lunes, 1 de mayo de 2017

La nuez, cosas de mi Bornos.


                                                                                                                              R 01 de mayo de 2008


Una mañana de primavera como la de hoy, hace muchos, muchos años, por lo menos treinta, mi padre, José El Marta, estaba afeitando a su amigo Pepe El Cambrilo. Como Pepe era muy chupao de cara, tuvo que meterle en la boca la nuez que tenía en la barbería y que le ponía a TODOS los clientes delgaditos para inflarle el moflete y poder afeitarlos bien con la piel estirada.
Cuando terminó un cachete le dijo:
-Pásatela al otro lao, Pepe.
El cliente fue a cambiársela y en eso...
-¡Anda!
-¿Qué ta pasao Pepe?
-Que me lá tragao Hocé.
-No te preocupe hombre, ayer mismo se la tragó El André y me la traío esta mañana.



Así nos lo contó Lolo El Marta.
Otra prueba más de que la realidad supera a la ficción.





4 comentarios:

Anónimo dijo...

Oreja, rabo, y puerta grande

Anónimo dijo...

Esto sólo pasa en nuestro Bornos.

CARO dijo...

lo mismo digo y que sean dos orejas

Nadia dijo...

Que arte mi abuelo! es verdad, esa historia se la he escuchado mucho a mi padre.
Nadia.