jueves, 7 de junio de 2018

Galope cazaba hasta sin escopeta.

Era un sábado por la mañana. Pepe Galope estaba de suerte, le había salido un viajito a Sevilla de "llegá y zortá". El cliente, un "alemán" (emigrante en Alemania), que tenía que coger el tren en la Estación de Plaza de Armas.
Camino de
Borniche, Pepe vio echada a lo lejos, una banda de perdigones. Quitó la velocidad a su 1500 y dejó caer el coche lenta y silenciosamente hasta llegar a su altura. Sacó la cabeza y los brazos por la ventanilla como si estuviera encarando su escopeta y...
Pinnnnnnn! ...  ¡Pinnnnnnn!
La banda alzó el vuelo despavorida y uno de los pájaros tuvo la mala fortuna de tropezar con un cable de la linea eléctrica y se descoyuntó, cayendo al suelo fulminado.
El "alemán", presenció la escena desde el asiento del copiloto con la visión limitada a través de la ventanilla del conductor y no se percató del accidente con el cable y cuando vio caer al pájaro aleteando su agonía en la tierra, no salia de su asombro y a un gesto del taxista, bajó del coche y fue corriendo a coger el perdigón. A la vuelta, mostrándole el pájaro entre sus manos le dijo:
-Vamos Pepe, esto no me lo puedo creé, sin escopeta ni .
-Po súbete ligero y vámonos de aquí que como vengan los civiles tampoco se lo van a creer.

R 7 de junio de 2008

No hay comentarios: