martes, 16 de mayo de 2017

Homenaje a una empresaria de Bornos de finales del S.XIX

Como está de actualidad homenajear a la mujer empresaria, quiero hacer un homenaje muy particular a una mujer empresaria que vivió al final del siglo XIX y principios del XX, en Bornos, un pueblo de la serranía gaditana. Esta señora nació en 1830 y se llamó Ana María Giménez; se casó con Pedro Pastrana, de cuyo matrimonio nació un solo hijo llamado Juan (mi abuelo). Heredó Juan las dotes de su madre y pronto levantó un gran negocio, pero cuando todo iba en auge, se le diagnosticó una grave enfermedad; murió a los 42 años, dejando a una mujer enferma y a dos hijas pequeñas, la menor, María Josefa, de 11 años (mi madre). En julio del año pasado se cumplió un siglo de su fallecimiento, fue en el año 1907. Fue entonces cuando «señá» Ana (era así como la llamaban en su pueblo) se hace cargo de su nuera y de sus dos nietas y coge las riendas del negocio familiar, llevándolo con gran eficacia hasta que las dos nietas se casaron. Era valiente donde las haya, y muy respetada en su pueblo y los alrededores. Siempre tenía la contestación precisa y correcta para todas las personas, fueran de la condición social que fueran. Todos esos valores se los transmitió a sus nietas a las que dio mucho cariño y una esmerada educación.

Podría contar mil anécdotas que la definen como una mujer insólita para su tiempo pero sólo voy a contar una: cuando su hijo Juan hizo el servicio militar le tocó hacerlo en Ceuta y hasta allí que fue «señá» Ana a verlo sola en aquellos medios de transporte y con las carreteras llenas de peligros. Murió en el año 1923 a los 93 años. Este homenaje lo hago cumpliendo la voluntad de mi madre (q.e.p.d.) que tantas veces me habló de ella.
14.05.2008 - Rogelia García Pastrana.

Publicado Hoy en la Voz Digital.
Antonio Benitez

R 16 de mayo de 2008

No hay comentarios: