jueves, 22 de junio de 2017

El Convento de las Clarisas



Hola Bornichos! Ahora que estoy viendo tantas cosas sobre el Convento de las Clarisas, vienen a mi mente montones de recuerdos de aquel lugar. Cuando yo era niña, lo visitaba mucho con mi madre y mis hermanos, porque mi tía Maruja estaba allí de monja. Recuerdo al entrar el fresquito que hacía siempre en verano, tocábamos una campanita que había junto al torno, y esperábamos que la monjita por el otro lado nos dijera: Ave Maria Purísima, que quieren ustedes, y ya mi madre le contestaba, y nos abrían la puerta del refectorio, que era una habitación muy grande, y al fondo tenía unas rejas por donde se asomaban las monjitas, y ya veíamos a mi tía, recuerdo los dulces tan buenos que nos ponían, y siempre había una jarra de agua muy limpia y fresquita, tapada con un pañito muy bonito.



También recuerdo que hubo un colegio, bueno una clase solamente, al que fuimos mi hermano Curro y yo con algunos niños mas, que yo recuerde: Manolito Herraiz, Mari y su hermano Paco (hijos de Ignacio el Lebrón y Pepa), las mellizas del Nini (que la abuela era la que estaba de portera a la entrada del Convento), y algunos mas (si estuvo alguien que lea esto que me lo diga). Las clases las daba una monjita, Sor de La Cruz me parece que era, lo que mas recuerdo es el recreo que lo hacíamos en un patio que había muchas flores, y que había una Virgencita metida en hueco de la pared, y siempre a las doce del medio día le rezábamos el Ángelus.
Además yo hice mi primera comunión en la Iglesia del convento, las monjitas me hicieron el traje (precioso), y lo pusieron todo muy bonito, no se me olvidará nunca el reclinatorio que me habían preparado, todo adornado de flores, y recuerdo sus cantos tan hermosos, que salían del fondo de la Iglesia entre las rejas, parecía que venían del cielo.
A l@s niñ@s lo que mas nos gustaba era llamar a la campanita del torno y que saliera la monjita tornera, y le pedíamos recortes, y también se compraban escapularios, y muchos niños iban por cernícalos.
Recuerdo que se murió una monjita, y la pusieron en la Iglesia detrás de las rejas para que todo el pueblo la viera y l@s niñ@s íbamos con mucho miedo, yo fue el primer muerto que vi y me impresionó mucho. Seguro que muchos os acordáis de todo esto.
Ahí, os mando unas fotos muy entrañables. Un saludo.
Mª Luisa Enríquez Espejo


R 22 de junio de 2008

2 comentarios:

juan dijo...

Hola Mar�a Luisa:

Nac� y me cri� en la calle El Puerto, n�mero 19, frente a vuestra casa.

All� por el a�o cincuenta,por encargo de tu tia Maruja q e p d, previamente a su ingreso en la congregaci�n llev� al convento muchos paquetes y efectos que ella me encarg� llevar, a cambio me gratificaba con algunas monedas, por lo que me gustar�a verla en foto.

Veo que t� has publicado esta foto en la que aparecen dos monjas, � t� ? y una ni�a. Supongo que la monja situada en el extremo de la imagen es tu tia Maruja, �es as� ?.

El pasado mes de Setiembre estuve en Bornos y pas� a saludar a tus padres, reit�rale mis saludos.

Juan Cabrera

Anónimo dijo...

Hola Juan, mi madre si se acuerda de ustedes, yo no porque era muy chica, saludos de mis padres también para ustedes.en la foto aparece de derecha a izquierda: mi madre, mi tia, yo y otra monjita. y en la primera foto se puede ver la entrada de la iglesia del convento. Un saludo
Mª Luisa E.E.