jueves, 16 de noviembre de 2017

Dos eminencias.

Ultimísima (*)  instantánea de estas dos eminencias que durante muchos años cuidaron, noche y día, de la salud de los Bornichos: los Doctores D. Antonio Cano y D. Juan Vargas. Con el respeto y el cariño que me merecen y deseando que Dios les cuide a ellos en la alegría y el bienestar también muchos años.

Un Saludo.

Manolo el Cartero.  
                                                                                             *R 16 de noviembre de 2008






11 comentarios:

Anónimo dijo...

me alegro de ver a este señor en el blog, don juan me trajo al mundo, mi aplauso para él.

Anónimo dijo...

Como médico curó a mucha gente y tambien trajo al mundo a medio Bornos.
Que tiempos.

Anónimo dijo...

Médicos de los de verdad, sin los medios que hay hoy y te veían hasta en tu casa si estabas malo.

Encarni dijo...

He sentido una gran alegría al ver a D. Juan Vargas, pues se lo nombro muchísimo a mi madre .Os diré que ella tiene ALZHEIMER y cuando no quiero comer, beber o tomarse algún medicamento le comento que él ha dicho que debe hacerlo.Me doy cuenta que sus ojos se alegran y me contesta "bueno entonces sí"
Ha sido y sigue siendo una persona especial en mi familia.

Rosa dijo...

!Don Juan Vargas! Que gran medico y que gran `persona. Tuve la suerte de tenerlo de vecino durante toda mi niñez, eso hizo que tuviera la posibilidad de conocerlo bien y quererlo. Y
!Don Antonio Cano! Toda una eminencia con su gran personalidad, Tambien tuve la suerte de tratarlo y a su señora Mercedes. Un fuerte abrazo para ambos . Medicos que llegan al alma. Rosa

Anónimo dijo...

Como médicos y como personas han dejado una profunda huella sobretodo en la gente mayor que tuvo la suerte de conocerlos. El servicio a los demás y la gran humanidad eran lo principal en ellos, se echan muchísimo de menos como médicos.
Mi tio me cuenta muchas anécdotas de aquellos años.

Anónimo dijo...

Dos médicos increíbles, que aún hoy, sin ejercer, se les puede preguntar cualquier cosa, que ellos siempre te aclaran las dudas. A D. JUAN le tengo muchísimo cariño, porque tengo oportunidad de hablar con él contínuamente y me llama cariñósamente "su hija adoptiva". Un beso.

Anónimo dijo...

Yo recuerdo cuando Don Juan curó al municipal Luca que le habían clavado un cuchillo en el Bar de Rafael, ahora de Vicente Oca hijo.
Se formó la mundial, Vicente era un chavalito y se escondió abajo de la barra, la que allí se lió.

Antonio Cano dijo...

Se me ocurre que en la semana cultural se podria organizar un campeonato de ajedrez con dos o tres
categorias (senior,juvenil e infantil),así se intentaria promocionar este juego que tanto beneficia al individuo,ya que le enseña a tomar decisiones ante situaciones complicadas.

Anónimo dijo...

Buenos medicos y mejores personas que se ganaron el cariño de los bornichos con su trabajo y entrega a los demas. Ojala ahora los hubiera iguales de serviciales.

Anónimo dijo...

Una alegría verlos, personas serias y decentes enamoradas de su trabajo y de ayudar a los demás.