lunes, 20 de abril de 2015

Consecuencias.


Hola Bornichos,
En 1953 comenzaron las primeras obras para la construcción del pantano de Bornos, en el paraje natural de las hoces del Guadalete. ¡Lástima que no estuviera Greenpeace! Hoy seguro que los verdes habrían tenido algo que decir. Cubre una superficie de 2.241ha y fue inaugurado en 1961.
La obra se llevó, además de algunas vidas humanas, el porvenir de muchas familias. Tal vez no haya en España un pantano que ocupe un valle más productivo que el que existía en Bornos. Baste recordar algunas de las propiedades inundadas, molino de las Hoces, Alperchite, la huerta del Cañuelo, molino Zara, la huerta Larga, Las tierras de Alpresa, el Cortijo de Las Pitas y un etc. muy largo de huertas más pequeñas.
El haber tantos bornichos repartidos por el mundo se lo debemos, sobre todo nuestros mayores, a la construcción del pantano.





Lo siento pero sólo tengo la copia escaneada. De todos modos la foto no da para más, he de reconocer que mi padre no era el Loren ni Teresita haciendo fotos.

Esta es la cámara Kodak Baby Brownie que utilizaba mi padre. Las fotos eran de 5cm x 3cm.
La anchura del carrete era mayor que las fotos que sacaba. En casa de mi madre hay muchas fotos de estas y ella sabe quienes son los retratados, no por que se vean si no porque se debe acordar de cuando las hicieron.




La foto que acompaño está hecha en 1954 con la kodak de mi padre, una Baby Brownie de 1950. En la foto se adivina el molino de las Hoces. El hombre de la imagen soy yo.
El Excmo. Ayuntamiento de nuestro pueblo dedicó el nombre de varias calles a los diferentes molinos que ha habido en Bornos, no a todos. Una de ellas está dedicada al “molino de la hoce”. En 2006 escribí al Ayuntamiento para que, si lo creían conveniente, escribieran correctamente el nombre “Molino de Las Hoces” en la placa de la calle. En Pleno celebrado en noviembre de 2006 se aprobó dicha propuesta, pero aún no la han corregido.
El nombre del molino viene por el enclave donde se encontraba, LAS HOCES DEL GUADALETE.
Juan Manuel Rodríguez

 R 20 de abril de 2008

3 comentarios:

Anónimo dijo...

En aquellos años 60 fueron las decadas de los pantanos por toda España. no solo pantanos,sino ademas diversos cambios de uso de suelos forestales, en la sierra de Bornos segúnn me han contado cortaron encinas y alcornoques y eliminaron prados de pastos, sustituyendolos por pinos, especie alóctona en esa sierra, y ahora quieren seguir modificando mas el entorno, me refiero al campo de Golf, que no cumple con las normas Andaluzas ni de biodiversidad ni de edificación ni de aguas, el único motivo son intereses economicos de una minoria. NO LO CONSINTAIS, BASTA YA, por un Bornos sostenible, no lo consistais o acabaremos pasando sed.
Un voluntario ambiental

CARO dijo...

Creo que el pantano segun placa que figura fue inaugurado por el de siempre el 8 de febrero de 1959-lo que no recuerdo si con actividad o no- no te mosquees por la fecha pero es que yo estaba naciendo-
Lo que dices de las huertas es muy cierto, sobre todo en aquella epoca que la alimentacion no estaba globalizada y se cotizaba mucho lo de bornos, no se como seria la cosa ahora, pero lo que mas jode es que encima al pantano aparte de algun baño no se le ha sacado ningun provecho economico y de hay que la emigración continue.
Un saludo me ha gustado mucho esa historia y haber si contais mas de esa epoca prepantano.

Anónimo dijo...

Amigos, " lo que no va en lágrimas va en suspiros ", bonito refrán muy usado en Bornos.

Como se dice en los juicios, con la venia.

Veréis: Viví en primer plano los tiempos a los que os estáis refiriendo, por lo que a pesar de que mi opinión sobre el tema pueda diferir en algunos puntos sobre vuestros criterios, quiero exponer lo siguiente:

al comienzo de la década de los cincuenta, Bornos se encuentra sumergido en una economía aletargada. Muchas familias viven con los recursos que ofrece la " charanga ": caza futiva, espárragos, perchas, tagarninas, rebusca, etc., muchas esperan ansiosas la recogida de la aceituna tanto en Bornos como en Montellano, donde la temporada es más larga, pagan mejor y se emplea a toda la familia.

En Bornos, la gente se lamenta de la poca iniciativa que ve en aquellos que pueden crear empleo. En las noches de invierno, yo me divertía en la caseta de Vicente disparando con la escopeta de plomos a unos " peninsulares" clavados en un palillo de diente. A mi espalda, una concentración de trabajadores del campo esperaban la oportunidad de que algún aperaó o manijero les ofreciera unas peonadas, alguno, ante la desesperación de no tener nada que ofrecer a sus hijos para la cena, incluso abordaba a algún " señorito " implorando un anticipo a cuenta de un futuro trabajo.

Las huertas formaban parte de una economía familiar, pero en Bornos el trueque ya no existía, y, por tanto, necesitaba algo más que huertas, algo más que Alperchite, las Pitas y el Molino de las hoces, lugares que a duras penas emplea a un puñado de Bornichos.

La llegada del pantano, junto con la modificación del trazado de la vía con sus túneles y sus trincheras constituyó un gran alivio en la economía bornicha. Respiró todo el mundo: tenderos actualizaron las libretas del " fiao ". Aparecieron nuevos tabancos, la fonda de Bornos donde se alojaba don Silvio, encargado de recursos humanos de la empresa Corsan aumentó su lista de huespedes. Muchas casas de Bornos se alquilaron por los trabajodores foráneos de la empresa: chóferes de aquellos camiones Woodward de color verde y otros muchos trabajadores de la citada empresa. Dejando el desarrollo de la economía bornicha para otras intervenciones y refiriéndome a las repercusiones posteriores que el pantano pudo tener en el futuro, es mi criterio que: La construcción del pantano pudo ser pan para hoy, y una herramienta para que las generaciones venideras aprovecharan este recurso en pos del bienestar del pueblo. Otra cosa es que dichos recursos no hayan sido aprovechados por quienes deberían haberlo hecho.

Como siempre, con mis mejores saludos.

Juan cabrera