martes, 16 de mayo de 2017

Otra "GRAN VERDAD" de Pepe Galope.

"A mi de siempre me ha gustado la cacería. Desde chico con el tirador, ya tenía más puntería que nadie. Mira lo que me pasó un día que venía con mi hermano para mi casa y como se nos hacía tarde, para cortar terreno, cogimos por El Cauchil. Eso de pasar por el descampado a oscuras, era una aventura para nosotros y veníamos jugando a que estábamos en la selva cazando tigres. Mira por donde en lo más negro brillaban los ojos de uno, bueno parecío, pero más chico, un gato. 
.- Shshshsh..., quieto..., quieto..., quieto... agasharce.  Estiré las gomas al máximo y ¡Zas! Se escuchó un ruido metálico y después:

.-¡Hio de mir puta! ¡La mare que lo parío!¡Me viá cagá en to zu muerto! Como lo coja le corto la zoreja, cabrone, desgraciao, hioputa,...

Dando voces como un loco y con las manos por alto venía El Coco. Se ve que le habíamos tirao por tierra el guiso de papas que se estaba haciendo. No era un gato, eran las ascuas de su candelita en la que lo estaba calentando. Nosotros corríamos que nos las pelábamos, cagaítos de mieo. Tropezando cien veces en la oscuridad, cayéndonos y levántándonos y no paramos hasta llegar a mi casa".

"La cacería ezo e lo que tiene, que arguna vece e peligroza. ¿Estamo?"



Más o menos así se lo escuchamos a Pepe Galope.

R 16 de mayo de 2008

No hay comentarios: