del catálogo de A. Collantes De TERÁN.

42. AMSev, Mayordomazgo 1426, núm- 101: pago de su quitación de 1421 al regidor Gonzalo Mariño. 1429, núm 108: era vecino en la collación de San Julián.

43. SANZ y SIMÓ Catálogo de los documentos núms. 1526 y 1528, de 1454, mayo, 17 y 22, donde se narra la disputa entre María de Sotomayor, viuda, y sus hijos Rodrigo y Payo, que la desposeen de sus bienes.

44. Ibid., núm. 1475, de 1453, julio, 11.

45. Ibid., núms. 630, 1668 y 1680.

46. ORTIZ DE ZÚÑIGA Anales..., pp. 347 y 362. Merced real de 1457, octubre, 17, Jaén. SANZ y SIMÓ Catálogo..., núm. 837, de 3 octubre 1470, en que Enrique IV ordena se pague a Rodrigo 75.000 maravedíes para la tenencia, de Pruna, y núm. 852, de 18 febrero 1471, en que el rey ordena otro pago de 33 000 maravedíes.

47. SANZ y SIMÓ: Catalogo..., núms. 1992, 2031, 868, 2131, 2236, 978, 1010, entre otros. Al ser regidor de la ciudad y, en ocasiones, mensajero o embajador de la ciudad, tomador de cuentas, etc., pudo utilizar su influencia pública en favor de sus negocios privados: en 1454 se querella contra él, por expolio, el trapero cordobés Alfonso de Córdoba (núm- 1586).

48. Ibid., núms. 842 y 1.986: la venta tuvo lugar en 1470, según se deduce de la queja, por impago del impuesto, que presentan los arrendadores de la alcabala de las heredades.

49.- En julio de 1472 solicitaba licencia para edificar un molino harinero cerca de Sevilla (núm. 2.176). En fecha indeterminada, pide apoyo al concejo de Sevilla contra el de Ermua, en Vizcaya, para que se le devuelvan unos barquines que habla encargado para estas herrerías, que están inactivas desde hace dos años por su falta, y valora los perjuicios en 70.000 maravedíes (AMSev, Sec. 16.9, núm. 912, del catálogo de A. COLLANTES M TERAN).

50. Noticia de este matrimonio, en RAH, Salazar, 9/449, fol- 65 vº, aunque muy oscura. Este Per Afán, o Pedro, sería el vendedor de Pruna al marqués de Cádiz, Rodrigo Ponce de León (Sevilla, 23 septiembre 1482), según LASSO DE LA VEGA: Historia nobiliaria española, Madrid, 1951, pp. 80-85.

51. El duque Juan de Guzmán le designó tutor de su hijo y heredero Enrique, en su testamento dado en Sevilla, 12 de julio de 1507 (Simancas. Medina Sidonia, caja 3 doc. 31 c).

52. ALONSO DE SANTA CRUZ: Crónica de los Reyes Católicos (Sevilla, 1951). Segunda parte, cap. XVIII. Gonzalo Argote DE MOLINA afirma que fue alcaide de Bujía (Nobleza de Andalucía pp. 563-567).